Cuarta noche seguida de protestas populares contra el paro y la carestía en Túnez

Publicado:

Noticias populares

En Túnez las concentraciones y manifestaciones contra el paro y la carestía se han convertido en un acontecimiento cotidiano, a pesar del toque de queda impuesto por el gobierno con el pretexto de la pandemia.

Los enfrentamientos con la policía también son cotidianos, lo mismo que las barricadas en las calles, la quema de vehículos y los saqueos de comercios.

El viernes en Siliana los manifestantes intentaron asaltar la vivienda de un policía después de que atacara a un pastor. El policía ha tenido que abandonar su domicilio y ha sido trasladado a otra localidad.

La semana pasada conoció cuatro jornadas seguidas de movilizaciones que, de momento, concluyeron anoche con batallas campales en los barrios populares de Túnez y las ciudades más importantes, como Bizerta.

Docenas de jóvenes han sido detenidos, dijo Khaled Hayuni, portavoz del Ministerio del Interior, quien pidió a los padres que vigilaran a sus hijos.

Los enfrentamientos más graves se produjeron en las afueras de Susa, donde la policía disparó botes de gas lacrimógeno en un intento de dispersar a cientos de jóvenes manifestantes que bloqueaban las carreteras.

Las movilizaciones populares aumentan la presión sobre el Primer Ministro, Hicham Mechichi, que ayer anunció una reorganización del gobierno que incluye nuevos ministros del interior, justicia y energía.

Las manifestaciones coinciden con el décimo aniversario de la llamada “Revolución de los Jazmines” que derrocó a Ben Ali y marcó el comienzo de la “Primavera Árabe”.

Fuente: mpr21.info

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Ante la crisis, otro frente nacional

Gracias al Paro Nacional el régimen retrocedió en su pretensión de seguir echando la crisis en hombros de las capas medias y de los empobrecidos, en su terco intento descargó lo más cruel de su represión contra los manifestantes hasta dejar en el suelo el prestigio de sus Fuerzas Armadas.