domingo, abril 5, 2020

Sobre crítica discriminatoria: ¿Qué hace el The Wall Street Journal cuando el fuego ya quema las pestañas?

Noticias populares

Italia alza la bandera china y descuelga la de la Unión Europea.

La imagen está tomada en Italia a la entrada de un hotel, pero se repite en toda la península:...

Contagio: el ‘paciente cero’ surgió de Estados Unidos.

Estados Unidos está enfrascado en una guerra abierta con China, que no es sólo comercial. La desestabilización de Hong...

«Una bomba biológica» para Italia y España: Vinculan el Atalanta-Valencia en Milán con la aceleración de contagios por covid-19.

El pasado 19 de febrero, alrededor de 40.000 fanáticos del equipo italiano Atalanta se trasladaron desde Bérgamo a Milán...

Con motivo de una crítica insultante racialmente discriminatoria publicada a principios de este mes, el The Wall Street Journal está despertando una ira creciente en la comunidad internacional. Ahora el fuego ha quemado en su propia casa.

El 20 de febrero, los 53 empleados del Wall Street Journal enviaron un correo electrónico conjunto a la dirección del periódico, solicitando que se modificara el título del comentario “China es el verdadero valetudinario de Asia” publicado anteriormente, y una disculpa a la víctima. Los empleados dijeron que esto no es una cuestión de independencia editorial o la división entre informes de noticias y comentarios. Este es un título incorrecto y ofende profundamente a muchas personas, incluidos los chinos.

Este tipo de comprensión es objetiva y precisa, lo que demuestra que la racionalidad y la conciencia son siempre el rostro brillante de la naturaleza humana, y no dejan lugar para la malicia y el prejuicio.

Recordamos que el 3 de febrero, el Wall Street Journal publicó una reseña escrita por Walter Russell Mead, diplomático conservador de los Estados Unidos, que utilizó la extrema arrogancia e ignorancia para denigrar los esfuerzos de China para combatir la epidemia. Al mismo tiempo, el editor del Wall Street Journal le dio al artículo un titular racista como “China es el verdadero valetudinario de Asia”. Esto causó gran indignación en el pueblo chino y fue ampliamente condenado por la comunidad internacional.

Como todos sabemos, Estados Unidos es un país multiétnico, la discriminación racial no solo es políticamente incorrecta, sino también una cuestión moralmente prohibida y viola los códigos de conducta internacionalmente aceptados. El Wall Street Journal adopta descaradamente los titulares racistas, viola la ética profesional básica, subvierte los principios de informes objetivos, justos y precisos anunciados por el periódico, e incluso pierde la compasión y la conciencia más básicas.

Lo que es aún más escandaloso es que ante las repetidas gestiones solemnes de China y el llamado de cientos de miles de chinos para una disculpa de la Casa Blanca, el Wall Street Journal adoptó una “política de avestruces”, con las excusas de informes y comentarios independientes, se niega a disculparse y a investigar a los responsables, ¿eso es arrogante o carente de coraje?

Ante la malicia y el descrédito, China no es un “cordero silencioso”. Recientemente, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China anunció la revocación de tarjetas de prensa de los tres reporteros del Wall Street Journal en Beijing como respuesta al calumnioso y discriminatorio informe del periódico y su negativa a disculparse.

Esto es una consecuencia del manejo de los asuntos de periodistas extranjeros por parte de China de acuerdo con las leyes y regulaciones, y también es una consecuencia que el Wall Street Journal debe tomar por sus propias acciones. Es ridículo que el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, incluso haya condenado la medida legítima de China para defender sus derechos e intereses so pretexto de la “libertad de expresión”. Esa es realmente la tristeza de la política estadounidense.

Ante la malicia y el descrédito, China no es un «cordero silencioso». Recientemente, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China anunció la revocación de tres tarjetas de prensa de los reporteros del Wall Street Journal en Beijing como respuesta al calumnioso y discriminatorio informe del periódico y su negativa a disculparse. Esto es una consecuencia del manejo de los asuntos de periodistas extranjeros por parte de China de acuerdo con las leyes y regulaciones, y también es una consecuencia que el Wall Street Journal debe tomar por sus propias acciones.

Las personas notaron que en el correo electrónico conjunto de los 53 empleados del Wall Street Journal también analizaron los intereses comunes entre China y EE.UU. y señalaron que si no se toman medidas correspondientes, la marca, la capacidad de informar y la moral del personal del Wall Street Journal pueden verse dañados. Con respecto a estas palabras de advertencia, la alta gerencia del periódico debe estudiar y reflexionar bien, rendir cuentas lo antes posible a estos empleados tranquilos y racionales, a China y al mundo.

(Tomado de CRI)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: