lunes, septiembre 21, 2020
Enlace externo

Balance de la guerra contra el pueblo chileno: el número de heridos con perdigones asciende a 1.554.

Noticias populares

Vídeo: Convoy ruso se dirige hacia zona ocupada por EEUU en Siria

Conforme informaron el lunes medios locales, una caravana militar rusa se dirige hacia una zona en el noreste de...

Lukashenko agradece a Rusia el apoyo en contexto de la agresión externa

Según el medio, Lukashenko señaló que Bielorrusia se encontró cara a cara con la agresión del exterior y agradeció...

Una multinacional contaminante como Volkswagen financia a Los Verdes en Alemania

Entre 2014 y 2017 una empresa tan contaminante como Volkswagen entregó 54.000 euros a Los Verdes alemanes, principalmente en...

Más de un millar y medio de personas han sido heridas por perdigones desde que el 18 de octubre comenzaron las protestas en Chile. Algunas también han recibido impactos de lacrimógenas –con resultado de ceguera total y graves traumatismos– y de un tipo de proyectil poco conocido en Chile: el “bean bag”, el mismo que fracturó el cráneo de un hombre el 28 de octubre. Ciper indagó las características de esa munición y a sus fabricantes. La investigación arroja que durante las manifestaciones, se han disparado dos modelos de “bean bags”. Aunque de uno de ellos hay registro en el protocolo de Carabineros, del otro no hay rastro. Mientras la institución cataloga al “bean bag” como “no letal”, la evidencia internacional es clara en que sí puede serlo.

– ¿Qué nos dispararon? –se pregunta asustada una mujer mapuche, de iniciales P.P. La tarde del 29 de octubre resonaban los ñolkin y las pifilka por el centro de la ciudad de Temuco, tras la convocatoria liderada por cientos de comuneros de la región. La marcha se inició por la mañana en la Plaza Dagoberto Godoy, pasó por varias calles de la ciudad, y terminó en el mismo lugar. Cerca de las 16 horas, irrumpieron Fuerzas Especiales de Carabineros y los manifestantes corrieron en dirección sur.

La mayoría se escondió entre los edificios del centro de la ciudad, mientras el gas lacrimógeno se esparcía como una densa nube tóxica y el chorro del carro lanza aguas golpeaba los muros.

– Se escuchaba como una guerra –recuerda la mujer. En la intersección de las calles Manuel Montt con Caupolicán, un grupo de Carabineros bajó desde un furgón y comenzó a disparar. Uno de los proyectiles rozó el brazo de un joven de unos 15 años.

– Carabineros nos apuntó a unos diez metros. En ese instante, este chico se cruza y comienza a gritar que le dispararon. No sabíamos qué era lo que estaban disparando, solo vimos una especie de bolsa en el suelo, que fue la que le rozó el brazo –recuerda P.P.

De acuerdo al último reporte del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) del 6 de diciembre, desde que estallaron las protestas el 18 de octubre pasado el número de heridos con perdigones alcanza a 1.554 personas, mientras que las con daño ocular suman 352.

La pregunta que ronda a la mujer de iniciales P.P. sobre qué es lo que ha salido disparado de las escopetas antidisturbios desde que comenzaron las manifestaciones, tiene asidero. Las cifras del INDH consignan a más de un millar y medio de heridos a causa de esas municiones. Pero no son solo perdigones –ni tampoco bombas lacrimógenas– los que han impactado el cuerpo (rostro, cráneo, cuello, tórax, espalda, miembros y extremidades) de esos miles de manifestantes. Ese 29 de octubre, la mujer mapuche recogió del suelo un tipo de munición inusual, pocas veces vista. El registro fotográfico indica que se trata de un “bean bag”, la misma munición disparada por un miembro del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) de Colombia, que el 26 de noviembre pasado perforó el cráneo del joven de 18 años Dylan Cruz en medio de las protestas en Bogotá, causándole la muerte.

El “bean bag” es la denominación genérica que recibe un tipo de proyectil compuesto por una bolsa de kevlar que en su interior contiene numerosas pelotitas de plomo. La bolsa se encuentra al interior de un cartucho para escopeta de 12 milímetros (mm) y está diseñada para ser disparada al tercio inferior del cuerpo, es decir, a zonas musculares como los glúteos o los muslos. Los fabricantes advierten que no debe ser disparado a la cabeza, cuello, tórax y columna vertebral, pues podría causar la muerte.

El que se incrustó en la cabeza de Dylan Cruz es un “bean bag” modelo 12 Gauge Drag Stabilizer Round, fabricado por la empresa de armas estadounidense Defense Technology, tal cual se aprecia en los cartuchos presentados como evidencia por la policía colombiana. Es un modelo que, a diferencia de otros “bean bags”, tiene una característica especial: de la bolsa que contiene las pequeñas municiones salen cuatro “colas”, parecido a un pulpo con igual número de tentáculos, que estabilizan la trayectoria del proyectil.

El que terminó con la vida del joven colombiano Dylan Cruz, es idéntico al que recogió esa tarde de protestas en Temuco la mujer de iniciales P.P. Una bolsa de cuatro colas y con cerca de 40 gramos de bolitas de plomo.

La interrogante que plantea P.P. cobra aún más sentido al revisar el “Protocolo para el mantenimiento del orden público” de Carabineros, cuya última versión data del 1 de marzo de este año. El documento fue actualizado tras la condena que recibió de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) el Estado de Chile en 2018, por su responsabilidad en la muerte del comunero mapuche Alex Lemún en 2002 (1).

El protocolo en cuestión transparenta y detalla en un Anexo (Nº2) el tipo de municiones para las escopetas antidisturbios que Carabineros utiliza en el contexto de desórdenes públicos. Allí se explicita el uso de perdigones de goma (cartuchos de 12 mm con postas de goma endurecida en su interior de carácter “no letal”). También se consigna una segunda munición y que refiere a un tipo específico de “bean bag” del cual se entregan características precisas: Super-Sock modelo 2581 (12 mm).

El rastreo de Ciper indica que esa variante de “bean bag”es fabricada por la empresa estadounidense Combined Tactical Systems (CTS) y que, a diferencia de la munición producida por Defense Technology, la misma que recogió la mujer de iniciales P.P. en Temuco, no posee las cuatro colas estabilizadoras. Aunque no hay mención específica en el protocolo de Carabineros al modelo fabricado por esta última compañía de armamento –como sí la hay en el caso de la munición de CTS–, en otro acápite de ese documento (Anexo Nº1) la institución indica de modo genérico la utilización de cartuchos de impacto “super-sock o similar”, sin entregar detalle de a qué se refiere.

Ciper revisó las características técnicas entregadas por las dos empresas estadounidenses que producen y comercializan ambos tipos de “bean bags”. A diferencia del proyectil fabricado por la empresa  CTS, el “bean bag” modelo Defense Technology advierte explícitamente en su ficha técnica que esa munición puede exponer a las personas a sustancias químicas como sales de plomo y cromo (2).

Más allá de las especificaciones técnicas de cada fabricante, lo cierto es que el proyectil “bean bag” es clasificado en el protocolo de Carabineros como una munición “no letal”. Lo grave es que ambos fabricantes estadounidenses coinciden en rotularlos expresamente como munición “menos letal”, es decir, manipulada de manera incorrecta, sí puede causar la muerte, tal como sucedió en el caso del joven colombiano Dylan Cruz en Bogotá.

Desde el estallido social el 18 de octubre pasado, Carabineros ha utilizado ambos tipos de “bean bags” para reprimir las protestas (CTS y Defense Technology). Durante los primeros días de movilización, fotografías en el sector de Plaza Italia y alrededores dan cuenta del uso por parte de la policía uniformada del modelo fabricado por CTS, el mismo especificado en su protocolo. Pero también existe evidencia fotográfica que confirma que el 28 de octubre se utilizó munición de la empresa Defense Technology para disolver las manifestaciones que ese día tuvieron lugar en ese mismo sector. Fotos y testimonios recolectados por Ciper dan cuenta que durante esa jornada quedaron esparcidos por las calles decenas de cartuchos “bean bag” –modelo 12 Gauge Drag Stabilizer Round– de Defense Technology.

Fue ese mismo día que un hombre, cuya identidad y estado de salud hasta hoy se mantiene en reserva, recibió el impacto de un “bean bag” que se incrustó en su cráneo dejándolo grave y hospitalizado en la ex Posta Central. Este es uno de los casos relevados en el delicado informe de Human Rights Watch (HRW) dado a conocer el 26 de noviembre, sobre las graves vulneraciones a los derechos humanos en Chile. En base al testimonio de uno de los médicos que atendió al herido, el documento de HRW detalla que la munición fracturó el cráneo del paciente, generándole un riesgo de vida.

Fotos exhibidas con posterioridad por el Colegio Médico (Colmed) en el Congreso, muestran que la munición extraída del cráneo de la víctima es muy similar al modelo “bean bag” de cuatro colas fabricado por Defense Technology y no especificado en el protocolo de Carabineros (3).

El 17 de noviembre, Carabineros emitió un comunicado en respuesta al informe evacuado dos días antes por la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile. Este último informe reveló que los perdigones antidisturbios disparados por Carabineros no son solo de goma, como aseguraba la institución, sino que contienen un 80 por ciento de otros compuestos, como plomo y sílice (4).

En su respuesta, la institución encargada del orden público precisó por primera vez las características de los perdigones que dispara. Allí especificó al fabricante y proveedor de esas municiones: Tec Harseim, empresa chilena constituida en 1983.

La recolección fotográfica que hizo Ciper de municiones disparadas por las escopetas antidisturbios, evidencia que Carabineros disparó al menos dos tipos de cartuchos de perdigones, parecidos pero no exactamente iguales. Uno de ellos, lleva inscrito en su vaina el nombre de la empresa italiana Fiocchi; el otro, en cambio, lleva el de la empresa Tec Harseim y su vaina es más corta.

La lógica indicaría que ambos cartuchos son de diferentes marcas, pero no es así. Conocedores del rubro de municiones indicaron a Ciper que, en ocasiones, parte del perdigón Tec Harseim es ensamblada en Chile por esta misma empresa, pero con piezas adquiridas a la italiana Fiocchi. Un dato relevante es que por varios años y hasta 2000, Fiocchi fue dueña del 13,2 por ciento de la propiedad de la chilena Tec Harseim.

El comunicado emitido por Carabineros el 17 de noviembre, también incluyó una ficha elaborada por la Dirección de Logística de Carabineros, que entregó información técnica de los perdigones. Allí se entregan antecedentes de la velocidad de los proyectiles: 379,5 aprox. 15 m/s (5).

De acuerdo a dos especialistas en armas consultados por Ciper la información entregada por Carabineros es, al menos, poco clara. Cabe señalar que la revisión de una serie de fichas técnicas de distintas marcas de perdigones de 12 mm indica que este tipo de munición antidisturbios, comercializada en varias partes del mundo, alcanza velocidades que rondan en promedio los 250 m/s.

El 19 de noviembre, el general director de Carabineros, Mario Rozas, resolvió suspender el uso de la escopeta antidisturbios tras los resultados que arrojó un informe elaborado por el Laboratorio de Criminalística de Carabineros (Labocar), sobre la composición de los perdigones. Este informe fue ordenado por la institución tras conocerse los resultados del análisis realizado por los expertos de la Universidad de Chile.

El documento del Labocar fue dado a conocer el 20 de noviembre por 24 horas. Ciper también tuvo acceso a ese informe. Allí se concluye que la velocidad de los perdigones utilizados por Carabineros es de 270 m/s y que el peso de cada uno es de 0,7 gramos (6). La información dista sustancialmente de lo informado por Carabineros en el comunicado de prensa del 17 de noviembre.

En septiembre de 2011, en tanto, Gendarmería adquirió vía licitación pública (634-1022-LP11) cartuchos de perdigones antidisturbios 12 mm marca Tec Harseim. Entre los documentos presentados por la empresa de municiones figura una ficha técnica del producto –exactamente el mismo utilizado por Carabineros durante las manifestaciones– y en ella se especifica que la velocidad del proyectil alcanza valores medios de 320 m/s (7).

Lo relevante de esta información es que, como es de suponer, la velocidad del proyectil –aún no despejada del todo por Carabineros– incide en el daño que éste produce. Según el estudio Letalidad Encubierta publicado en 2016 por la Red Internacional de Organizaciones de Libertades Civiles (INCLO) y Médicos por los Derechos Humanos (PHR) “la fuerza del proyectil depende de varios factores, incluido su tamaño y velocidad (…) algunos de estos proyectiles tienen una velocidad inicial similar a la que presentan las municiones de plomo, como resultado el disparo de estos proyectiles a corta distancia puede presentar patrones de lesión similares a los observados con municiones de plomo, ocasionando heridas graves y en ocasiones secuelas permanente”. En ese documento también se insiste en que este tipo de munición es “potencialmente letal” o “menos letal” (8).

La composición química y las especificaciones técnicas de los proyectiles disparados por Fuerzas Especiales, no es lo único que pone en aprietos a la institución liderada por el general Mario Rozas. El doctor en criminología por la Universidad de Glasgow (y ex asesor del Ministerio Público), Javier Velásquez, cree que la decisión de no mencionar en el protocolo de Carabineros los modelos específicos de la munición que dispara la institución, se subordina a un problema mucho más grave.

– Con mis años de experiencia en homicidios te puedo asegurar que, para causar heridas penetrantes en la cabeza y en el torso, Carabineros debió necesariamente haber disparado hacia el tercio superior del cuerpo, no respetando ni el protocolo, ni las recomendaciones que hacen los fabricantes de las municiones potencialmente letales –relata.

Esta conclusión es respaldada por el informe “Disparos con escopeta antidisturbios, con empleo de cartuchería con perdigón de goma y sus efectos en la superficie del cuerpo humano”, elaborado por el Departamento de Criminalística de Carabineros el año 2012 y dado a conocer por Ciper el 21 de noviembre pasado (9). En él se advierte que las heridas penetrantes –como se evidencia en los múltiples casos documentados por distintos organismos de derechos humanos– se producen solo cuando el disparo es efectuado a una distancia de entre 5 y 25 metros.

La dispersión de los perdigones depende de la distancia con la que se efectuó el disparo. Según ese mismo informe, si el objetivo es impactado a 5 metros recibe los 12 perdigones; a 10 metros recibe 10; a 20 metros 5 y luego a 25 metros vuelve a recibir 10 perdigones. El documento concluye que recién a los 30 metros el impacto no genera heridas penetrantes, “solo lesiones leves, pese a que de igual forma existe el riesgo de generar una lesión ocular”. Por lo tanto, recomienda disparar a una distancia mínima de 30 metros y “apuntando siempre hacia el tercio medio inferior del cuerpo”.

TEC Harseim advierte en la ficha técnica que presentó a Gendarmería en la licitación de 2011, que el disparo no debe ser efectuado a menos de 20 metros y apuntando el arma a las piernas de los infractores, no hacia su cabeza ni el bajo vientre.

– De acuerdo a los resultados del informe de 2012, conociendo que el nivel de dispersión de los perdigones depende de la distancia, Carabineros decidió autorizar su uso en contra de grupos de personas, sabiendo que podían causar lesiones graves. Al parecer, esta decisión no fue sujeta a control civil, pero debió haberlo estado –afirma el experto en criminología, Javier Velásquez.

Al menos ocho cartuchos del modelo “bean bag” Defense Technology –no especificado en el protocolo de Carabineros– fueron registrados por fotógrafos en la intersección de Alameda con Lord Cochrane el lunes 28 de octubre, alrededor de las siete de la tarde. Los fabricantes de este tipo de munición recalcan en sus instructivos que no debe ser disparado a la cabeza.

El mismo día que tuvo lugar ese registro fotográfico, ingresó a la ex Posta Central un individuo con fractura craneal producto del impacto de una de estas municiones.

El informe Letalidad Encubierta de 2016, señala que los “bean bags” están diseñados “para apuntar solo a las piernas. Se ha demostrado que pueden ocasionar lesiones severas e incluso fatales cuando (las pelotitas de plomo) no se dispersan (dentro de la bolsa) durante el vuelo o cuando el saco se quiebra en el impacto”.

Según el autor del registro fotográfico del 28 de octubre, Pablo Rojas, en el sector de Alameda con Lord Cochrane había ese día aproximadamente unos 100 cartuchos percutidos, de colores plomo (“bean bag”) y azules (perdigones Tec Harseim). Unos jóvenes en bicicleta los estaban recogiendo y guardando en sus bolsillos. Uno tomó un puñado con ambas manos y Pablo tomó la foto en la que aparecen los cartuchos con el rótulo de la estadounidense Defense Technology.

La estudiante de enfermería Natalí Jarpa es coordinadora del Movimiento Salud en Resistencia. Atendió heridos el martes 29 de octubre en un punto de salud cercano a la estación de metro Los Héroes. Alrededor de las siete de la tarde llegó a esa improvisada enfermería un joven herido en la cabeza, de unos 25 años.

– Venía con casco y sangrando en la cabeza. Tenía un impacto súper grande en la parte parietal derecha, una herida contusa cortante. Aseguró que le llegó una especie de bolsa. El casco contuvo la fuerza del impacto y quedó todo destruido. Si no hubiera estado con casco, el impacto le hubiera destrozado el cráneo –aseguró a Ciper.

Aproximadamente diez minutos después, mientras atendía a este joven, llegó otro herido, de alrededor 50 años. El hombre venía con un corte de gran magnitud en uno de sus brazos y también relató que le había llegado una especie de bolsa.

– Por las características de las heridas, es imposible que se hayan producido por el roce o el impacto de una bala. También es poco probable que haya sido el impacto de una lacrimógena, pues ésta quema la piel y la herida no tenía ningún rastro de quemadura, ni irritación producto del gas. Tampoco pudo haber sido un perdigón. Por las características descritas, todo indica que fueron impactos de munición “bean bag”.

Chile y Colombia no son los únicos países donde las fuerzas de orden público han utilizado este tipo de proyectiles. En abril de 2000, el informe “Patrón de lesiones de una nueva arma policial: el Bean Bag” (10), recogió casos de 40 personas heridas con este tipo de munición por agentes de la policía de Los Ángeles (Estados Unidos) entre 1996 y 2000. Una de ellas con resultado de muerte. El documento concluye que “la envergadura de la lesiones (producto de este tipo de proyectil) plantea importantes consideraciones de salud pública, ya que el uso de esta arma ha sido adoptado por las policías en los 50 estados de Estados Unidos y en al menos 10 países”.

En junio de 2002, el medio estadounidense Los Angeles Times, aseguró (11) que los departamentos de policía de EE.UU comenzaron a abandonar su uso, tras concluir que “pueden ser peligrosamente inexactas y más letales de lo que afirman los fabricantes”. El artículo menciona que un grupo de abogados de un condado del estado de California, demandó a uno de los fabricantes de “bean-bags” más grande del país, “alegando que la compañía no advirtió adecuadamente a la policía sobre los peligros de la munición”. La investigación periodística planteaba que hasta ese año 2002 aún no existían estándares internacionales para regular el uso de estos proyectiles. Catorce años después, el informe Letalidad Encubierta, advierte nuevamente sobre la ausencia de normas o estándares internacionales que regulen el uso de armas “menos letales”.

Pero los fabricantes de bean bag estadounidenses, como CTS, Defense Technology y otros, no solo han vendido sus municiones a policías antidisturbios. Una serie de documentos filtrados por Wikileaks y reunidos en los Diarios de Guerra de Iraq y Afganistán, indican que entre 2006 y 2007 soldados estadounidenses dispararon munición “bean bag” contra civiles (12).

Hace algunos meses, el uso de “bean bags” para reprimir a manifestantes también causó revuelo en Hong Kong. El 11 de agosto, en medio de las protestas contra el gobierno chino, una enfermera perdió un ojo por el impacto de una de estas municiones disparada por fuerzas de orden. El proyectil le provocó estallido ocular y rompió sus huesos alrededor del ojo. Según el medio Hong Kong Free Press, la policía violó las normas del fabricante al disparar esta munición al tercio superior del cuerpo (13).

“Los Estados y organismos encargados de hacer cumplir la ley deben ser transparentes sobre la regulación del uso de las armas menos letales (…) esto debe incluir información de los riesgos resultantes del uso de tales armas. Siempre que sea posible, los Estados deberían considerar consulta pública antes de adquirir nuevos tipos de armas menos letales y los organismos encargados de hacer cumplir la ley deberían ser transparentes sobre los tipos de armas a su disposición”, señala la Guía de derechos humanos de las Naciones Unidas sobre armas menos letales en la aplicación de la ley (14).

(1) http://deptoddhh.carabineros.cl/assets/og_2635-protocolo_orden_publico.pdf
(2) https://ciperchile.cl/wp-content/uploads/Fichas-T%C3%A9cnicas-Defense-CTS.pdf
(3) https://ciperchile.cl/wp-content/uploads/Informe-Colegio-M%C3%A9dico.pdf
(4) https://ciperchile.cl/2019/11/16/informe-de-la-universidad-de-chile-radiologos-y-medicos-de-urgencia-perdigones-disparados-por-carabineros-contienen-plomo/
(5) https://ciperchile.cl/wp-content/uploads/Comunicado-prensa-Carabineros.pdf
(6) https://ciperchile.cl/wp-content/uploads/Informe-Labocar.pdf
(7) https://ciperchile.cl/wp-content/uploads/Ficha-T%C3%A9cnica-TEC-a-Gendarmer%C3%ADa.pdf
(8) https://www.cels.org.ar/web/wp-content/uploads/2016/12/Letalidad-encubierta.pdf
(9) https://ciperchile.cl/2019/11/21/ya-en-2012-informe-de-carabineros-advirtio-que-escopetas-antidisturbios-provocan-lesiones-letales-y-estallido-ocular/
(10) https://www.annemergmed.com/article/S0196-0644(01)72251-2/abstract
(11) https://www.latimes.com/archives/la-xpm-2002-jun-03-me-nonlethal3-story.html
(12) https://wardiaries.wikileaks.org/id/3583249D-AF40-4054-8BF5-89B6B4D9A636/ https://wardiaries.wikileaks.org/id/5465270E-D1CA-4E67-9869-B1B9701CB63E/
https://wardiaries.wikileaks.org/id/B2640FA1-F8CF-4246-A43C-0FC772009B48/
(13) https://www.hongkongfp.com/2019/09/01/hong-kong-police-breached-internal-manufacturer-guidelines-improperly-firing-projectiles/
(14) https://www.ohchr.org/Documents/HRBodies/CCPR/LLW_Guidance.pdf

Proyectiles “bean bag”: uno de los cartuchos que dispara Carabineros no figura en su protocolo

Más información:
– Los Carabineros están experimentando en Chile con nuevas armas fabricadas en Israel
– Un tribunal chileno prohíbe que los Carabineros lancen gases tóxicos a los manifestantes

– La guerra química en Chile, un Estado terrorista que masacra a su propio pueblo (una vez más)
– El lanzamiento de marcadores químicos contra los ‘chalecos amarillos’ en las manifestaciones

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: