lunes, septiembre 28, 2020
Enlace externo

Los imperialistas inflaron la cifra de muertos en Srebrenica para acusar a los serbios de ‘genocidio’ (y 6).

Noticias populares

Milicia mercenaria de Washington secuestra a jóvenes en provincia de Hasakeh

Hassakeh, Reqqa, SANA.— La autoproclamada milicia separatista FDS apoyada por las tropas de ocupación estadounidenses, secuestró a un número...

Vacunas rusas llegarán próximamente a Venezuela

Caracas, Distrito Capital. –En el mes de octubre o principios de septiembre llegan a Venezuela las primeras vacunas de...

Las vacunas contra el Covid-19: los gobiernos, una vez más, a los pies de las multinacionales farmacéuticas

Desde hace tiempo se está evidenciando la distorsión que el capitalismo introduce en el conocimiento científico y en especial...
George Pumphrey.— Srebrenica pretendía humillar y «exponer» a la ONU -un instrumento de posguerra diseñado y en funcionamiento en su mejor momento en una relación de poder internacional bipolar- como «anticuada» para el nuevo orden mundial unipolar, con la afirmación de que la ONU había sido incapaz de impedir que se produjera un «genocidio» bajo su supervisión. Por lo tanto, la OTAN debe hacerse cargo de «la prevención del genocidio y la restauración de los «derechos humanos».

Sin embargo, lo más importante es que la representación de Srebrenica tuvo que justificar la nueva misión de la OTAN de abandonar los límites de su área de operaciones de «defensa colectiva» de posguerra -limitada a la defensa de los territorios de los países miembros- para convertirse en una alianza mundial de agresión militar [13]. Para ello, necesitaba una fachada «humanitaria». El «genocidio» sería el truco. Para esta reinterpretación del papel de la OTAN Clinton necesitó más de 5.000 muertos.

Durante la década de 1990 los serbios bosnios fueron acusados de crímenes «nazis» uno tras otro, desde campos de refugiados hasta campos de concentración, pasando por el genocidio, la violación y la inseminación forzada. El primer genocidio de la historia que termina con una población más numerosa que cuando comenzó.

Como resultado, los medios de comunicación tuvieron que crear una serie de víctimas. Se ha creado un «tribunal» títere -sin ninguna jurisdicción justificable sobre el territorio o la población que pretende juzgar- para legitimar la criminalización de las víctimas de esta agresión.

Por este motivo, Srebrenica no puede ser considerado sólo como un problema «serbio», sino como un problema mundial.

Los políticos serbios están ahora a la vanguardia de la defensa, lo que determinará si la humanidad seguirá sufriendo esta retirada del derecho internacional a la selva o si recuperará el impulso iniciado con la ONU y el establecimiento de la igualdad de soberanía de las naciones: la Carta de la ONU.

Como se reveló durante el juicio del Presidente Slobodan Milosevic, uno de los objetivos de la formación del Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia era someter a los serbios. Michael Scharf, uno de los participantes en el establecimiento de los tribunales títeres de la ONU, enumeró los objetivos del TPIY en un artículo del Washington Post:

«Al crear el estatuto del Tribunal para Yugoslavia, el Consejo de Seguridad de Estados Unidos definió tres objetivos: En primer lugar, informar al pueblo serbio, engañado durante mucho tiempo por la propaganda de Milosevic, de los actos de agresión, los crímenes de guerra y los crímenes de lesa humanidad cometidos por su régimen; en segundo lugar, facilitar la reconciliación nacional haciendo que Milosevic y otros dirigentes serbios rindieran cuentas y revelando la forma en que el régimen de Milosevic ha llevado a los serbios de a pie a cometer atrocidades; y, en tercer lugar, promover la catarsis política, al mismo tiempo que se permite que los nuevos dirigentes serbios electos se distancien de las políticas represivas del pasado. La decisión del juez Richard May de permitir que Milosevic se representara a sí mismo comprometió seriamente estos objetivos»[14].

Esto es sólo otra prueba más de que el TPIY -desde su creación- no ha tenido nada que ver con una entidad judicial. Ya era un órgano político desde su concepción.

Por eso, la firmeza mostrada hasta ahora por los políticos serbios en su resistencia a estos intentos de extorsionar un «compromiso de defensa» política no puede dejar de ser aplaudida. Merecen toda la solidaridad y el apoyo de todos para continuar la lucha por la justicia.

La Primera Ministra serbia, Ana Brnabic, demostró esa resistencia en su entrevista del 15 de noviembre de 2018 -un contrainterrogatorio de un periodista que parecía creer que era Fiscal General- en el canal de televisión internacional alemán Deutsche Welle, financiado por el gobierno alemán. En la última ronda de preguntas, el entrevistador intentó que la Primera Ministra dijera que Srebrenica fue un «genocidio».

A falta de pruebas tangibles de una masacre, el entrevistador utilizó el argumento habitual de que «dos tribunales, el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia y la Corte Internacional de Justicia, han dictaminado que se trataba de genocidio». La Primera Ministra Brnabic mantuvo sus argumentos.

Por supuesto, la televisión alemana no ha recordado a sus televidentes que Alemania Occidental, que por ley es idéntica al Reich alemán, nunca ha reconocido ni el veredicto de los juicios de Nuremberg ni los acuerdos de Potsdam.

Además, los tribunales cometen errores en sus decisiones. Es por eso que los tribunales de apelación corrigen las decisiones.

En cuanto al TPIY, reconoció uno de estos errores en el juicio de Milosevic. Después de negar al acusado la asistencia médica que necesitaba, que le costó la vida, el Tribunal exoneró póstumamente al Presidente Milosevic durante el juicio de Karadzic al reconocerlo:

«Con respecto a las pruebas presentadas en este caso en relación con Slobodan Milosevic y su participación en la empresa criminal conjunta, la Sala recuerda que compartía y apoyaba el objetivo político del acusado [Radovan Karadzic] y de los dirigentes serbobosniosnios de preservar Yugoslavia e impedir la separación e independencia de Bosnia, y que cooperó estrechamente con el acusado durante este período. La Sala recuerda también que Milosevic prestó asistencia en forma de personal, suministros y armas a serbios de Bosnia durante el conflicto. Sin embargo, dadas las pruebas presentadas ante la Sala en relación con los intereses divergentes que surgieron entre los dirigentes serbobosnios y serbios durante el conflicto y, en particular, las reiteradas críticas y desaprobación de Milosevic a las políticas y decisiones adoptadas por el acusado y los dirigentes serbobosnios, la Sala no está convencida de que las pruebas presentadas sean suficientes para llegar a la conclusión de que Slobodan Milosevic está de acuerdo con el plan común»[15].

En cuanto al veredicto del TPIY sobre el «genocidio», el propio veredicto admite que el general Krstic no fue condenado sobre la base de la internacionalmente reconocida Convención de la ONU para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, sino más bien sobre la base del artículo 4 de su propio Estatuto. Los estatutos del TPIY ya no tienen jurisdicción más que dentro de las paredes del Tribunal.

El veredicto dice:

“541. La Sala de Primera Instancia debe interpretar el artículo 4 del Estatuto [del Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia] a la luz de la situación del derecho internacional consuetudinario en el momento de los acontecimientos de Srebrenica.

«598. La Sala concluye que la intención de matar a todos los hombres musulmanes bosnios en edad militar en Srebrenica constituye una intención de destruir parcialmente al grupo musulmán bosnio en el sentido del artículo 4 y, por lo tanto, debe calificarse de genocidio».

Sin embargo, a pesar de que se admitió abiertamente la opinión de que la Convención de la ONU sobre el Genocidio, reconocida internacionalmente, no era la base del fallo del TPIY, el Tribunal Internacional de Justicia dictaminó que el fallo del TPIY era correcto, basado en la Convención sobre el Genocidio. Los jueces parecen no haber leído el veredicto de Krstic o seguido sus instrucciones de no tomar otra decisión.

Si se confirma la decisión de la CIJ, la Convención sobre el Genocidio, citada por la Primera Ministra Brnabic en su entrevista en la televisión alemana, se ha convertido en nula y sin efecto.

Continuad la resistencia. No les permitais creer que habeis aceptado vuestra propia subyugación.

Realmente están defendiendo las mejores tradiciones de las naciones no alineadas.

Notas:

[1] Evans, Michael et Kallenbach, Michael: Missing’ enclave troops found (Les soldats de l’enclave disparus retrouvés), The Times, 2 août 1995, p. 9
[2] Pierre Gaultier (entretien), Wo Sind die Vermißten aus Srebrenica?, Junge Welt, 30.8.95.
[3] Faux électeurs… ou faux cadavres, Balkans Infos, Paris; Octobre 1996 – n ° 6; Voir aussi Ivanisevic, Milivoje; Un dossier qui pose bien des questions, Balkans Infos, Paris; Décembre
1996 n ° 8
[4] Ed Vulliamy, Bosnia: The secret War – Serbs ‘run secret camps (Bosnie: la guerre secrète – Les Serbes dirigent des camps secrets): des hommes libérés de la détention clandestine font part à Ed Vulliamy de passages à tabac et de «machines de torture mobiles, The Guardian, 17 janvier 1996.
[5] Another Two Mass Graves Discovered (Découverte de deux autres tombes communes), Press TWRA, 19 janvier 1996.
[6] Bosnian Soldiers in Australia Against Their Will (Soldats bosniaques en Australie contre leur gré), Press TWRA, 6 février 1996.
[7] AInvestigation on Deportation of Bosniaks Requested (Enquête sur l’expulsion de Bosniaques demandée), Press TWRA, 9 mars 1996.
[8] Selective Justice in The Hague: The War Crimes Tribunal on Former Yugoslavia is a Mockery of Evidentiary Rule (Justice sélective à La Haye: Le Tribunal de crimes de guerre sur l’ex-Yougoslavie est un simulacre de règle en matière de preuve), The Nation, 22. septembre 1997.
[9] Srebrenica, Der Kronzeuge Promedia, Vienne, 2009, page 130.
[10] Schädelreste und Kugeln in Massengrab in Bosnien, Reuters (Allemagne), 20 avril 1998.
[11] John M. Crewdson, CIA Secretly Built, Manipulated a Global Propaganda Network (La CIA a secrètement construit et manipulé un réseau mondial de propagande), International Herald Tribune, 3 janvier 1978.
[12] ANP English News Bulletin Karadzic a Pariah, Says War Crimes Tribunal Chief, Stichting Algemeen Nederlands Persbureau (Karadzic un Paria, bulletin d’information de la PNA en anglais, déclare le chef du tribunal chargé des crimes de guerre, Stichting Algemeen Nederlands Persbureau, 27 juillet 1995.
[13] Comme l’a dit un jour le sénateur américain Richard Lugar, l’OTAN doit «sortir de la zone ou se dissoudre».)
[14] Michael Scharf, Making a Spectacle of Himself: Milosevic Wants a Stage, Not the Right to Provide His Own Defense (Se montrer en spectacle: Milosevic veut une tribune, pas le droit de se défendre) Washington Post (29 août 2004), p. B2, cité par le Dr Tiphaine Dickson dans The World’s Court of Justice (La Cour de justice du monde): http://milosevic.co/929/
tiphaine-dickson-historiography-of-war-crimes-prosecutions/
[15] Paragraphe 3460: http://www.icty.org/x/cases/karadzic/tjug/fr/160324_judgement.pdf, cité par Andy Wilcoxson dans http://www.counterpunch.org/2016/08/01/the-exoneration-of-milosevic-the-ictys-surprise-ruling/

https://www.globalresearch.ca/more-evidence-srebrenica-numbers-game/5684686

Vía:MPR

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: