EE.UU. está trabajando activamente con aliados europeos para persuadirlos de que abandonen el proyecto del gasoducto Nord Stream 2, ha anunciado el secretario de Estado, Mike Pompeo, en una audiencia en el Senado, según TASS.

“El fortalecimiento de la dependencia energética de Rusia es incompatible con lo que estamos haciendo, oponiéndonos a Rusia”, ha afirmado Pompeo. A su juicio, la implementación del proyecto le daría a Moscú la oportunidad de ejercer “influencia política” en toda Europa.

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.