Cine negro chino

Este género tiene como características las historias sórdidas, los detectives antihéroes, escenarios violentos con trasfondos sociales de fuerte impacto, mujeres fatales y el fantasma de la corrupción minando el actuar de los protagonistas

Noticias populares

Aparece una de las mayores fosas comunes de republicanos asesinados por los franquistas

El cementerio del Carmen de Valladolid se confirma como uno de los lugares donde se encuentra una de las...

Un tribunal portugués levanta el confinamiento porque las pruebas PCR no son fiables

El Tribunal portugués de Apelación ha ordenado levantar el confinamiento porque las pruebas PCR no son fiables. Es ilegal...

Rolando Pérez Betancourt.— Se suele decir que el cine negro nació en Estados Unidos, pero fueron los franceses los que lo bautizaron como filme noir, además de otorgarle una formulación teórica y hacer, ellos mismos, grandes aportes a esa forma particular de concebir el «realismo poético» con influencias del expresionismo alemán.

El género saltó fronteras y se enriqueció, pero sin perder las características con que vino al mundo: historias sórdidas, detectives antihéroes, escenarios violentos con trasfondos sociales de fuerte impacto, mujeres fatales y el fantasma de la corrupción minando el actuar de los protagonistas.

¿Cómo pudieran adaptarse esas condicionantes clásicas a una historia que transcurre en una localidad de Manchuria, la región más áspera del norte de China, lugar de mucho hielo, noches largas y poca gente en las calles?

El chino Diao Yinan, perteneciente a la llamada sexta generación de directores de su país, no solo fue capaz de lograrlo con Carbón negro, hielo fino (2014), sino que repitió la jugada exitosa del neo noir rodando en 2019 El lago del ganso salvaje, dos filmes que lo situaron entre los directores más exitosos del género de los últimos años.

La primera de esas entregas mereció el Oso de Oro en el Festival de Berlín y la segunda fue aclamada en Cannes. Ambas cintas podrán verse próximamente por el canal Cubavisión.

Carbón negro, hielo fino presenta a un detective que, tras fracasar en el desentrañamiento de un caso de asesinato, termina derrumbado por el alcohol y la mala vida. Hay aires del Philip Marlowe creado por el escritor Raymond Chandler, y de Alfred Hitchcock, en lo concerniente a la relación que sostendrá este antihéroe por excelencia con una enigmática mujer, e igualmente del cine de Wong Kar-wai y Takeshi Kitano (en especial, las ironías de este último).

Influencias múltiples, sí, pero un estilo propio a partir de todas ellas y de las exigencias de un entorno lejos de los decorados citadinos bañados por las luces de neón, como es el caso de Carbón negro, hielo fino, donde la trama en torno al asesino que descuartiza por amor se ocupa más de la investigación policial y de la sicosis colectiva, que del mismo matador. Una película de sólido guion –esa era la especialidad del director Diao Yinan– que convoca al discernimiento y con un final ingenioso que nadie esperaba y muchos aplaudirán.

El lago del ganso salvaje, transcurriendo en un sórdido suburbio de una ciudad de China, sí le permite al realizador recrearse con cada representación clásica del thriller neo noir, y entonar una sinfonía de violencia a partir de la relación entre una prostituta y el jefe de una pandilla.

De nuevo el aire trágico envolverá a los protagonistas, delincuentes y mujeres desleales inmersos en un escenario de callejuelas oscuras, sombras y carteles lumínicos, porque –si bien el director chino ha demostrado ser un renovador– sabe él que la noche seguirá siendo la máxima protagonista del género.

Fuente: granma.cu

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: