lunes, septiembre 28, 2020
Enlace externo

Los imperialistas inflaron la cifra de muertos en Srebrenica para acusar a los serbios de ‘genocidio’ (5).

Noticias populares

Milicia mercenaria de Washington secuestra a jóvenes en provincia de Hasakeh

Hassakeh, Reqqa, SANA.— La autoproclamada milicia separatista FDS apoyada por las tropas de ocupación estadounidenses, secuestró a un número...

Vacunas rusas llegarán próximamente a Venezuela

Caracas, Distrito Capital. –En el mes de octubre o principios de septiembre llegan a Venezuela las primeras vacunas de...

Las vacunas contra el Covid-19: los gobiernos, una vez más, a los pies de las multinacionales farmacéuticas

Desde hace tiempo se está evidenciando la distorsión que el capitalismo introduce en el conocimiento científico y en especial...
George Pumphrey.— Mucho antes de que las tropas serbias entraran en Srebrenica, se había determinado que el número de personas que habrían sido asesinadas por los serbios en Srebrenica debería ser superior a 5.000 para justificar de manera creíble otros acontecimientos políticos internacionales importantes.

El ex presidente del Partido Socialdemócrata (musulmán) de Srebrenica, Hakija Meholjic, que también era jefe de policía allí, concedió una entrevista a la revista musulmana Dani. Durante su entrevista, presentó un elemento muy importante de información de fondo.

En septiembre de 1993, Meholjic fue miembro de la delegación de Srebrenica en el Congreso de su Partido en Sarajevo. Informó que Izetbegovic había mantenido la confidencialidad de la delegación de Srebrenica antes del Congreso. Izetbegovic explicó entonces que el presidente estadounidense Clinton le había dicho en abril de 1993 «que si los chetniks [tropas serbias] entraban en Srebrenica y masacraban a 5.000 musulmanes […] habría una intervención militar estadounidense» (*).

Aunque los delegados de Srebrenica rechazaron la oferta, indica lo que Estados Unidos necesitaba para convencer a la opinión pública occidental de que aceptara la intromisión de la OTAN, fuera de su área de intervención, en la guerra civil bosnia en beneficio de los musulmanes y croatas y contra los serbios. Los gobiernos de Clinton e Izetbegovic ya habían concebido la idea de una «masacre de Srebrenica», mucho antes de que Srebrenica fuera entregada a las fuerzas serbias. Su objetivo era encerrar a los serbios bosnios en una posición en la que sólo pudieran aceptar los términos dictados por Occidente.

Las fuerzas serbias, ilusionadas por la propuesta de un intercambio de tierras, no tenían motivos para cometer una masacre. Después de todo, es obvio que ni siquiera las fuerzas serbias pudieron masacrar a los soldados que habían huido antes de su llegada.

La forma en que las fuerzas serbias trataron a los combatientes musulmanes en Zepa debería ser un buen indicador de la disciplina y el carácter del ejército serbio.

Sin embargo, en lo que concierne a las ejecuciones sumarias: Sí, según testigos oculares, se produjeron ejecuciones sumarias en Srebrenica.

«El teniente general Hans Couzy, Comandante en Jefe de las Fuerzas Terrestres Holandesas, declaró que las tropas holandesas no habían presenciado ninguna violación y que sólo estaban al tanto de incidentes raros que podían calificarse como crímenes de guerra.

«En un incidente, los invasores serbobosnios capturaron a un hombre musulmán, lo colocaron contra una pared y le dispararon en la nuca. En otro, nueve hombres fueron ejecutados en una casa, fusilados por la espalda en la misma habitación».

Estos pueden ser crímenes de guerra, pero nunca parecen haber interesado al Tribunal.

Como ni la OTAN, ni su tribunal títere de La Haya, ni sus auxiliares europeos de Bruselas pueden aportar pruebas tangibles de una «ejecución a gran escala de 8.000 hombres» en Srebrenica, han comenzado a presionar a los políticos serbios, en particular los de Serbia (que no tienen nada que ver con lo que los serbobosnios puedan haber hecho o no en Bosnia), para obligarles a «admitir» y asumir la responsabilidad de un «genocidio» que los serbios (bosnios) presuntamente cometieron en Srebrenica. La posible adhesión a la UE sería considerada como una recompensa, el equivalente a los famosos «treinta denarios» de Judas, por haber hecho esta reverencia (Serbia sólo tiene que mirar a la vecina Grecia, miembro de la UE, para ver hasta qué punto se envenenó este «regalo»).

Una vez que se hace un cabalache de este tipo, es permanente y no hay garantía de que la otra parte mantenga su cuota de mercado. Ceder al chantaje abre el apetito del chantajista, como vimos con la petición de reconocimiento de Kosovo.

El propósito de la negociación de la declaración es evitar la necesidad de que el sistema de justicia proporcione pruebas de que 1) se ha cometido un delito y 2) el acusado estuvo involucrado personalmente en la comisión del delito. Si el acusado se declara culpable -incluso de un crimen que nunca se ha cometido o incluso de un crimen menos grave- el Estado es un ganador y ya no necesita probar la culpabilidad del acusado. En la práctica, la negociación de los alegatos tiene ahora el mismo objetivo que la tortura en la Edad Media. El acusado ha sido sometido a tanta presión que preferiría acortar la agonía que aún le espera.

Las más altas autoridades políticas de Serbia se vieron sometidas a esa presión. Si las autoridades serbias se sometieran a la presión, asumirían a los ojos del mundo el papel histórico que los nazis habían desempeñado en la memoria colectiva internacional durante la segunda mitad del siglo XX, con la diferencia de que los serbios son inocentes.

El Tribunal títere de La Haya no pudo aportar pruebas de una masacre, y mucho menos de un «genocidio». Por ello, pretende animar a las autoridades serbias a aceptar este papel «voluntariamente», para que puedan «poner fin a este caso» afirmando que «se ha hecho justicia». Como hemos visto anteriormente con la declaración del juez Antonio Cassese, el TPIY siempre ha confundido la política con la justicia.

El simbolismo antiserbio de la Segunda Guerra Mundial en las imágenes propagandísticas que rodean a Srebrenica no es una coincidencia. Estaba apuntando a la opinión pública americana, pero no venía de allí. Se adaptó a las necesidades políticas alemanas.

– – – – – – – – – – – –

(*) Hakija Meholjic, 5.000 Muslim Lives for Military Intervention, en francés: 5.000 vies de musulmans pour une intervention militaire, interview by Hasan Hadzic, Dani, 22 de junio de 1998, también mencionado en el párrafo 115 del informe Srebrenica del Secretario General de la ONU de conformidad con una resolución de la Asamblea General 53/35, 1998, S.A/54/549

https://www.globalresearch.ca/more-evidence-srebrenica-numbers-game/5684686

Vía:MPR

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: