Entrada colaboradores

La Guerra de Corea 1950-1953: la primera guerra de la Guerra Fría aún no ha terminado

Noticias populares

De casa al trabajo y del trabajo a casa: el coronavirus hace realidad el sueño capitalista de una población controlada y militarizada

Diego Herchhoren.— El gobierno español va a implantar en los próximos días un toque de queda que, sumado a...

Las vacunas contra el Covid-19: los gobiernos, una vez más, a los pies de las multinacionales farmacéuticas

Desde hace tiempo se está evidenciando la distorsión que el capitalismo introduce en el conocimiento científico y en especial...

La UE amenaza a Rusia con sanciones por el supuesto envenenamiento de Navalny

La Unión Europea "se reserva el derecho de tomar las acciones apropiadas, incluso a través de medidas restrictivas" contra...

Kim Bullimore.— En 1871 el imperialismo estadounidense había intentado por la fuerza establecer acuerdos comerciales con la dinastía Joseon de Corea. Sin embargo, después de que Japón se anexionó la península de Corea en 1910, los gobiernos estadounidenses mostraron poco interés.

Hasta 1943 Estados Unidos no se preocupó por la “esclavitud de los coreanos” por parte de Japón, prometiendo apoyar a Corea como nación libre e independiente “a su debido tiempo”. Este interés repentino no facilitó una independencia real. La principal preocupación de Estados Unidos fue la de controlar las antiguas colonias japonesas para extender su influencia en Asia.

Cuando las tropas soviéticas entraron en Corea en los últimos días de la Segunda Guerra Mundial, un mes antes de la llegada de las tropas estadounidenses, Estados Unidos propuso la división de la península en el paralelo 38. Aparentemente, el objetivo era supervisar la rendición de las fuerzas japonesas, con Estados Unidos y la Unión Soviética facilitando conjuntamente la “descolonización” de Corea a ambos lados de una frontera “temporal”.

La selección del paralelo 38 no fue arbitraria. En un memorando de 1950, publicado 17 días después del comienzo de la Guerra de Corea, el futuro Secretario de Estado de Estados Unidos, Dean Rusk, explicó que fue elegido para “armonizar el deseo político de los estadounidenses de viajar lo más al norte posible para recibir la rendición de las tropas japonesas y la obvia limitación de la capacidad de las fuerzas estadounidenses para llegar a esta zona”.

En otras palabras, se eligió el paralelo 38 para facilitar el control estadounidense de la mayor parte del territorio de Corea.

La ocupación militar de Corea, que duró casi cuatro años, comenzó oficialmente el 8 de septiembre de 1945, cuando el general John Reed Hodge llegó al país. El historiador James Matray señala que Hodge, así como los soldados bajo su mando, eran “arrogantes y despectivos hacia todo lo que era coreano”.

Fuertemente anticomunista y considerando el territorio bajo control estadounidense como una “zona enemiga”, Hodge estableció un régimen militar autocrático, explotador y políticamente represivo. Según Matray, para muchos coreanos, Hodge y el gobierno militar de Estados Unidos en Corea (Usamgik) simplemente habían reemplazado al odiado Gobernador General de Japón en la cima de una “pirámide de poder represivo”.

Dos días antes de la llegada de Hodge, cientos de militantes independentistas coreanos que habían luchado contra el colonialismo japonés establecieron la República Popular de Corea (RPC). Kim Il-sung y Syngman Rhee, que se convirtieron en los dirigentes de la recién dividida Corea del Norte y del Sur respectivamente, se encontraban entre los 55 candidatos elegidos para formar el nuevo gobierno coreano.

Aunque el partido progresista KPR no era originalmente un partido comunista, pidió reformas radicales. El mismo día en que Hodge llegó a Corea, el periódico del KPR pidió “una revolución social para una segunda liberación”, que incluyera la emancipación total de la mujer, una jornada laboral de ocho horas y un salario mínimo, la redistribución de la tierra, las industrias y los bancos, el control de los alquileres, la libertad de expresión, de reunión y de religión, y el fin del analfabetismo. El KPR también prometió cooperar con los Estados Unidos, la URSS y otras potencias.

La República Popular de Corea y las ideas que expresó recibieron un amplio apoyo del pueblo coreano. Según George Katsiaficas, en su libro “Unknown Uprisings” (Levantamientos desconocidos), una encuesta norteamericana de 8.500 coreanos en agosto de 1946 reveló que el 70 por ciento estaba a favor del socialismo, el 7 por ciento del comunismo, el 14 por ciento del capitalismo y el 8 por ciento no tenía opinión.

En los últimos días de la Segunda Guerra Mundial, con el Japón de rodillas, los coreanos establecieron comités populares de base en todo el país. En diciembre de 1945, más de 2.500 personas actuaban como gobiernos de facto en aldeas, distritos, condados, ciudades y provincias. También se crearon más de 1.000 nuevos sindicatos. En noviembre de 1945 se creó el Consejo Nacional de Sindicatos Coreanos, que representaba a más de medio millón de trabajadores al sur del paralelo 38.

El Usamgik se negó a trabajar con los comités populares del KPR y reclutó a empresarios y propietarios de la reacción, muchos de los cuales habían colaborado con los japoneses. Según el periodista John Gunther, Hodge y el Usamgik instalaron “una heterogénea variedad de expatriados, colaboradores, reaccionarios fascistas, asesinos profesionales e intelectuales confundidos”.

El 12 de diciembre, apenas tres meses después de su llegada a Corea, Hodge prohibió el KPR y los comités populares, los declaró “enemigos públicos” y detuvo a sus dos dirigentes. Cuatro días antes, había prohibido las huelgas y el 18 de diciembre creó una nueva fuerza policial, de la que más del 80 por ciento eran antiguos colaboradores japoneses.

Bajo la protección del Usamgik, Syngman Rhee -el candidato elegido por Estados Unidos para convertirse en el dirigente permanente de la nueva Corea del Sur- utilizó esta nueva fuerza policial para aplastar a las fuerzas progresistas. Las detenciones arbitrarias, la extorsión, la tortura y la represión de manifestaciones políticas se convirtieron en algo habitual.

En respuesta a las acciones represivas del Usamgik y Rhee, medio millón de coreanos se manifestaron en las calles de Seúl el 1 de marzo de 1946. Siete meses más tarde, los coreanos se levantaron contra la ocupación colonial estadounidense y la revuelta comenzó con una huelga general de trabajadores ferroviarios en Busan. La huelga se extendió rápidamente a Daegu y otras regiones.

Según el periodista Mark Gayn, fue una “revolución a gran escala”, con cientos de miles, si no millones, de personas. Los militares estadounidenses declararon la ley marcial y abrieron fuego contra los manifestantes, matando a más de 1.000 de ellos (algunos hablan que 7.000 muertos) e hiriendo a más de 20.000 personas. Después, entre 20.000 y 30.000 personas fueron detenidas y encarceladas.

Estados Unidos facilitó la elección de Rhee en mayo de 1948, a pesar de las muchas objeciones de los coreanos a las elecciones mientras la península seguía dividida. Un mes antes de las elecciones aprobadas por la ONU, los coreanos en la isla de Jeju organizaron manifestaciones masivas para expresar su oposición, atacando colegios electorales y comisarías de policía. Rhee y el Usamgik enviaron tropas a la isla para reprimir brutalmente el levantamiento, matando a más de 30.000 personas.

En octubre de 1949, horrorizados por la masacre de Jeju, casi 2.000 soldados progresistas -junto con estudiantes y trabajadores- en la provincia sureña de Jeolla también desencadenaron un levantamiento contra Rhee y el Usamgik. Apoyado por las tropas imperialistas, Rhee declaró la ley marcial y aplastó la rebelión.

Estados Unidos puso fin oficialmente a su ocupación militar en junio de 1949, cuando su candidato tomó las riendas del poder. Sin embargo, un año después, estalló el primer conflicto armado de la Guerra Fría cuando Kim Il-sung lanzó una ofensiva para unir a las dos Coreas.

Estados Unidos reaccionó con una fuerza brutal lanzando más napalm y bombas sobre ciudades al norte del paralelo 38 que durante toda la campaña del Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial. La guerra, que afectó a todas las familias coreanas en el norte y en el sur, finalmente condujo a un punto muerto.

El número de muertos, heridos y desaparecidos en aquella guerra se estima en más de 4 millones de personas, incluidos 3,3 millones de coreanos (unos 1,3 millones en el sur y 2 millones en el norte).

Aunque se firmó un armisticio en 1953, nunca hubo un tratado de paz. Así que la guerra nunca terminó oficialmente. Sesenta y cinco años después, Estados Unidos sigue amenazando a Corea del Norte con una invasión o la aniquilación.

https://redflag.org.au/node/6486

Vía:MPR

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Socialismo o barbarie, otra vez

Hace unos cuantos años, en Francia surgió un colectivo (inicialmente trotskista) que tras varias escisiones (típicas entre los trotskistas) culminó en una revista llamada...

Sentado sobre los muertos

Ezequiel Blanco.— Este artículo pretende ser un breve recorrido histórico sobre la memoria histórica —ahora dícese democrática— del PSOE. Si usted, lector o lectora,...

Le puede interesar: