El presidente salvadoreño, Nayib Bukele. | Jose Cabezas / Reuters

El Gobierno de El Salvador ha decidido expulsar a todo el cuerpo diplomático venezolano, al que ha dado 48 horas para abandonar el territorio nacional, según lo ha anunciado la Presidencia salvadoreña en un comunicado difundido por el mandatario Nayib Bukele.

El comunicado asegura que la decisión de expulsar a los diplomáticos nombrados por Nicolás Maduro es «coherente» con las declaraciones de Bukele, que no reconoce la legitimidad del presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Al mismo tiempo, el documento señala que El Salvador «reconoce la legitimidad del presidente encargado, Juan Guaidó», hasta que se celebren «elecciones libres», y espera «en un futuro cercano» la recepción de credenciales «de la nueva representación diplomática de Venezuela».

El comunicado también precisa que la decisión se toma en consonancia con el voto de El Salvador en la sesión de la Organización de Estados Americanos (OEA) del pasado 28 de agosto, en apoyo al informe de la alta comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, donde «se admitió y certificó» que el Gobierno de Maduro «realiza violaciones sistemáticas a los derechos humanos contra los venezolanos».

De momento, Caracas no se ha pronunciado sobre la decisión del Gobierno salvadoreño.

En agosto, Maduro aseguró que Bachelet «mintió» en el informe y negó la existencia de discriminaciones en el ámbito de los derechos humanos y de salud. «No le mientas al mundo Michelle Bachelet. Firmaste un documento, un informe que ni leíste», recalcó entonces el mandatario, añadiendo que su texto fue redactado por «especialistas vinculados al Departamento de Estado» estadounidense.

Diosdado Cabello asegura que el equipo de Guaidó quiere volver a dialogar en Venezuela

Esta semana, el primer vicepresidente del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), Diosdado Cabello, aseguró que el sector opositor liderado por el diputado Juan Guaidó, al que calificó de «derecha violenta», quiere volver a dialogar con el Gobierno del presidente, Nicolás Maduro, tras el fracaso de las conversaciones que se desarrollaron este año, entre mayo y agosto, en la isla de Barbados.

«Esa derecha violenta quiere volverse a sentar, y lo primero que pide es que debe cesar la actual mesa nacional de diálogo (conformada con el sector moderado de la oposición)», dijo Cabello durante la rueda de prensa de su partido.

No obstante, reiteró que Maduro ha dicho que no volverá a sentarse con la oposición liderada por Guaidó hasta que no se retracten en sus intenciones de entregar el territorio Esequibo a Guyana.

«Nosotros no vamos a un proceso de diálogo a capitular«, indicó, al tiempo que señaló que en la mesa de conversaciones que el chavismo sostiene con sectores minoritarios de la oposición se han logrado resultados «tangibles» y «dentro de la Constitución»

Entre estos resultados destacó el regreso de los diputados chavistas al Parlamento, tras dos años de ausencia debido al desacato del Legislativo, así como las decenas de medidas cautelares concedidas a políticos opositores que estaban privados de libertad por incurrir en hechos violentos.

«Son sectores de la oposición que se dieron cuenta que un golpe de Estado no es la salida, pidieron diálogo, se abrió espacio y allí estamos debatiendo«, resaltó Cabello.

  • El 17 de septiembre pasado, el Ejecutivo venezolano anunció un diálogo alternativo con los partidos políticos Movimiento al Socialismo, Avanzada Progresista, Soluciones y Cambiemos, considerados como «la oposición moderada».
  • Este diálogo ha sido duramente criticado por los sectores más radicales de la oposición venezolana, que tildan a los participantes de «traidores», «colaboracionistas» y «minoritarios».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.