Inglaterra y Francia se preparaban activamente para atacar a la URSS a finales de los años 30

Publicado:

En 1939-1940 Inglaterra y Francia se preparaban activamente para asestar un golpe conjunto a la URSS y destruir los yacimientos petrolíferos de Bakú, como demuestran los documentos, presentados por primera vez en Moscú en la exposición "En vísperas de la Gran Guerra Patria". 1 de septiembre de 1939 - 22 de junio de 1941".

Noticias populares

La exposición se inauguró el miércoles en Moscú en la Sala de Exposiciones de los Archivos Federales.

 

Presenta una amplia gama de documentos históricos almacenados en los archivos federales rusos, los archivos estatales bielorrusos, así como en los archivos departamentales del Ministerio de Asuntos Exteriores, el Ministerio de Defensa y el Servicio de Inteligencia Exterior de Rusia.

La exposición presenta más de 300 fuentes históricas, muchas de las cuales se investigan por primera vez. El proyecto se ejecutó con el apoyo del Fondo de Subvenciones Presidenciales.

“Lanza” dirigida a Transcaucasia

Inglaterra y Francia, temiendo el fortalecimiento del Tercer Reich a costa de los suministros de la URSS, especialmente el petróleo, tras la firma del pacto de no agresión soviético-alemán (el Pacto Molotov-Ribbentrop) en agosto de 1939, planificaron las acciones militares contra la Unión Soviética.

Se planeó bombardear los campos petrolíferos de Bakú, así como los puertos soviéticos del Mar Negro, Tuapse y Batumi.

Para contrarrestar la alianza soviético-alemana también consideraron la desestabilización del Cáucaso mediante la activación de los movimientos nacional-separatistas y religiosos y, como último recurso, la invasión militar de la región por parte de los ejércitos francés y británico.

La supuesta operación contra las regiones soviéticas productoras de petróleo se denominó Pike (“Lanza”).

A finales de marzo de 1940, el Alto Consejo Militar Anglo-Francés decidió planificar un ataque a Transcaucasia. Pero un mes después, el Primer Ministro británico Neville Chamberlain dijo que la Unión Soviética estaba cambiando su rumbo político hacia Alemania, y la Operación Pike fue cancelada.

Según los archivos de acceso público, el 4 de noviembre de 1939 el Comisario del Interior de la Unión Soviética, Lavrenty Beria, citando información recibida en París por la residencia de la inteligencia exterior soviética, informó al Comisario de Defensa, Kliment Voroshilov, sobre el envío secreto de tropas británicas y francesas en el Este.

Según su información, unos 300 mil soldados estaban siendo cargados en el Golfo Pérsico y enviados a los puertos de Siria bajo el mando del general francés Maxime Veigan.

Las agencias de inteligencia francesas habían recogido información detallada sobre la topografía del terreno, las condiciones de las carreteras y las barreras naturales en Georgia, Armenia y Azerbaiyán, dijo Beria en otro informe a Voroshilov a mediados de diciembre de 1939.

La inteligencia militar soviética también informó de los planes de Londres y París.

A principios de febrero de 1940, Ivan Proskurov, jefe de la Quinta Dirección del Ejército Rojo, envió al viceministro de Defensa Grigory Kulik un informe de inteligencia “sobre los acontecimientos en el Oeste”.

“Según la información procedente de los círculos masónicos de Bélgica, el plan estratégico anglo-francés de operaciones de las fuerzas aliadas en Oriente Medio bajo el mando del general Weygan contra el Transcáucaso soviético se basa en la creencia de que la falta de capacidad de transporte de la URSS para el suministro oportuno de tropas y suministros desde las regiones internas de la Unión Soviética”, escribió Proskurov.

Pero los dirigentes soviéticos tomaron las medidas oportunas.

El 4 de mayo de 1940, el Comité de Defensa, dependiente del Consejo de Comisarios del Pueblo de la URSS, emitió un decreto “Sobre la provisión de transporte de unidades y bienes del Comisariado del Pueblo de Defensa a los Distritos Militares de Transcaucasia y Cáucaso Norte”, destinado a reforzar las fuerzas del Ejército Rojo en Transcaucasia.

Este documento fue facilitado para la presente exposición por el Archivo Estatal de Rusia.

Montañeros listos para sabotear

Los franceses y los británicos consideraron que el sabotaje del territorio soviético era una de las formas de lograr sus objetivos en el Transcáucaso.

La exposición en los Archivos Militares Estatales de Rusia presenta el original de una comunicación de Beria a Voroshilov sobre la cooperación entre los emigrantes de las zonas montañosas prominentes y la inteligencia militar francesa.

En un documento fechado el 22 de marzo de 1940, el Comisario del Pueblo del NKVD citó la información recibida por la inteligencia extranjera soviética en el país.

“Los representantes de la emigración de montaña Khakandokov, Klych-Girey y Chermoev fueron invitados al Estado Mayor, donde se les dijo explícitamente que si querían contar con el apoyo del gobierno, debían realizar una serie de tareas del Segundo Buró”, escribió Beria.

La “Segunda Oficina del Estado Mayor” se llamaba en aquellos años el órgano de inteligencia militar francés.

Desde el Estado Mayor, tres emigrantes fueron enviados inmediatamente a la “Segunda Oficina”, donde se les pidió que nombraran a “personas absolutamente fiables” y las entregaran a la plena disposición de la inteligencia militar francesa. “Fueron nombrados siete hombres. Estas personas están destinadas al trabajo subversivo en Transcaucasia”, – informó el Comisario del Pueblo del NKVD.

Según Beria en el Estado Mayor Khakandokov, Klych-Girey y Chermoyev declararon que la dirección de la emigración montañesa siempre había estado en contra de la monarquía rusa y “en virtud de la afinidad nacional e histórica estaba a favor de la anexión de Dagestán y Azerbaiyán a Turquía”.

El sultán Klych-Girei era un líder del Movimiento Blanco. En 1921 emigró a Turquía y luego a Europa. En la emigración se dedicó a la propaganda y al trabajo político en el “Comité para la Independencia del Cáucaso”, que incluía a los líderes de los nacionalistas de las montañas. Durante la Segunda Guerra Mundial colaboró activamente con los nazis. Participó en la formación de la 2ª legión del Cáucaso Norte de la Wehrmacht, que posteriormente dirigió.

Esta legión fue brutal en Croacia, quemando hasta los cimientos las granjas en las que se divisaba a los partisanos yugoslavos.

Sin embargo, las unidades de Highlander fueron consideradas por los nazis como las más poco fiables y las más propensas a la deserción de todas las legiones nacionales.

En 1942-1943, estando el territorio de su Adiguesia natal ocupado por los nazis, Klych-Girey llamó a sus compatriotas adiguesios a ayudar activamente a los nazis en su lucha contra la URSS. A finales de mayo de 1945, Klych-Girey se rindió en Austria a los ejércitos ingleses y éstos lo extraditaron a la Unión Soviética.

El Colegio Militar del Tribunal Supremo de la URSS condenó a Klych-Girey a muerte por traición y lo ahorcó en Moscú en enero de 1947.

En 1997, el Colegio Militar del Tribunal Supremo lo declaró irrecuperable.

Konstantin Khagondokov (Khakandokov) fue un antiguo general de división del ejército imperial ruso. Durante la Guerra Civil emigró a Francia, donde se convirtió en industrial y accionista de la producción de petróleo. Participó activamente en la vida de las organizaciones militares de emigrantes rusos en París. Uno de los fundadores de las grandes logias masónicas que operaban en Francia en los años 1920-1930.

Chermoyev era uno de los parientes del gran industrial del petróleo Abdul Medjid (Tapi) Chermoyev (1882-1937), que se trasladó con él a París durante la Guerra Civil.

Fuente: rusvesna.su
spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias