jueves, julio 2, 2020

CHINA. Otra versión de lo sucedido en Tiananmen el 4 de junio de 1989 que no difundirá falsimedia

Noticias populares

El Ministerio del Interior alemán define al coronavirus como «falsa alarma global» en un informe filtrado a la prensa

El gobierno alemán y los principales medios de comunicación han quedado en estado de shock después de que desde...

Drones británicos realizan asesinatos selectivos en Siria e Irak

Según reveló el sábado el diario local The Guardian, el Ministerio de Defensa del Reino Unido ha confirmado una...

Contagio: el ‘paciente cero’ surgió de Estados Unidos.

Estados Unidos está enfrascado en una guerra abierta con China, que no es sólo comercial. La desestabilización de Hong...

Hablemos de la «masacre» de Tiananmen, de 4-junio-1989, que NUNCA existió. Una de las mayores mentiras de la propaganda asesina de Occidente. En la plaza de Tiananmen no ocurrió absolutamente nada. Todo sucedió en los aledaños y las víctimas fueron sobre todo militares.

El gobierno de los EEUU participó activamente en la promoción de las protestas «prodemocráticas» a través de una maquinaria de propaganda extensa, bien financiada y coordinada internacionalmente, desde el momento en que comenzaron las protestas a mediados de abril de 1989.

En las protestas llamadas «prodemocráticas» de China, de 1989, el gobierno de EEUU intentó crear un clima de guerra civil. La emisora de la CIA, La Voz de América, aumentó sus emisiones en idioma chino a 11 horas/día hacia 2.000 antenas de China operadas por el Ejército Popular.

La protesta de Tiannamen fue liderada por estudiantes privilegiados bien conectados con universidades de élite de EEUU que reclamaban la instauración del capitalismo. Aquí vemos al «periodista» norteamericano del TIME, David Holley, haciendo de enlace con los manifestantes.

Chai Ling, la principal líder de los estudiantes, dio una entrevista a Occidente en la víspera del 4 de junio en la que reconoció que el objetivo era derrocar al Partido Comunista de China y que solo sería posible si el gobierno atacaba violentamente las manifestaciones.

¿Pero qué sucedió realmente el 4 de junio de 1989 en Beijing? La histeria generada sobre la «masacre» de la Plaza Tiananmen se basó en una narrativa ficticia sobre lo que exactamente ocurrió cuando el gobierno chino finalmente decidió despejar la plaza de manifestantes.

El Primer Ministro chino, Li Peng, se había reunido directamente con los líderes de protesta y la reunión se transmitió por televisión. Esto no calmó la situación, sino que envalentonó a esos líderes que sabían que tenían el respaldo total de los Estados Unidos.

Los líderes de la protesta erigieron una enorme estatua que se parecía a la Estatua de la Libertad de Nueva York, en el centro de la Plaza Tiananmen. Estaban señalando que sus simpatías políticas estaban con el capitalismo y EEUU. Su objetivo era derrocar al gobierno chino.

La mayoría de los informes de una supuesta masacre fueron hechos por periodistas que se estaban refugiados en el Hotel Beijing, a cierta distancia de la plaza. Graham Earnshaw, corresponsal de Reuters, pasó la noche entera cerca de Tiananmen y desmintió la supuesta masacre.

El relato de Earnshaw fue corroborado por el taiwanés Hou Dejian que estuvo en huelga de hambre en la Plaza en solidaridad con los estudiantes: «Estuve en la plaza hasta las 6:30 de la mañana y yo no ví ni tanques pasando por encima de estudiantes o que murieran 2000 personas».

Soldados desarmados ingresaron en la Plaza Tiananmen el 2 de junio. Sus vehículos fueron incendiados y ellos linchados con sus cadáveres colgados de los autobuses. Otros soldados fueron incinerados en el interior de los vehículos y muchos otros fueron golpeados por los violentos.

En una avenida en el oeste de Beijing, los manifestantes incendiaron un convoy militar completo de más de 100 camiones y vehículos blindados. Las imágenes aéreas de conflagración y columnas de humo refuerzan el argumento de que las tropas fueron la mayor parte de las víctimas.

Jay Matthews, corresponsal del Washington Post en Beijing, informó de lo ocurrido. El bulo de la masacre comenzó, según Matthews, con un «documento» ampliamente difundido donde un estudiante universitario describía «ametralladoras disparando a los estudiantes en la plaza».

Matthews dijo que «el New York Times dio a esta versión una enorme difusión el 12 de junio, pero no se encontraron pruebas para verificar la existencia de ese testigo. El informe era probablemente un trabajo de intoxicación de las agencias de espionaje de EEUU y Reino Unido».

En 2004, en el propio New York Times, el escritor de opinión David Brooks afirmó sin pruebas que 3 mil estudiantes fueron masacrados en la plaza, mientras que el líder estudiantil Wuer Kaixi afirmó haber visto a 200 estudiantes abatidos en la Plaza, propagando con éxito este bulo.

Lo que sucedió en China, el 4 de junio de 1989, no fue una masacre de estudiantes pacíficos, sino una batalla entre soldados del EPL y destacamentos armados del llamado movimiento prodemocrático, donde perdieron la vida alrededor de 300 personas (la mayoría soldados del EPL)

Los gobiernos de EEUU y Reino Unido esperaban que el gobierno chino fuese derrocado por las fuerzas políticas prooccidentales, como estaba comenzando a ocurrir en ese año de 1989 en la Europa socialista del Este. Pero no contaron con la firmeza del puño de hierro de China.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Cuba denuncia el impacto del bloqueo en el sector salud

El canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, denunció este miércoles 1º de junio que el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos contra...

Trabajadores de Ecuador rechazan la Ley Humanitaria

El Frente Unitario de Trabajadores de Ecuador anunció una nueva jornada de movilización nacional contra las medidas económicas del gobierno de Lenín Moreno, en...

Le puede interesar: