AVN.— Las autoridades de Indonesia elevaron a más de 1.200 el número de muretos que dejó el terremoto y tsunami ocurrido el pasado 28 de septiembre en el norte de la isla Célebes, en el centro del país, donde se registran daños a infraestructuras y 16.700 personas personas desplazadas.

El desastre natural también provocó la fuga de 1.425 privados de libertad en cárceles de Cébeles. Autoridades penitenciarias detallaron que antes del suceso habían 3.220 internos, de los cuales solo quedan 1.795, reseñó Prensa Latina.

De acuerdo con el Gobierno, al menos 2,4 millones requieren de ayuda humanitaria por el sismo de magnitud 7,5 que derivó en un tsunami con olas superiores a los dos metros, las cuales dejaron coches destrozados, edificios en ruinas, árboles arrancados y postes eléctricos caídos.

La mayoría de las víctimas fueron registradas en Palu, una ciudad de unos 350.000 habitantes en la costa oeste de Célebes.

En tanto, el municipio de Donggala tiene daños en más de 1.000 edificios, cortes en las comunicaciones y la red eléctrica que están siendo reparadas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.