Declaración Internacional Conjunta de los Marxistas Leninistas Maoístas – 1° de Mayo 2021

Publicado:

¡PRIMERO DE MAYO ROJO, PROLETARIO E INTERNACIONALISTA!

Noticias populares

Resistir y luchar contra el sistema capitalista imperialista para avanzar hacia un nuevo poder en manos de la clase obrera y las masas populares, el socialismo y el comunismo.

 

Este 1° de mayo, los proletarios y los pueblos oprimidos del mundo se enfrentan a la propagación de la pandemia, que ha provocado más de 130 millones de infectados y más de 3 millones de muertos, producto del modo de producción capitalista, del imperialismo, de sus estados, sus gobiernos y sus lacayos.

Ya en el pasado los imperialistas habían producido muchos virus como resultado de desastres naturales, devastación social y pruebas de armas nucleares y biológicas. La pandemia se ha convertido en sufrimiento y masacres por su sistema, pero los muertos son nuestros. Los mismos científicos ahora admiten que los gobiernos son incapaces de frenar la pandemia y así afirman que el capitalismo ya no es útil.

Sabemos que solo la vacunación masiva frenará parcialmente esta cadena infernal, pero no hay vacunas para todos en cada país ni para todos los países del mundo. En el sistema capitalista imperialista todo está en manos de las multinacionales, todo se hace con fines de lucro, incluso las patentes y las vacunas se venden y compran en el mercado mundial de acuerdo con las leyes del capital. Los 5 principales fabricantes de vacunas han obtenido hasta ahora ganancias de 60.000 millones de euros y se calculan ganancias netas para este año de otros 70.000 millones de euros.

Los monopolios farmacéuticos tienen su base y están principalmente al servicio de un puñado de países imperialistas que explotan y oprimen a la inmensa mayoría de los pueblos del mundo. Hasta ahora el 80% de las vacunas se han vendido a este tipo de países, y así solo el 14% de la población mundial tiene acceso a estas vacunas mientras que el 86% restante solo tiene el 20%.

Esta «guerra de vacunas» se descarga sobre los proletarios y los pueblos. Vacunas para los ricos y muerte para los pobres para quienes no son suficientes. Para los países imperialistas las hay, mientras que faltan las necesarias para los países, naciones y pueblos oprimidos. Las vacunas, la esperanza para los pueblos de salir de la pandemia, se convierte en la realidad en ganancias para la burguesía y un gran negocio internacional donde la vida y la salud de la población no tienen valor. Las epidemias y las guerras continuarán mientras exista el pandémico sistema imperialista, destructivo para la humanidad, el medio ambiente, la sociedad y la cultura, un sistema moribundo que debe ser abolido.

La pandemia no provocó sino agravó la crisis del sistema imperialista, cada vez más devastadora. Los imperialistas, los capitalistas burocráticos y compradores y las clases feudales están tratando de aprovechar la crisis del covid-19, adoptando paquetes de medidas para rescatar a los capitalistas y descargar el peso de la crisis sobre los obreros, campesinos y sectores empobrecidos de la pequeña burguesía.

Avanza una nueva recesión mundial y la deuda de los grandes países crece dramáticamente, quedando al borde de la quiebra.

Ataques a los derechos de los trabajadores, reducción de las normas de seguridad laboral, aumento de la jornada laboral hasta 12 horas, horas extraordinarias no remuneradas, negación del salario mínimo, empeoramiento de las leyes laborales, asistenciales, ambientales y del sistema educativo.

Ataque a los sindicatos y a las organizaciones obreras clasistas y combativas.

Privatización de servicios de salud, educación, servicios públicos, privatización de empresas públicas.

Extensión de la educación en línea que aleja a las masas pobres de la educación, con estudiantes que se vuelven como robots.

Empresas de alta tecnología aumentan la explotación y su riqueza en manos de las clases dominantes, a través de la inteligencia artificial y la informática.

Negativa a gravar realmente los activos y las finanzas.

Mientras la economía capitalista imperialista se hunde en el lodo de la crisis, retrocede la economía en los distintos países debido a la propagación del covid-19, los confinamientos han estancado la vida del pueblo y creado enormes dificultades para los trabajadores, las masas campesinas y otros sectores oprimidos, especialmente los trabajadores migrantes, abandonados en la calle, sin comida ni agua, reprimidos y asesinados, junto al empobrecimiento y proletarización de sectores de la pequeña burguesía.

La pandemia se convierte en una nueva ocasión para una gigantesca acumulación de riqueza en manos de unos pocos, mientras hay enormes deudas y crece la especulación con las inversiones financieras.

La pandemia se ha convertido en una de las principales amenazas para la humanidad, acentuando la tendencia a la guerra, la sed de ganancias de los imperialistas y la destrucción del medio ambiente. La crisis que ha estallado en el mundo ha provocado una intensificación sin precedentes de las contradicciones fundamentales. La contienda imperialista alimenta la tendencia hacia una nueva guerra de reparto, con el imperialismo estadounidense en primera fila, empeñado en desarrollar una nueva guerra fría contra Rusia y China, también en golpear y alinear a las demás potencias imperialistas, Europa, Japón, etc., dentro de la OTAN. Los imperialistas estadounidenses y la OTAN continúan la invasión a Afganistán, Irak, Siria junto a otras potencias imperialistas. Todos los imperialistas están involucrados en guerras y agresiones en todos los rincones del mundo, con una creciente escalada de la carrera armamentista. Mientras las masas mueren de enfermedades, miseria y explotación, contaminación y devastación ambiental, los imperialistas siguen poniendo sus manos rapaces sobre todas las fuentes de energía, materias primas y todo tipo de recursos en África, Asia, América Latina, originando grandes oleadas de migración masiva huyendo de la miseria y la muerte.

Frente a todo esto, los proletarios y las masas populares desarrollan la rebelión y la resistencia en diferentes escenarios y con diferentes características en todos los rincones del mundo, desde las grandes huelgas generales a los levantamientos populares, de las luchas armadas anti-imperialistas, a las guerras populares en India y Filipinas, y perseveran en Perú y Turquía en la vía de la guerra popular, la reorganización del Partido y del ejército guerrillero popular.

Los estados y gobiernos responden con masacres y represión y utilizan el confinamiento como una guerra contra el pueblo, para fortalecer sus estados, desarrollando el moderno fascismo, el estado policial en los países imperialistas y más aún en los países oprimidos por el imperialismo.

Este mundo debe ser derrocado. Las clases dominantes no merecen, no tienen derecho a seguir gobernando.

Los proletarios y los pueblos oprimidos no pueden aceptar el horror sin fin de este sistema mundial, necesitan un mundo nuevo. ¡Que es el nuevo mundo, sin explotación, opresión, pandemias y guerras!

Este año se celebra el 150 aniversario de la Comuna de París.
Marx planteó clara y científicamente que: «la Comuna era, esencialmente, un gobierno de la clase obrera, fruto de la lucha de la clase productora contra la clase apropiadora, la forma política al fin descubierta que permitía realizar la emancipación económica del trabajo». (Marx, La guerra civil en Francia).

Engels dijo «Mirad la Comuna de París: aquí está la dictadura del proletariado».

La Comuna de París con sus decretos suprimió el ejército permanente y lo reemplazó con comisarios que podían ser revocados en cualquier momento, pagados con salarios como los trabajadores. La mayoría de sus integrantes eran trabajadores o representantes reconocidos de la clase obrera que realizaban su trabajo con humildad, conciencia y eficacia; las fábricas y los talleres fueron entregados a las asociaciones de trabajadores.

La Comuna ha demostrado que el proletariado no puede conquistar el poder político sin una revolución violenta.

Sobre todo, la Comuna ha demostrado que no es suficiente que la clase obrera se apodere de la vieja maquinaria del Estado, sino que debe destruirla, porque esta es la condición previa para todas las revoluciones populares.

La Comuna indica lo que se necesita hoy para solucionar los principales problemas de los proletarios y de las masas: la revolución que permita a los proletarios tomar el poder y resolverlos en pocos días.

Esta es la causa por la que vale la pena organizarse y luchar, vivir y morir, para acabar con el sistema del capital y el imperialismo que nos da crisis y pandemia, explotación, empobrecimiento, devastación ambiental, barbarie fascista, sexista y racista, gobiernos de políticos corruptos al servicio de los patrones, parásitos financieros y sociales, represión y guerras.

En este 1° de mayo los proletarios y las masas populares deben, en todas las formas posibles, en todos los países y a nivel mundial, expresar su máximo compromiso para:
– intensificar la lucha de clases, fortalecer sus instrumentos de resistencia y defensa, los sindicatos de clase – como escuelas de la guerra y de comunismo – las luchas obreras en las fábricas, en los sectores de máxima explotación, en las nuevas realidades del trabajo asalariado: Amazon, riders, call-center;
– fortalecer y apoyar a las masas campesinas que hoy en la India, con el asedio del régimen del fascista Modi, dan una indicación a todas las masas campesinas de los países oprimidos del mundo;
– desarrollar el movimiento popular de mujeres según la línea, las ideas y prácticas del feminismo proletario revolucionario, que dice ¡NO! a la discriminación y la desigualdad, a los feminicidios/ violaciones y a la negación del derecho al aborto, ¡NO! a la doble opresión de una moderna Edad Media y servidumbre feudal;
– desarrollar el frente único, esforzándose para unir las diferentes corrientes de lucha, para construir y fortalecer frentes antifascistas, anti-imperialistas, anti-burguesía compradora, anti-feudales, de proletarios, masas campesinas, estudiantes, migrantes, sectores oprimidos de vieja y nueva pobreza;
– intensificar la lucha militante contra el fascismo y el racismo;
– transformar la rebelión de las masas juveniles en una organización revolucionaria de vanguardia contra el Estado burgués;
– unir fuerzas por la liberación de los presos políticos y de todos nuestros hermanos de clase encerrados en las mazmorras del imperialismo y la reacción;
– dar nueva vida y nuevo desarrollo en los países oprimidos por el imperialismo a la lucha de liberación nacional para expulsar a las tropas imperialistas de esos países y combatir las fuerzas reaccionarias a su servicio.

Debemos aprovechar eficazmente esta condición favorable para superar la difícil situación del movimiento revolucionario y llevarlo adelante.

Este inmenso trabajo de masas necesita la dirección de los comunistas, de los comunistas de hoy, los marxistas-leninistas-maoístas, que construyan, en el fuego de la lucha de clases y en estrecha conexión con las masas, comenzando desde abajo para crear hasta arriba los partidos para la revolución de Nueva Democracia y Socialista, según las condiciones en los diferentes países del mundo.

Partidos que organicen las verdaderas vanguardias de la clase obrera, formadas por la teoría científica revolucionaria de Marx, templadas por el acero de las enseñanzas de Lenin, al servicio del pueblo como plantea Mao.

Partidos capaces de criticar y autocriticarse, de hacer un balance de las victorias y derrotas del proletariado en cada país y en el movimiento comunista internacional.

Partidos que se desprendan del revisionismo, oportunismo, economismo, parlamentarismo, pacifismo, pero que no caigan en formas sectarias, dogmáticas y extremistas pequeñoburguesas, atrasadas y perdedoras.

Sin clase y sin masas no hay Partido, ni revolución, ni internacionalismo.

Estos partidos pueden hacer avanzar las guerras populares donde ya están en curso, principalmente en el enorme subcontinente indio, y comenzar el camino tortuoso pero luminoso de la guerra de clases, la guerra revolucionaria, la guerra popular prolongada que conduzca a una insurrección triunfante. Los partidos y organizaciones comprometidos con seriedad y determinación en este camino necesitan y deben unirse hoy, socializar las experiencias, unir las fuerzas para unir las luchas proletarias y las luchas de liberación anti-imperialista de los pueblos oprimidos.

Contra la internacional de los gobernantes del mundo y sus lacayos, se necesita la lucha internacional de todos los obreros contra la explotación capitalista mundial, porque pertenecen a la misma clase en todos los países, por encima de las diferencias de nacionalidad, religión, ideas políticas, raza y sexo.

El internacionalismo proletario nos llama hoy a realizar una Conferencia Internacional Unificada de todos los partidos y organizaciones, basada en el marxismo-leninismo-maoísmo como un segundo paso – después del Movimiento Revolucionario Internacionalista inicialmente glorioso y luego fracasado por el revisionismo de la “nueva síntesis” de Avakian y el “camino” Prachanda – hacia los 100 pasos que nos conduzcan a la nueva Internacional Comunista.

Afirmamos audaz y firmemente que los imperialistas y reaccionarios de todo tipo al final colapsarán y los pueblos oprimidos del mundo conquistarán la victoria final de las revoluciones de nueva democracia y proletaria a escala mundial para el triunfo del socialismo y el comunismo.

¡Viva la Comuna de París!

¡Luchemos abiertamente y con las armas adecuadas por el poder proletario!

¡En la lucha del presente con la visión del futuro!

¡Con los pies en el suelo, para un nuevo asalto al cielo!

¡Viva el marxismo – leninismo – maoísmo!

¡Abajo el imperialismo, el capitalismo y todos los regímenes reaccionarios a su servicio!

¡Viva el internacionalismo proletario!

¡No tenemos nada que perder sino nuestras cadenas, tenemos un mundo que ganar!

Comité por la Construcción del Partido Comunista Maoísta, Galicia – Estado Español
Grupo Maoísta Camino Rojo – Irán
Línea de Masas – Canadá
Núcleo Comunista -Nepal
Partido Comunista (Maoísta) de Afganistán
Partido Comunista maoísta – Italia
Partido Comunista de Nepal (Maoísta-Revolucionario)
Partido Comunista Revolucionario Canadá (PCR-RCP)
Partido El Kadehines – Túnez
Partido (Marxista-Leninista) de los trabajadores – Estado Español
Unión Obrera Comunista (MLM) – Colombia

1 COMENTARIO

  1. Ni una palabra sobre el Derecho de Autodeterminación de los Pueblos y ni una mención directa a Stalin. Desde Euskal Herria-Nafarroa, un patriota socialista vasco.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias