miércoles, octubre 21, 2020
Enlace externo

La pandemia de la corrupción supera a la del Covid-19

Noticias populares

EEUU involucra a Panamá en su conflicto contra China

El pasado 17 de agosto los gobiernos de Panamá y Estados Unidos firmaron un memorándum de entendimiento para promover...

Ejército ruso incrementa su presencia en el noreste de Siria

Un número de militares rusos han sido vistos dirigiéndose desde Latakia a la gobernación de Al Raqqa esta semana,...

Nueva normalidad, vieja discriminación

María Luna.— La crisis sanitaria  y el estado de alarma han puesto a prueba la permanencia de miles de...

Por: Martín Rodríguez Espinoza

El sector más beneficiado con los tratados de libre comercio, TLC, el sector que paga menos impuestos que un ciudadano común, el de grandes empresas, brinca de alegría por las medidas anunciadas por el Gobierno para «reactivar la economía».

Pero no se conforman con esos privilegios, son tan avaros y explotadores que piden que la Asamblea Legislativa avance en los tres nefastos proyectos que provocarán más desempleo, pobreza y miseria, incluido el que aumenta las jornadas laborales de hasta doce horas por día.

No se conforman con la evasión y elusión de impuestos, las grandes y multimillonarias empresas no se conforman con declarar CERO ganancias por más de una década, no se conforman con evadir en más de 2 billones de colones las cuotas obrero patronales a la CCSS, no se conforman con la explotación laboral, ahora se benefician del Estado llevando miles de millones que pertenecen a todo el pueblo a sus bolsillos para seguir siendo los millonarios más grandes de Costa Rica a costa del saqueo y la evasión.

Son los mismos que condenan que existan instituciones públicas que ayudan a los más pobres, los mismos que condenan el salario de los empleados públicos y son miserables con los trabajadores del sector privado, los mismos que exigen el cierre de instituciones públicas esenciales para el desarrollo social para hacerse dueños de esos negocios. Son los mismos que estafan al Estado con miles de artimañas como el caso Caja-Fischel, Alcatel, el Fondo de Emergencias, Yanber, la Trocha, el cementazo, la platina, las “consultorías” y cientos de casos más. Ahora, con el timo de la pandemia obtienen el pago por el apoyo financiero en los procesos electorales y se benefician de las “nuevas políticas económicas para reactivar la economía”.

Por supuesto que están felices, ellos son los únicos ganadores con el Covid-19.

Pero, ¿Saben qué?, eso es algo natural de un sistema político-empresarial corrupto como el que vivimos en Costa Rica, es más, es natural en un sistema capitalista inhumano que sumisamente aceptan nuestros gobernantes, y no hablo del PAC exclusivamente, hablo de todos los gobernantes desde 1948, pero con más desvergüenza desde hace 40 o 50 años.

Lenin lo define muy bien en “El imperialismo, fase superior del capitalismo” cuando habla de la acumulación y los cinco rasgos fundamentales del imperialismo.

Nos dice que “La concentración de la producción y del capital llega hasta un grado tan elevado de desarrollo, que crea los monopolios, los cuales desempeñan un papel decisivo en la vida económica”, y aquí es cuando recordamos que los grandes empresarios atacan los monopolios cuando son de todos (o sea del Estado) pero no cuando son privados.

Producto de esto nace la oligarquía financiera que vemos crecer y crecer en Costa Rica, pero crecen en cantidad de dinero, porque son pocas manos las que acumulan ese capital. Lenin nos dice que la fusión del capital bancario con el industrial y la creación, en el terreno de este “capital financiero”, da origen a la oligarquía financiera.

Esta oligarquía financiera pasa por sobre la productiva, la que al menos fomenta la producción industrial, las fábricas, las agrícolas, y dejan paso a lo que Lenin define como  exportación de capitales, “La exportación de capitales, a diferencia de la exportación de mercancías, adquiere una importancia particularmente grande; se forman asociaciones internacionales monopolistas de capitalistas, las cuales se reparten el mundo…” y aquí es cuando los países y los pueblos se convierten nada más que la herramienta productiva de su riqueza, “Ha terminado el reparto territorial del mundo entre las potencias capitalistas más importantes. El imperialismo es el capitalismo en la fase de desarrollo en que ha tomado cuerpo la dominación de los monopolios y del capital financiero, ha adquirido señalada importancia la exportación de capitales, ha empezado el reparto del mundo por los trust internacionales y ha terminado el reparto de toda la tierra entre los países capitalistas más importantes.”, y con una frase que suena lapidaria Lenin nos dice que, “El mundo ha quedado dividido en un puñado de Estados usureros y una mayoría gigantesca de Estados deudores.”

¿Esto tiene solución?, por supuesto que sí, y es lo que pueblos como el cubano, el venezolano, el nicaragüense hacen, con un tipo diferente de autogobierno, con opciones revolucionarias que enfrenten las imposiciones de los Estados Unidos de saqueo, pobreza y miseria. Fácil no lo es, para ello se requiere conciencia de quienes son los verdaderos enemigos del pueblo, identificarlos y organizarse para enfrentarlos, ¿De qué forma?, ¿cuál es la vía?, bueno ya los pueblos de Venezuela y Nicaragua han demostrado ganando sendos procesos electorales a los corruptos. Cada pueblo elegirá la forma y la vía que mejor se adapte a lo que busca, recordemos que Nicaragua derrocó a una criminal dictadura somocista y luego ganó las elecciones. Cuba derrotó la dictadura de Batista y ahora el pueblo elige a sus representantes desde abajo, desde el barrio, la fábrica, la escuela.

¿Cuál será la vía costarricense?, estamos ante ese reto, buscar la vía que necesariamente será de unidad popular, patriótica y antimperialista, ya vimos que la concesión a los corruptos solo nos ha dejado la profundización de los peores males, el desempleo, la pobreza, la miseria, la pérdida de derechos fundamentales y en muchos casos la muerte.

Hoy la narco mafia político empresarial detenta el poder, saquea y destruye todo a su paso, el pueblo costarricense debe asumir cambiar las cosas, antes de que sea muy tarde.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: