Buques armados con potentes misiles de crucero Kalibr mantendrán una guardia militar permanente en el Mediterráneo por parte de Rusia. La medida fue tomada debido a que “la amenaza de ataques terroristas internacionales en Siria continúa“, según afirmó el presidente ruso, Vladímir Putin, en una reunión militar realizada en Sochi este miércoles.

El mandatario puso de relieve la precisa coordinación de las acciones de la Armada rusa en Siria, y señaló que gracias a “los ataques de los misiles de crucero y el trabajo eficaz de la aviación de cubierta, los terroristas han experimentado daños significativos y fueron liquidados  importantes elementos de su infraestructura”.

Asimismo, hizo hincapié en que la práctica de expediciones marítimas de larga distancia, ejercicios y maniobras, se mantendrá en vigor, y anunció que para este año se realizarán 102 expediciones de barcos y submarinos.

Estrellas de la operación antiterrorista rusa

Los misiles Kalibr son fruto del trabajo de la oficina de diseño experimental ‘Novator’. Su alcance es de aproximadamente 2.500 kilómetros.

Fueron utilizados por primera vez en Siria, en octubre de 2015, y luego aplicados a sucesivas operaciones militares en el país árabe. Fue así que los Kalibr demostraron su alcance y precisión contra objetivos terroristas en ese país árabe, lanzados desde el mar Caspio a través del territorio de Irán.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here