Descubren en Botsuana el hogar ancestral del hombre moderno.

Un estudio señala una región hoy árida del sur de África donde una única población la habitó hace 200 000 años como la fuente de los humanos modernos actuales.

Un equipo internacional de investigadores concluye que todos los seres humanos que hoy pisan la faz de la Tierra proceden de una región al sur del río Zambeze, al norte de Botsuana, según recoge este lunes el diario español Vanguardia.

Esa zona, la actual Makgadikgadi-Okavango hoy desértica, entonces era un extenso humedal, con una vegetación exuberante, rico en recursos, y acogió a la población fundacional de la humanidad, aseguran los autores de este trabajo que ha publicado recientemente la revista Nature.

Cuándo, dónde y por qué surgieron los humanos modernos, la especie Homo sapiens, continúa siendo un enigma. Hasta hace apenas dos años el consenso científico era que habíamos aparecido en África 200 000 años atrás; la fecha se basaba en los restos fósiles más antiguos que se habían encontrado, en lo que ahora es Etiopía.

Sin embargo, el hallazgo en 2017 en el yacimiento de Jebel Irhoud, en el oeste de Marruecos, de restos de tres adultos jóvenes de 315 000 años de antigüedad pertenecientes al linaje sapiens obligó a reescribir la historia de nuestra especie y rompió con el consenso científico de las últimas décadas.

Para ello, los investigadores del estudio utilizaron ADN mitocondrial de grupos que viven en la actualidad en África del Sur, incluidos los khoisan, poblaciones nómadas cazadora-recolectoras que se caracterizan por incorporar en sus lenguas consonantes que son una especie de chasquidos.

El ADN mitocondrial está contenido en las mitocondrias, las ‘fábricas’ encargadas de producir energía en la célula, y es más pequeño que la copia completa de ADN que hay en el núcleo de todas las células del organismo. El ADN mitocondrial se hereda exclusivamente de madres a hijos, por lo que resulta muy útil para realizar estudios genealógicos.

En este sentido, los científicos para encontrar la línea materna más antigua conocida de los humanos actuales, el llamado linaje L0 concluyeron que su origen se sitúa en la región del lago Makgadikgadi-Okavango hace 200 000 años.

Así pues, los investigadores usaron datos geológicos, arqueológicos y evidencia fósil para generar un modelo paleoclimático que arrojó una imagen de aquel primer hogar de los sapiens muy distinta de la actual, ahora desértica.

Entonces era un lago de proporciones titánicas —mayor incluso que el actual Victoria, que se extendía desde Namibia hasta Zimbabue, cruzando Botsuana—, que cuando los humanos anatómicamente modernos llegaron allí, se había fragmentado en lagos más pequeños y había formado una zona de humedales, rica en recursos tanto para ellos como para la fauna salvaje.

Según las conclusiones de este estudio, tras llegar a la zona, durante 70 000 años los sapiens se quedaron allí y luego comenzaron a dispersarse hacia el norte y hacia el sur, seguramente motivados por los cambios en el clima. En concreto, el análisis genético muestra que hace 130 000 años un grupo del linaje L0 emigró hacia el noroeste y 20 000 años después, otro partió hacia el suroeste.

El primer grupo, siempre según los autores de este trabajo, dio lugar a poblaciones de agricultores mientras que los que fueron hacia el sur subsistieron recolectando alimentos en la costa. Esos resultados que arroja el ADN coinciden, dicen los autores, con los del modelo paleoclimático con el que han reconstruido la evolución temporal de la lluvia y la vegetación de los últimos 250 000 años en el sur de África.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.