La religión está en auge en China, sobre todo entre los más jóvenes habitantes de las ciudades.

Publicado:

Noticias populares

70 años del surgimiento de la República Popular de China (4)

Thomas Tanase.— Shanghai tiene una característica particular: es uno de los pocos lugares del mundo donde hay muchos más creyentes entre las generaciones más jóvenes que entre sus mayores: del 30 por ciento de creyentes declarados, de todas las religiones juntas, el 62 por ciento tiene entre 16 y 39 años, según una estimación que ya se remonta a 2011. Dado que las generaciones mayores son las que crecieron bajo el maoísmo o en la apenas abierta China de los años ochenta, no es sorprendente. Sin embargo, la renovación de la fe religiosa entre las generaciones más jóvenes invierte las pautas habituales que se observan en Occidente, sobre todo porque en China este fenómeno afecta principalmente a las generaciones más jóvenes de los habitantes de las metrópolis, relacionadas con la mundialización.

Dada la desconfianza de las autoridades chinas, es difícil disponer de cifras precisas. Las estimaciones pueden variar considerablemente, especialmente porque muchos creyentes practican clandestinamente. Sin embargo, según todos los datos, el hecho religioso está en auge en la República Popular. Sobre la base de las cifras proporcionadas por las autoridades chinas a través de la Oficina de Información del Consejo de Estado, se calcula que en China hay unos 200 millones de creyentes de una población total de unos 1.400 millones de personas. Entre ellos, además de una gran mayoría de budistas, se calcula que hay 38 millones de protestantes (incluidos 20 registrados), 6 millones de católicos y unos 20 millones de musulmanes.

Pero la mayoría de los observadores consideran que estas estimaciones minimizan la situación. Según estimaciones de una ONG como Freedom House, el número de creyentes en China es en realidad mucho mayor: de 185 a 250 millones de budistas (excluyendo a los 6 a 8 millones de budistas tibetanos), entre 60 y 80 millones de protestantes, quizás entre 30 y 40 millones de musulmanes, 12 millones de católicos y varios cientos de millones de practicantes ocasionales de religiones tradicionales. Fenggang Yang, de la Universidad de Purdue, estima que hay alrededor de 100 millones de protestantes (incluyendo unos 30 participantes regulares en las iglesias registradas).

De manera más general, una religiosidad difusa está empezando a emerger de nuevo, sensible, por ejemplo, con un retorno a los cultos tradicionales. Los cultos taoístas pueden tener éxito y a veces incluso ser muy populares entre las élites por su carácter esotérico, incluso en algunos círculos empresariales y entre algunos miembros del Partido, que pueden distanciarse de la doxa marxista.

Más que las cifras absolutas, a pesar de que todo es bastante bajo, lo que revela es la dinámica del fenómeno. Los cristianos en su conjunto pueden haber sido 6 millones en el período posterior a la Revolución Cultural. Si tomamos sólo las cifras oficiales de las autoridades chinas, el número de creyentes ha aumentado de 200 millones en 1997 a 300 millones en 2018; católicos de 4 a 6 millones y protestantes de 10 a 38 millones, en comparación con el bajo crecimiento de la población de China (1.265.000 millones de habitantes en 2000 y 1.400 millones en 2019, según la ONU).

Observamos la presencia todavía discreta de mormones, testigos de Jehová y adventistas. Proyecciones como las de Fenggang Yang estiman que el número de cristianos podría llegar a 250 millones en 2030. El crecimiento es particularmente espectacular y explica por qué la cuestión del cristianismo se está convirtiendo en un problema real para la República Popular China. Aunque los cristianos fueran una pequeña minoría, China podría ser uno de los países del mundo con mayor población cristiana.

Además, está el caso muy particular de Hong Kong, que según las últimas estadísticas tiene una población de unos 900.000 cristianos, es decir, el 12 por ciento de los 7,4 millones de habitantes del territorio, divididos de manera aproximadamente equilibrada entre protestantes (500.000) y católicos (390.000), a lo que hay que añadir una comunidad inmigrante de unos 166.000 filipinos católicos.

Esta situación refleja la historia de Hong Kong, donde las denominaciones cristianas pudieron protegerse del maoísmo durante el dominio británico y contribuir a la identidad específica del territorio. En otras palabras, Hong Kong, que se reintegró en la República Popular China en 1997, pero que, en el marco del principio de “un país, dos sistemas”, goza de una gran autonomía y está autorizada a mantener su propio sistema político, jurídico y económico, “capitalista”, marcado por la herencia británica durante al menos cincuenta años, es también una cabeza de puente de la presencia cristiana en China, al mismo tiempo que ofrece el rostro de una cudad china en la que la presencia de todas las comunidades religiosas en un mundo globalizado.

https://www.diploweb.com/Chine-et-Vatican-l-amorce-d-une-nouvelle-relation-strategique.html

Vía:MPR

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: