El presidente Juan Carlos Varela, subraya que seguirá impulsando la nueva relación política y comercial de Panamá con China, pese a las advertencias de EE.UU.

Sin atender los avisos de Estados Unidos acerca de los supuestos riesgos que supone acercarse al gigante asiático, el presidente panameño anunció el jueves la visita oficial de su homólogo chino, Xi Jinping, el próximo 2 y 3 de diciembre al país centroamericano.

Xi visitará Panamá y será testigo de honor junto a Varela de la firma de una veintena de acuerdos bilaterales, tras el establecimiento en junio del año pasado de las relaciones diplomáticas entre ambos países.

“Es una gran visita que envía un claro mensaje del compromiso del presidente Xi, de su gobierno y de su pueblo con el fortalecimiento de las relaciones con Panamá”, dijo Varela, quien calificó de “sin precedentes” la llegada de Xi.

A mediados de octubre, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, pidió a Varela tener “los ojos muy abiertos” ante el incremento de las inversiones de China.

Según Pompeo, las empresas estatales chinas realizan una política “depredadora” y “muestran maneras que claramente no son transparentes” a la hora de invertir y competir en un sistema de libre mercado.

Las inversiones en Panamá no están diseñadas “para beneficio del pueblo de Panamá, sino de China”, advirtió Pompeo. Sin embargo, Varela refutó el jueves esos argumentos y aseguró que Panamá “es un país soberano”, “digno” y “abierto al mundo”.

Por su parte, el embajador de China en Panamá, Wei Qiang, ha afirmado este viernes que las acusaciones de Pompeo “son elucubraciones etéreas que flotan por ahí pero que no tienen sustento”, y remarca que Pekín “nunca hace nada que pueda perjudicar los intereses de terceras partes” en el país con el cual mantiene relaciones.

La creciente presencia de China en América Latina ha provocado la preocupación de Washington. El pasado 11 de octubre, el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, advirtió a altos representantes del denominado Triángulo Norte centroamericano —Guatemala, Honduras y El Salvador— y de México sobre su acercamiento a Pekín.

Washington y Pekín se encuentran en una guerra comercial iniciada por el presidente de EE.UU., Donald Trump, tras golpear al gigante asiático con aranceles del 25 % a 60 000 millones de dólares en importaciones y limitar sus inversiones en empresas estadounidenses.

China es actualmente el segundo usuario más importante del Canal de Panamá, detrás de Estados Unidos, y el primer proveedor de la Zona Libre de Colón, la más grande del hemisferio, ubicada en el Caribe panameño.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.