Apuntes: Ser social y conciencia social

Publicado:

Noticias populares

A menudo, se puede escuchar entre los camaradas la siguiente frase: El Ser determina la Conciencia. Se trata de una frase equivocada. Hay muchos ejemplos de ello:

Lenin, era noble desde los 16 años, cuando su padre recibió el título nobiliario por méritos laborales. Pero a nadie se le ocurriría decir que Lenin tenía la mentalidad feudal o burguesa. Lo mismo se puede decir de Dzerzhinsky, que siendo hijo de otra familia noble, al igual que Lenin dedicó su vida a la lucha por los intereses de la clase obrera.

Engels era hijo de fabricante y uno de los lideres y principales teóricos del proletariado internacional. Marx se encuentra en la misma situación: intelectual burgués en su origen, dedica toda su vida a la causa de la clase obrera, al movimiento comunista internacional.

Ejemplos como estos hay muchos y demuestran claramente que el Ser de una persona, no necesariamente determina su conciencia. ¿Y qué es entonces lo que determina la conciencia del hombre?

Marx tiene un pequeño trabajo previo a La ideología alemana, de tan solo unas páginas, “Tesis sobre Feuerbach”, donde aparece una buena definición: “los hombres son producto de las circunstancias y de la educación”. Así pues, la educación, el entorno, amigos, familiares, incluso sucesos concretos influyen en el conjunto de ideas, las concepciones del mundo, en la conciencia de cada ser humano concreto.

Está claro que una persona que se dedica a ver televisión en su tiempo no laboral, tendrá un conjunto de ideas, una conciencia, mientras que los que transforman su tiempo no laboral en tiempo libre (de libre desarrollo) y estudian, por ejemplo, a los grandes pensadores, filósofos, tienen otra conciencia.

El término ser social significa el conjunto de producción y reproducción material. Para dedicarse a la ciencia, cultura, arquitectura se necesita de una base material, medios de vida: comida, ropa, casa… Desde la descomposición del Comunismo primitivo y la instalación de esclavitud, parte de la sociedad se dedicaba a la producción de alimentos y otros medios materiales, mientras que la otra parte podía dedicarse a la arquitectura, gobierno, arte, etc.

Gracias al progreso científico-tecnológico, la sociedad empezó a desarrollarse rápidamente de tal manera que hasta hoy nos impresionan las obras egipcias, griegas y romanas, su ciencia y arte.

La otra cara de la verdad es que los esclavos, aquellos sobre los que recaía el peso de toda la producción material, tenían una vida laboral que rara vez superaba los 15 años. Tras ese tiempo de duro trabajo la inmensa mayoría se hacían enfermos y viejos y morían prematuramente.

En base a ese ser social, fundamentado en el trabajo esclavo, se desarrollaba y la correspondiente conciencia social, conciencia esclavista. Los esclavos, que inicialmente provenían de las tribus conquistadas, debían agradecer a sus amos el que les perdonaban la vida y trabajar hasta la muerte a cambio de ella. Sus hijos ya nacían en el entorno esclavista, con la conciencia esclavista.

En este caso se ve perfectamente que es la forma de producción material lo que determina la conciencia social. La forma de producción esclavista, el ser social esclavista, genera necesariamente la conciencia social esclavista.

Lo dicho no significa, por supuesto, que no existía otro tipo de conciencia – conjunto de ideas sobre su propia existencia – de individuos concretos, como producto de su educación y circunstancias. La conciencia social esclavista no significa que no existían otras ideas que no fueran esclavistas. De ahí las revueltas y alzamientos de esclavos, por ejemplo en Roma. Sin embargo, en la mayor parte de cabezas las ideas predominantes eran esclavistas.

El desarrollo de los medios de producción, la aparición de nuevas herramientas y primeras máquinas, hacen cada vez menos eficiente su uso por parte de esclavos, considerándose por ellos como maquinas de su esclavización. Por otra parte, la clase parasitaria, apartada desde hacía siglos del trabajo productivo, degenera y se putrefacta arrastrando con ella las propias estructuras del Estado esclavista, lo que se refleja en repetidos fiascos de sus campañas militares primero, y de la defensa ante las revueltas internas y ataques desde fuera.

Caen los grandes imperios y en su lugar aparece toda una serie de nuevos estados, la mayoría de los cuales rechazan la esclavitud sustituyéndola por el feudalismo.

Oigo a muchos decir que la única diferencia entre la esclavitud y el feudalismo era que al trabajador dejó de considerarse “herramienta parlante”: ya no se le podía matar sin que hubiera una causa para ello. Se le podía comprar, vender, con tierra o sin tierra, con su familia o por separado, pero no matar sin causa concreta, como se practicaba en la esclavitud…

Es cierto, pero hay más diferencias: ahora el siervo trabaja parte de su tiempo para el feudal y la otra parte para alimentar a su propia familia en el terreno que para tal fin le entrega el feudal, lo que asegura que cuide las maquinarias y herramientas que le entrega su señor (sin ellas no puede labrar y su familia muere de hambre). Tanto el feudal como sus siervos están interesados en que las familias de los últimos sean grandes, tengan muchos hijos, sobre todo varones, para que aumente la producción. En caso de hambruna, el feudal incluso intenta mantener a sus siervos para no quedarse sin mano de obra. Ya no es solo dueño y señor, ahora se le considera “padre”.

Tenemos a la vista nuevas relaciones productivas y con ello se arraiga la nueva conciencia en la sociedad, la conciencia feudal. Fijaros que el siervo es mucho más libre que el esclavo, no solo no se le puede matar ahora, sino que decide y organiza parte de su tiempo cuando trabaja para su propio sustento.

El feudalismo es reemplazado por el capitalismo (para saber cómo, leemos el Capital), donde el trabajador se libera aun más, se libera del todo. Ya no está ligado a la tierra, ni obligado a trabajar para nadie. Es libre de todo tipo de obligación e incluso de cualquier posesión. Mientras los burgueses tienen muchas obligaciones, tienen fabricas que cuidar y controlar, el obrero parece libre.

El capitalismo libera al hombre de TODO, hasta de los medios de vida: si no trabajas para el patrón, no hay forma de sobrevivir. Los burgueses no son dueños de personas, con las nuevas relaciones productivas no hace falta alguna. Lo que no cambia, y es suficiente para mantener el control, es que los medios de producción siguen en manos de los privilegiados, en manos de la burguesía ahora. Y la única forma que tiene el trabajador de acceder a los medios de producción, es contratándose en condiciones que le ofrece el burgués: el trabajador es libre de no contratarse y morir de hambre o puede aceptar las condiciones impuestas y sobrevivir.

Las nuevas relaciones productivas, las nuevas formas de producción y reproducción material, generan nueva conciencia social. En el capitalismo se trata de Conciencia burguesa.

Es la forma de producir de una sociedad es lo que determina la conciencia predominante de dicha sociedad, porque la conciencia de la sociedad siempre es determinada por la clase dominante.

Si una sociedad es dominada por la clase esclavista, la conciencia social necesariamente es esclavista. Si una sociedad es dominada por la case feudal, la conciencia social es feudal. Si una sociedad es dominada por la burguesía, la conciencia social es burguesa. Y cualquier idea contraria, ya sea en la esclavitud, feudalismo o capitalismo es reprimida por la clase dominante en el ejercicio de su dictadura. Cualquier idea contraria es incapaz de conquistar las mentes de la mayoría: por una parte no lo permiten las relaciones productivas y, por la otra, no lo permite la clase dominante.

En el Capitalismo, la conciencia social se basa en que es Señor aquel quien posee los medios de producción. La ideología de la clase dominante es la ideología dominante. El Ser social, el Capitalismo o la dictadura de la clase burguesa, impone a la sociedad la conciencia social burguesa.

Para cambiar esta situación se necesita crear una sociedad donde no haya señores y vasallos. Este tipo de sociedad se llama sociedad comunista, donde la clase obrera toma el poder, sustituye la dictadura de la clase burguesa por la suya y la ejerce hasta la eliminación de las clases sociales.

La toma de poder por parte de la clase obrera es un proceso difícil, pues no hay posibilidad de transformación de la clase dominante de una forma en otra. Un esclavista puede liberar a sus esclavos y transformarlos en siervos, un feudal puede construir en su tierra una fábrica y transformarse en capitalista. La clase obrera tan solo puede arrancar el poder a la clase burguesa mediante una Revolución, un golpe, algo imposible sin violencia por la violenta resistencia que ejerce la burguesía para mantener su dominio. La democracia burguesa, como forma de Estado de la dictadura del Capital, no tiene mecanismos que permitan su propia destrucción.

Para entenderlo mejor se necesita clasificar las formaciones socio-económicas de forma dialéctica en tres, como la tesis, la antítesis y la síntesis: Sociedad primitiva sin explotación Sociedad con explotación Sociedad desarrollada sin explotación.

Comunismo primitivo (sociedad sin explotación) – tesis
Esclavitud, Feudalismo, Capitalismo (sociedad con explotación) – antítesis
Comunismo (sociedad sin explotación) – síntesis

Mientras que los pasos entre las diferentes sociedades basadas en explotación pueden suceder sin ninguna o con poca violencia (aunque sabemos que la Revolución burguesa generó en su día ríos de sangre en Francia, hay ejemplos de cambios menos dolorosos en otros lugares del mundo), los pasos entre la sociedad sin explotación y con explotación sin violencia son imposibles.

Una vez la clase obrera toma el poder, empieza a establecer nuevas relaciones de producción basadas en la propiedad social de los medios de producción. La conciencia social comunista viene después, en base a las nuevas relaciones productivas, en base al nuevo ser social.

Ramón Hernández

3 COMENTARIOS

  1. Olá Ramon, a sociedade primitiva não sabes como era, na esclavagista o escravo produzia mantido pelo dono, que não o deixava morrer por causa do prejuizo que isso representava. No feudalismo o servo produzia para si, era dono do seu trabalho, espoliado de uma parte pelo senhor, mas não morria de fome. Realmente horroroso é o capitalismo, em que o trabalhador não é dono do produto do seu trabalho e limita-se a vender o serviço. Desempregado morre de fome.

    O capitalismo representa o sistema social mais criminoso e injusto da história, pior que o feudalismo e que o esclavagismo. Um escravo romano ou um servo com a dispensa cheia é mais rico que um desrmpregado no capitalismo.

    Só o comunismo pode liquidar o capitalismo, e é urgente que se faça a revolução comunista para a humanidade não cair na barbarie, e iniciar uma nova era de desenvolvimento da felicidade humana.
    O capitalismo moribundo atingiu um patamar irracional em que 8 pessoas deteem 50% da riqueza mundial, e 1% detém 99% da riqueza mundial. O povo não se importa com isto. Tem de ser a minoria revolucionaria do partido comunista a fazer a revolução.

  2. Hola Pedro.

    Gracias por invertir tu tiempo en leer mis apuntes.

    Es cierto, tenemos muy poca información sobre el Comunismo primitivo. Tan solo podemos extrapolar los conocimientos sobre las tribus primitivas conocidas y pocos datos que quedan sobre las sociedades primitivas de América Latina o Australia. Aun así es muy poco. Espero que algún día los historiadores consigan las herramientas que permitan hacer un estudio más profundo.

    Lo que sí debemos tener claro es que previo a la esclavitud la civilización humana existió así como 70 mil años. Además, aplicando las herramientas del materialismo histórico, podemos comprender que no es posible la explotación sin el desarrollo de las fuerzas productivas: mientras una persona con su trabajo puede alimentar solo a una persona, no hay ninguna posibilidad de que exista la explotación. Pero sí es necesaria la cooperación para mantener la sociedad viva y en desarrollo: recolección y distribución de los alimentos, vestimenta, armas y herramientas primitivas, la defensa ante los animales y las tribus vecinas…

    Es decir: tenemos cooperación necesaria y explotación imposible. De ahí el término “Comunismo primitivo”.

    Por otra parte, no estoy de acuerdo con que el capitalismo es el sistema más criminal que otros. Prefiero hablar de la “injusticia” en vez de la “criminalidad” (la explotación es legal). Además, no creo que una persona a la que se le puede matar por el puro antojo de su dueño se sienta mejor que aquella a la que las leyes prohíben matar. Sí me parece el sistema más falso imposible: los esclavistas llamaban a sus esclavos “esclavos”, los nobles hacían lo mismo con los siervos… Los burgueses nos llaman iguales a ellos…

    El kit de la cuestión, creo, está en que el desarrollo de las fuerzas productivas, la cooperación en el trabajo hace inevitable la liberación del ser humano, pero su liberación definitiva y completa es posible única y exclusivamente con el fin de la explotación. Este fin es posible tan solo con el Comunismo.

    En todo lo demás estoy de acuerdo contigo.

    De nuevo gracias por leer estos apuntes.

    Recibe un saludo revolucionario,
    Ramón Hernández.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias