domingo, enero 26, 2020

Malformaciones en bebés: La herencia envenenada de las municiones de uranio empobrecido estadounidenses en Iraq,

Noticias populares

El calvario de las enfermas y enfermos en Andalucía: desnudos y sin pijama en urgencias.

Los recortes del gobierno de derechas en el sistema sanitario andaluz han llegado al equipamiento textil para los enfermos. El sistema...

La nueva política de asesinatos selectivos de Estados Unidos apunta hacia los dirigentes rusos y chinos.

Trump ha puesto el asesinato de Putin sobre la mesa como parte de una nueva política terrorista, y no...

¿Un gobierno PSOE-Podemos satisface los problemas de los trabajadores? ¿Es el socialdemocratismo un aliado fiable en la lucha contra el fascismo?

«a) ¿Cómo resumiríamos el pensamiento socialdemócrata?: «En el plano interno: (a) renunciaban tanto al leninismo como al marxismo oficialmente, declarando a...

Investigadores independientes encontraron que, a partir de la invasión de Iraq por el Pentágono en 2003, nacen más bebés con malformaciones congénitas que nunca, se informó hoy aquí.

Los expertos publicaron en la revista británica Environmental Pollution los resultados de examinar decenas de niños iraquíes nacidos cerca de la base aérea de Tallil, perteneciente a una coalición militar que encabeza EEUU.

Según el estudio, los que presentaban defectos congénitos graves tenían niveles elevados de torio, una sustancia radiactiva que se deriva de la desintegración del uranio empobrecido.

De tal manera que los efectos negativos para la salud en Iraq pueden atribuirse al uso frecuente por las fuerzas estadounidenses de municiones con ese tipo de sustancia.

Por ser más denso, el uranio empobrecido confiere a las balas y los proyectiles mayor efectividad contra vehículos blindados, aunque un riesgo para los civiles donde el Pentágono libra guerras e incluso para su propio personal.

Toda actividad militar deja una huella en los sistemas ecológicos y en el caso del Ejército norteamericano es particularmente grande.

Tras la presencia de los soldados en casi todo el mundo, hay un rastro tóxico de sustancias químicas o radiactivas como resultado de las cuales ocurren hasta mutaciones de ADN como es el caso de lo que sucede en Iraq.

Un equipo encabezado por Mozhgan Savabieasfahani, investigadora independiente de origen iraní, radicada en Michigan, Estados Unidos, descubrió elevados índices de cáncer, abortos espontáneos y envenenamiento en personas que residen cerca de bases norteamericanas o donde hubo cruentos combates.

La científica estima que el aumento de esas enfermedades ocurrió al uso de miles de bombas y municiones recubiertas con uranio empobrecido.

‘Cuando una bomba recubierta con uranio empobrecido golpea su objetivo, el incendio y el fuego provocan emisiones de pequeñas partículas radiactivas que el viento puede transportar por muchas millas y se contamina el aire que respira gente inocente’, apuntó Savabieasfahani.

Fuente: Al Manar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: