¡Levantamiento campesino sacude Perú! El gobierno decreta ‘intervención militar’ (AND)

Publicado:

Noticias populares

 

Cientos de campesinos peruanos luchan contra los monopolios mineros. Entre las acciones de las masas en lucha destacan las huelgas, paros, sabotajes con incendios en instalaciones e incluso confiscaciones. Desencadenada a fines de octubre, la lucha se extendió por todo el país, desde los departamentos de Ayacucho, Lima, Ancash, Loreto y Piura y continúa.

Perú es uno de los mayores productores mundiales de plata, cobre y oro. La minería es uno de los motores económicos del capitalismo burocrático en Perú. Y también es uno de los más responsables, junto con el latifundio del que depende, de la miseria de los campesinos e indígenas peruanos.

Cientos de miles de campesinos luchan contra este tipo de actividades mineras, que califican de depredadoras. La minería desaloja a los campesinos de sus tierras, obligándolos a trabajar a cambio de salarios miserables, a menudo en relaciones precapitalistas. La explotación de minerales, sobre todo, también devasta el entorno geográfico e impide que se cultiven las tierras vecinas, aumentando la proporción de campesinos que se ven obligados a vender su parcela y engrosar las filas de la masa de asalariados. Todo con el objetivo de enviar grandes remesas de utilidades, derivadas de la explotación de la mano de obra en la extracción de la riqueza natural peruana, a los países imperialistas, sedes de empresas mineras.

AYACUCHO: CIENTOS QUEMAN EMPRESA MINERA

Los campesinos incendian la empresa minera Apumayo. Foto: Apumayo

El 29 de octubre, alrededor de 500 campesinos organizados para reclamar sus derechos invadieron las instalaciones de la empresa monopolista minera de oro Apumayo, en Ayacucho. Los campesinos reclaman el cierre definitivo de las minas Apumayo, Inmaculada (Ares), Breapampa y Pallancata. Desde el día anterior, los mineros de las provincias Ayacuchan de Lucanas, Parinacochas y Páucar del Sara habían estado en huelga contra las empresas mineras imperialistas.

La policía fue convocada por la empresa imperialista y reprimió a los campesinos con balas de goma, hiriendo al menos a diez personas. Luego, los campesinos prendieron fuego a las oficinas administrativas, así como a unos 20 vehículos de la empresa, una bomba minera, el comedor y una planta de procesamiento. Además, se cortó la electricidad y se confiscaron algunos objetos, incluidos explosivos.

Aterrada por la rebelión popular, la empresa minera Apumayo asegura que los hechos fueron realizados por “gente de fuera de la provincia”. Continuando en su búsqueda por distorsionar la realidad y criminalizar las protestas campesinas, la empresa continúa afirmando que las acciones fueron “impulsadas por líderes con intereses económicos que buscan obstaculizar el desarrollo de una actividad fundamental para el progreso del país”.

Un centenar de campesinos acudieron ese mismo día a la empresa minera Breapampa, también en Ayacucho, y prendieron fuego a un taller de mantenimiento mecánico y apedrearon las oficinas y dormitorios de las instalaciones.

EN ANCASH, UN BLOQUEO DE 50 KM

El mismo día, los manifestantes prendieron fuego a un camión cisterna en medio de protestas contra el monopolio minero de Antamina. La protesta tuvo lugar en el departamento de Ancash, en la comunidad campesina de Aquia. También se sumaron al paro las comunidades campesinas de Huallanca y la comunidad de Catac.

Antamina es la mina de cobre más grande del Perú. Controlado por un consorcio transnacional, el australiano BHP Billinton (el mismo que controlaba la represa Mariana, en MG, Brasil, junto a la brasileña Samarco) y la empresa suiza Glencore. El yacimiento Antamina se extrae de cobre, plata y zinc, y se encuentra en una de las diez minas más grandes del mundo en términos de volumen de producción, siendo la mina más grande del Perú.

El 31 de octubre, la minera imperialista suspendió sus operaciones debido a las combativas protestas de los campesinos. Antamina instó al gobierno a “restablecer el orden” para retomar el “diálogo entre las partes” e indicó que mientras “no se cumplan esas condiciones no podremos seguir operando”. Se sienten latentes “y que necesitan volver a una membresía que es igual a la que “siempre ha permitido el impulso de obras y proyectos para el desarrollo en Ancash durante los últimos 20 años”.

El paro fue una victoria para la huelga que se estaba produciendo en la región. Los campesinos pararon sus actividades contra la usurpación de sus tierras por parte de la empresa minera. Cerca de 50 kilómetros de la vía fueron bloqueados con piedras, palos y montículos de tierra para evitar el paso de vehículos de Antamina.

SE ORGANIZA LA COMUNIDAD Y LA EMPRESA SUSPENDE ACTIVIDADES

En la provincia de Oyón, departamento de Lima, toda la comunidad local también viene organizando un paro desde el 13 de septiembre. Como resultado, la empresa Buenaventura presentó el 29 de octubre una solicitud de suspensión temporal de sus actividades en la mina Uchucchacua.

Buenaventura Mines Company es el monopolio minero de metales preciosos más grande de Perú.

ESTACIÓN DE PETRÓLEO TOMADA POR CAMPESINOS

En el municipio de Manseriche, más de 200 campesinos e indígenas peruanos han estado, desde el 10/04, controlando e impidiendo el funcionamiento de una estación que produce petróleo. La estación 5 del Oleoducto Norperuano, propiedad del monopolio burocrático estatal Petroperú, no ha sido utilizada desde entonces. Está ubicado en la región amazónica de Loreto.

El paro regional fue convocado por la Federación Indígena Awajún de Río Apaga (Fenara) y por la organización de Pueblos Afectados por la Actividad Petrolera (PAAP) y lleva más de un mes. “Es el resultado de haber agotado las demandas de diálogo en la capital limeña”, dijo Jorge Pérez, presidente de la Asociación Interétnica para el Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep).

Los manifestantes exigen el cumplimiento de las promesas hechas por gobiernos anteriores, incluida la descontaminación de las áreas afectadas por el derrame de petróleo. También demandan salud y educación, con la construcción de infraestructura básica. Fenara ha advertido al gobierno que no lo provoque enviando policías.

El bloqueo de la estación petrolera continúa hasta principios de noviembre, con el cierre del servicio de transporte de crudo. Se estima que la pérdida supera los 3 millones de dólares (casi R $ 17 millones).

Campesinos indígenas se apoderan de una estación petrolera en Perú. Foto: Reproducción

INCENDIADOS LATIFUNDIOS CON PLANTACIÓNES DE CAÑA

En medio de la rebelión desatada en todo el país, decenas de campesinos invadieron el monopolio de Canãbrava, ubicado en La Huaca, departamento de Piura. La empresa minera burocrática se encarga de plantar más de 100 hectáreas de caña de azúcar para la producción de etanol.

La acción de protesta de las masas tuvo lugar el 30 de octubre, a las 14 horas, cuando campesinos y trabajadores invadieron la sede de la empresa Cañabrava e incendiaron vehículos y una serie de bienes pertenecientes a los reaccionarios. Las masas protestaron contra la quema de caña de azúcar para la producción de etanol, hecho que afectó y afectó a toda la región con mucho humo.

“¡Es algo catastrófico! Los niños están intoxicados con humo dentro de nuestras casas. No tenemos a quién quejarnos, ¡no hay autoridad! ”, Denunció un vecino que participó de la protesta en una entrevista con ATV , el monopolio de la prensa peruana. Los vecinos también informaron que acudieron a Lima, la capital del país, a buscar soluciones y no fueron recibidos. También hay denuncias de que la comunidad ha sido perjudicada por la actividad del latifundio durante más de 10 años.

Según el terrateniente Rocco Zelota, asustado por la lucha campesina, las pérdidas incluyen daños y destrucción de 100 hectáreas de cultivos de caña de azúcar con su sistema de riego tecnificado, una bomba motorizada, un tractor, una excavadora, dos camiones de la empresa, una camioneta de un proveedor, cuatro motos de Caña Brava, una máquina de cuatro ruedas y material de oficina. Los daños totales están valorados en más de un millón de dólares.

Rocco Zelota también manifestó que está “trabajando en estrecha colaboración con la Policía Nacional del Perú” que está realizando investigaciones con los medios para investigar. La Defensoría Pública de Piura manifestó que está adelantando la investigación del caso y lo está tratando como un “incendio forestal”.

Se incendian vehículos de grandes propiedades. Foto: Reproducción

GOBIERNO OPORTUNISTA ACTIVA LAS FUERZAS ARMADAS REACCIONARIAS PARA REPRIMIR A LAS MASAS

El gobierno del oportunista rondero Pedro Castillo decretó una intervención militar de un mes. La “Resolución Suprema 191-2021-IN” autoriza la “intervención de las Fuerzas Armadas en apoyo de la Policía Nacional del Perú” con el objetivo de “garantizar el control y mantenimiento del orden interno”. El plazo de operaciones, que también se llevará a cabo en las metrópolis de Lima y Callao, es de 30 días a partir del 29/11.

Decía el gobierno oportunista, corporativo y fascista de Pedro Castillo (con el apoyo tácito de las ratas de la Derecha Oportunista, revisionista y capitulacionista – LOD – organizada en Movadef) que el “crimen organizado ‘excedía la capacidad de la Policía’ en Lima y Callao ”y que el gobierno autorizó a las Fuerzas Armadas a intervenir en“ labores de seguridad ciudadana ”. Sin embargo, se oculta y distorsiona que el verdadero motivo de tal resolución son las rebeliones campesinas en el campo del país, donde se desarrolla la Guerra Popular, liderada por el Partido Comunista del Perú (PCP) en Reorganización General, guiada por el marxismo- Leninismo-maoísmo, pensamiento gonzalo.

LA MANO CRIMINAL DEL MOVADEF EN EL GOBIERNO

Mientras el oportunista Pedro Castillo cede a las fuerzas armadas reaccionarias el control del orden interno para reprimir a las masas populares, las ratas de Movadef (formada por exdirigentes del PCP que renunciaron al maoísmo, pensamiento Gonzalo y capitularon ante la Guerra Popular, encabezada por Elena Iparraguirre, o “Miriam”) continúa, como cómplice, apoyando a ese gobierno. Se recuerda que este mismo gobierno fue responsable de la ejecución del presidente Gonzalo, jefe del PCP, de la Revolución Peruana y de la Revolución Proletaria Mundial; jefe que estos mismos traidores al maoísmo dicen que son “defensores” y “herederos”.

Según el propio monopolio de la prensa peruana, Pedro Castillo se reunió, a principios de octubre, con al menos 17 dirigentes sindicales oportunistas, entre ellos destacados dirigentes de Movadef. Esta fue al menos la segunda reunión del presidente oportunista y fascista con las ratas revisionistas.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: