Un buque de guerra ruso de la Flota del mar Negro detectó y siguió en la pasada primavera boreal a un submarino estadounidense de propulsión nuclear que navegaba en el Mediterráneo .

El incidente tuvo lugar en abril, el mes cuando se produjo el ataque con misiles a Siria realizado conjuntamente por EE.UU., Reino Unido y Francia.

El navío descubierto por la fragata rusa Admiral Essen era uno de los sumergibles clase Ohio de la Marina estadounidense, según detalló el diario Izvestia el pasado viernes citando a una fuente en la Armada rusa.

La nave rusa había zarpado el 13 de marzo de la base de Sebastopol, en la península de Crimea, para ser desplegada en aguas del Mediterráneo.

El seguimiento duró más de dos horas, durante el cual la Admiral Essen registró los parámetros básicos del submarino, que serán descifrados y añadidos a las características acústicas del sumergible.

Se considera ya como un éxito el hecho de seguir a un submarino durante diez minutos“, comentó a RIA Novosti el almirante Víktor Krávchenko, exjefe del Estado Mayor de la Armada rusa.

Este aseguró que en tiempos de guerra la fragata rusa habría tenido posibilidad de destruir el submarino.

Según Izvestia, el sumergible ‘cazado’ era el USS Georgia, un portador de misiles de crucero.

La Marina estadounidense, que no ha comentado el incidente, describe los submarinos clase Ohio como capaces de lanzar “ataques sin precedentes” desde una “plataforma sigilosa y clandestina“.

El Admiral Essen, dotado de ocho misiles de crucero Kalibr, es uno de los más avanzados buques rusos. Fue empleado exitosamente contra objetivos del Estado Islámico durante la operación rusa en Siria en varias ocasiones.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.