sábado, mayo 30, 2020

Los imperialistas inflaron la cifra de muertos en Srebrenica para acusar a los serbios de ‘genocidio’ (3).

Noticias populares

La Organización Mundial de la Salud dice ahora que nunca ha aconsejado el confinamiento para frenar la pandemia

La portavoz de la OMS, Margaret Harris, ha manifestado al periódico australiano Sydney Morning Herald, que la organización internacional...

Una ciudad de Brasil reabre sus comercios y los casos de coronavirus se disparan 185 %

La ciudad brasileña de Blumenau, en el estado de Santa Catarina, ha experimentado un aumento de más del doble...

Anonymous difunde un vídeo de un juez civil de la Audiencia de Barcelona con abogados de varios bancos, al que tratan de amigo

Una cuenta de Twitter llamada “Anonymous anti IRPH” (@anonymousIRPH) ha publicado el vídeo en el que se vé al...
George Pumphrey.— La principal prueba para afirmar que la masacre de Srebrenica tuvo lugar es el testimonio de Drazen Erdemovic, que afirmó pertenecer a un destacamento de ejecución serbio, que supuestamente ejecutó a 1.200 musulmanes en cinco horas. El autor, Germinal Civikov, observador de varios casos juzgados por el TPIY, ha demostrado matemáticamente que el tiempo reclamado por Erdemovic sobre el ritmo de 1.200 ejecuciones, que van desde las más dudosas hasta las más imposibles.

En su artículo publicado en el periódico estadounidense «The Nation», Diana Johnstone, autora del libro «Fools Crusade, Yugoslavia, NATO and Western Delusions», destaca la parodia de la justicia en juicios en los que se garantizaba una sentencia más leve a cambio de una declaración de culpabilidad. En el caso Erdemovic, el acusado se declaró culpable no sólo para evitar ser procesado en Serbia por asesinatos en masa, sino también porque el TPIY le había prometido una sentencia leve, una nueva identidad y una residencia segura en un tercer país a cambio de su testimonio contra dirigentes políticos serbios. Su testimonio tenía la intención de llenar el vacío dejado por la falta de pruebas tangibles que apoyaran los cargos.

Diana Johnstone señaló que: «En la medida en que [Erdemovic] confesó sus crímenes, no hubo un juicio formal ni presentación de pruebas materiales que corroboraran su relato. En cualquier caso, dado que había aportado pruebas a través de su testimonio sobre la participación del Estado, no hubo un contrainterrogatorio riguroso por parte de un fiscal satisfecho ni una defensa complaciente en cuanto a la diferencia entre el número de musulmanes a los que supuestamente ayudó a ejecutar en una granja cercana a Pilica -1.200- y el número de cadáveres encontrados realmente por el equipo forense del Tribunal: aproximadamente de 150 a 200» [8].

Una vez más, el número utilizado en esta «evidencia» casi se ha multiplicado por 10 en comparación con el número de cuerpos realmente encontrados.

En su declaración escrita, Erdemovic alegó que hombres de todas las etnias participaron en las ejecuciones. Durante el contrainterrogatorio del juicio de Milosevic por el propio acusado, se le preguntó a Erdemovic si había visto participar en el tiroteo a serbios de la vecina Serbia. Erdemovic admitió que no había visto ninguno.

Durante su contrainterrogatorio del testigo clave del tribunal, el Presidente Milosevic citó como prueba que el destacamento de ejecución de Erdemovic era un grupo de mercenarios comandados por los servicios secretos de un país de la OTAN. Como dice Germinal Civikov en su libro «Srebrenica: Der Kronzeuge» (Viena, Promedia, 2009), el interrogatorio del Presidente Milosevic fue interrumpido persistentemente por el juez Richard May para evitar que se desacreditara el planteamiento de la fiscalía.

No obstante, el acusado pudo revelar que el 11 de noviembre de 1999 se había detenido a un grupo de mercenarios en Belgrado. Uno de los miembros del grupo, Milorad Pelemis, había sido comandante de Drazen Erdemovic en la unidad de ejecución de Srebrenica. Este destacamento, que trabajaba para la DGSE, el servicio de inteligencia exterior francés, había estado operando en territorio yugoslavo durante diez años bajo el nombre de «Pauk» (La Araña). Cometió varias atrocidades en Srebrenica y Kosovo, por las que posteriormente se acusó a las fuerzas serbias. Algunos de sus miembros son miembros de la Legión Extranjera Francesa y tienen nacionalidad francesa. El derrocamiento del gobierno del Presidente Milosevic formaba parte de las operaciones previstas. Esto condujo a su descubrimiento y detención en Belgrado [9].

https://www.globalresearch.ca/more-evidence-srebrenica-numbers-game/5684686

Vía:MPR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: