De cómo España, Francia e Italia han instrumentalizado el COVID-19 para fines ajenos al COVID-19.

Noticias populares

Aparece una de las mayores fosas comunes de republicanos asesinados por los franquistas

El cementerio del Carmen de Valladolid se confirma como uno de los lugares donde se encuentra una de las...

Un tribunal portugués levanta el confinamiento porque las pruebas PCR no son fiables

El Tribunal portugués de Apelación ha ordenado levantar el confinamiento porque las pruebas PCR no son fiables. Es ilegal...

¿Golpe de mano contra Erdogan?

Erdogan tendría como objetivo inequívoco la implementación del Estado Islamista-Erdoganista en el 2016, lo que supondría el finiquito del...

Diego Herchhoren, basado en un texto de Thierry Meyssan.
@elbuenjuicio
Artículo relacionado sobre la “pandemia” de Gripe A en 2006: “El tamiflú, Donald Rumsfeld y el negocio del miedo

En las guerras modernas, la necesidad de involucrar a la población en el apoyo a medidas ajenas a sus necesidades ha sido un elemento esencial. Desde la auto voladura del Maine por parte de los EEUU para convencer a la población de que España era un enemigo en la Guerra de Cuba, hasta los atentados del 11 de septiembre, donde merecería la pena que todas las personas repasaran cómo ha ido cambiando su percepción de aquellos hechos desde aquella fecha hasta hoy, cuando un tal Jose María Aznar se sumó a la “alianza” mundial contra un terrorismo que no se sabía muy bien qué era y cuyas tesis hoy ya no sostiene nadie con un mínimo de sensatez. La receta es siempre la misma: ‎recurrir a la presión psicológica para lograr que la gente haga voluntariamente cosas sobre ‎las cuales se sabe que son inútiles, pero que mantienen a la gente entretenida.

Por ejemplo, en 2001, todo el mundo sabía que las personas acusadas de haber secuestrado ‎los aviones implicados en los acontecimientos del 11 de septiembre no aparecían en las listas de ‎pasajeros de esos aviones. Sin embargo, bajo el shock de los acontecimientos, la gran mayoría ‎aceptó sin chistar las acusaciones absurdas que emitía el entonces director del FBI -un tal Robert ‎Muller- contra los «19 secuestradores aéreos». Otro ejemplo: todos saben que el Irak ‎gobernado por el presidente Saddam Hussein disponía únicamente de viejos cohetes Scud soviéticos de ‎sólo 700 kilómetros de alcance, pero numerosos estadounidenses hermetizaron las puertas y ‎ventanas de sus casas para protegerse de los gases que el “diabólico dictador” planeaba lanzar ‎utilizar contra Estados Unidos. Hoy en día, tratándose del Covid-19, el confinamiento ‎voluntario a domicilio es lo que convence a cada cual de que la amenaza realmente existe“, afirma Thierry Meyssan en Red Voltaire.

Hay que recordar que el confinamiento de personas sanas sigue siendo una medida que no tiene unanimidad en la comunidad científica, ya que existen criterios que apuntan que sólo deben ser confinadas aquellas personas que presenten o hayan estado en entornos con síntomas.

Y ‎sobre todo, hay que recordar que el índice de mortalidad de esta epidemia no es significativo en comparación con una gripe común, bastante más mortal. ‎

Los casos de Italia, Francia y España

En Italia, se trató primero de aislar las regiones contaminadas siguiendo el principio de la ‎cuarentena, pero después se ha tratado de aislar a los ciudadanos unos de otros, lo cual implica ‎el uso de una lógica diferente. ‎

Según el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, y el presidente francés, Emmanuel Macron, ‎el confinamiento de toda la población a domicilio no apunta a vencer la epidemia sino a ‎ganar tiempo ante el contagio para que los hospitales no colapsen ante una afluencia excesiva ‎de enfermos. En otras palabras, no es una medida de carácter médico sino de naturaleza ‎puramente administrativa y no hará disminuir la cantidad de personas infectadas sino que sólo ‎distribuirá los casos en un periodo de tiempo más largo. ‎España, bajo el gobierno de PSOE-Unidas Podemos, ha seguido a pies juntillas esta lógica.

Para convencer a los italianos y a los franceses de que esa decisión se justifica, el primer ministro ‎italiano Conte y el presidente francés Macron dijeron contar con el apoyo de comités de expertos ‎científicos. Por supuesto, esos comités no tienen objeción en que la gente se mantenga ‎se quede en casa… pero tampoco se oponían a que continuaran sus ocupaciones ‎habituales. Después, Conte y Macron hicieron obligatoria la presentación de un formulario oficial ‎por parte de las personas que salen a la calle. Se trata de una declaración personal bajo palabra ‎de honor que las personas presentan llenando un documento que lleva el membrete del ‎ministerio del Interior, declaración que no es objeto de ninguna verificación. ‎

En el caso español, la pátina franquista de las medidas se percibe a la hora de anunciarlas. Un supuesto experto epidemiológico reclutado por sus dotes de comunicador, flanqueado por un alto cargo policial, un jefe del Ejército y otro de la Guardia Civil.

En definitiva, los gobiernos de Italia, Francia y España asustan a la población emitiendo imposiciones ‎inútiles, que los médicos especializados no aprueban: como la recomendación de portar ‎constantemente guantes y máscara.

La OMS dice lo que no dice para luego decirlo

Y lo más curioso de todo es la absoluta unanimidad mediática a la hora de encolumnarse detrás de las medidas y de la terapia de shock psicológico a la que se somete a la población, haciéndola partícipe de unas disposiciones completamente injustificadas. ¿Alguien puede explicar con algo de racionalidad qué hace el Ejército patrullando las calles, cuando los servicios hospitalarios, los únicos capaces de enfrentar un virus, están colapsados?. ‎

Otra de las formas de hacer que la población se someta a decisiones ilógicas es basar estas en una supuesta conclusión obtenida por un organismo internacional de referencia.

La Organización Mundial de la Salud, que como vimos en un post anterior, para nada es una organización neutral ni política ni económicamente, ha sido sin embargo la trinchera intelectual para tomar estas medidas de confinamiento de la población. Ahora que está tan de moda el término fake news, pues sí, esto es una fake news, ya que la OMS nunca ha recomendado la aplicación de la Ley Marcial que han decretado España, Francia e Italia, más bien al contrario.

Tedros Adhanom, director general del organismo, en su comunicado de 11 de febrero, declaró lo siguiente:

Texto completo, aquí.

Mi decisión se basó en las recomendaciones del Comité de Emergencia convocado con arreglo al Reglamento Sanitario Internacional para examinar los datos y las tendencias más recientes del brote.

Sobre la base de esas recomendaciones, pedí que se adoptaran medidas en siete áreas cruciales.

Esas medidas incluían: no restringir los viajes ni el comercio a raíz de la información actual; incrementar el apoyo internacional a los entornos frágiles; acelerar el desarrollo de vacunas, tratamientos y medios de diagnóstico; intensificar las medidas para luchar contra los rumores y la información errónea; examinar y fortalecer los planes nacionales de preparación para emergencias sanitarias con miras a frenar el brote; intercambiar datos, conocimientos y experiencias con la OMS y el mundo; y basar los esfuerzos por derrotar el brote en un espíritu de solidaridad y colaboración.”

Es decir, la medida del confinamiento y Ley Marcial “recomendada por la OMS” se trata de una noticia falsa difundida por los propios gobiernos español, francés e italiano.

El “escudo social” a la banca de Pedro Sánchez

Lo cierto es que, a pesar de las desastrosas consecuencias socioeconómicas que esta medida va a traer a decenas de miles de familias solo en España, ya podemos intuir algunas cosas.

El gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias ha anunciado un “escudo social” de 117.000 millones de euros, destinado según sus promotores a reflotar la economía post virus, pero nada más lejos de la realidad. Según escribe Marc Fortuño en El Blog Salmón, la letra pequeña de esta medida desvela que este escudo no tiene nada de social, y sí un impresionante capote a la banca española.

Esa abultada cifra tiene truco. En primer lugar, no es que el Estado ponga dinero sobre la mesa sino que estará detrás cubriendo con avales. A través del ICO, el Estado otorgará garantías de hasta 100.000 millones de euros, con el fin de facilitar la concesión de préstamos tanto a empresas como autónomos.

Podríamos pensar que la finalidad es ayudar a las empresas pero en realidad se está garantizando los activos de los bancos… Cabe recordar que la banca que ha vivido un desplome bursátil cercano al 50% en los últimos 30 días (stoxx600 banks) porque los inversores están descontando la reducción de los flujos esperados en la actividad bancaria.

Parecería como si esto fuera la tormenta perfecta para que los bancos limpiaran sus balances, mientras la sociedad está distraída con datos médicos parciales. Y es que la medicina, como todo, también tiene ideología.

Texto de Thierry Meyssan:Covid-19, propaganda y manipulación

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: