La verdadera intención de EE.UU. de volver a negociar con Teherán, es obligar a Irán a rendirse, dice la asesora de la jefa de la Diplomacia europea.

“Unas negociaciones exitosas requieren un mínimo de buena voluntad entre las partes hostiles, y la violación del JCPOA por parte de EE.UU. ha erosionado la confianza que se desarrolló con paciencia durante los doce años de negociaciones. Además, me parece que la intención del Gobierno (del presidente estadounidense, Donald) Trump de negociar con Irán no es alcanzar un nuevo acuerdo sino es obligar a Irán a rendirse”, ha dicho este sábado Nathalie Tocci, asesora de la jefa de la Diplomacia de la Unión Europea (UE).

En una entrevista en exclusiva con la agencia de noticias iraní Tasnim, la número dos de la Diplomacia europea ha recordado también que la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear —conocido internacionalmente como Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés)— fue una clara violación de un acuerdo multilateral que incluso se convirtió en una ley internacional, al haber sido ratificada por una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU).

Al ser preguntada sobre la amenaza de Trump a las empresas europeas que hacen negocios con Irán, Tocci ha dicho que esa actitud del mandatario estadounidense explica los efectos secundarios de las sanciones de EE.UU., como ya ha afectado a los europeos en ocasiones anteriores.

Sin embargo, ha reconocido la diplomática, la diferencia ahora radica en que los europeos nunca se habían encontrado con un Gobierno estadounidense que se enfrenta a sus aliados cercanos por el cumplimiento de un acuerdo, firmado no solo por el propio EE.UU. sino que “se trata de una ley internacional”, ha lamentado la política.

El martes, la Administración de Trump reimpuso a Irán la primera ronda de duras sanciones unilaterales, tres meses después de abandonar el acuerdo nuclear multilateral, alcanzado en 2015 entre Teherán y el Grupo 5+1 (EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania) y que había permitido el levantamiento de las medidas coercitivas contra el país persa.

Estados Unidos ha adelantado otra tanda de sanciones antiraníes para noviembre y, en una “guerra económica” declarada al país persa, está instando a los clientes del crudo iraní a acatar sus embargos y dejar de comprarlo “por completo” a partir de los primeros días del mencionado mes.

Si bien Trump ha anunciado su disposición a dialogar “sin precondiciones y en cualquier momento” con las autoridades iraníes, estas han descartado toda posibilidad de conversar con EE.UU. enfatizando que no se puede pretender negociar con la parte contraria y al mismo tiempo imponerle sanciones ilegales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.