“No mires arriba” Un incómodo reflejo imperialista

Publicado:

Noticias populares

En las últimas semanas, dentro de la plataforma NETFLIX se ha popularizado una película cuyo nombre, traducido al español, es “No mires arriba”. El argumento central gira en torno al descubrimiento de un meteorito que amenaza con destruir la vida sobre la Tierra y que, finalmente, lo hace. Más allá del evidente objetivo económico del film o la presencia de renombrados actores y actrices, la historia resulta un incómodo reflejo de la sociedad actual y plantea, a manera de metáfora –seguramente sin intención- el triste destino que le espera a la humanidad si continúa el capitalismo, el cual, según Marx, “tiende a destruir sus dos fuentes de riqueza: al ser humano y a la naturaleza”.

La historia empieza con el espantoso descubrimiento de un enorme meteorito con rumbo a la Tierra, realizado por una estudiante y un profesor de la universidad de Míchigan. Ante esta situación, un estereotipo de presidenta estadounidense, manipula la información según sus cálculos políticos, inicialmente, ocultando y negándola, después, utilizándola como plataforma política para mostrarse como “salvadores del mundo” y, finalmente, sometiéndose a los intereses de los grandes monopolios capitalistas, que son los verdaderos “dueños del mundo”. En ese camino, también se muestra el manejo corrupto de la información, con periodistas que frivolizan la información y responden a los intereses del poder imperante, con unas redes sociales que fueron creadas con el fin de manipular la opinión pública pero que, a la vez, es un arma de doble filo. Quizás lo mejor graficado -al estilo de Amazon, Facebook y otros- es una clase de empresarios que, además de manipular a las masas, tienen una ambición sin límites que los lleva a utilizar la ciencia para su beneficio económico, ambición que, en la vida real, los tiene impulsando una “carrera espacial” para hacerse del oro y otros minerales extraterrestres.

Este fantástico “fin del mundo”, tiene un punto de quiebre definitivo cuándo la “fiebre del oro” de la transnacional y una confabulación tardía de las demás potencias que se quedan fuera del “reparto”, dan paso a una operación privada que, también, falla en su afán de “salvar” a la mortal roca para sacar ganancias. Y, como siempre pasa, los poderosos se salvan y las grandes mayorías pagan las consecuencias. Esta escena, que, según el director, se pensó antes de la pandemia y buscaba hacer referencia al calentamiento global, además, tiene un terrible antecedente: La gente, el pueblo “de a pie”, sucumbió ante la manipulación y satanizó a quienes les dijeron la verdad, se dejaron seducir por las órdenes de los ricos y poderosos y, aun, cuando, la presencia del meteorito mortal era evidente, hubo quienes se sumaron a la campaña para no mirar al cielo y, finalmente, esperaron a que quienes los condujeron a ese callejón sin salida los salvaran. El impacto desemboca en el “fin del mundo”. Al respecto, la propia portada de la película anuncia “basada en hechos posibles” y, más allá del mensaje que los autores quieran dar, deberíamos concluir que, esos “hechos posibles” son reversibles solo si las grandes mayorías nos quitamos la venda de los ojos, dejamos de confiar en nuestros verdugos, miramos para arriba y hacia el frente y nos animamos a cambiar –con nuestras propias manos– el destino del planeta.

Fuente: pcmle.org
spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

El mundo debería tomar nota del llamado de Zelensky a un ataque nuclear preventivo contra Rusia

Durante una conferencia en línea en el Instituto Lowy de Australia, Volodymyr Zelensky de Ucrania pidió a la OTAN que lleve a cabo «ataques nucleares preventivos» contra Rusia para «disuadir» a Moscú de usar armas nucleares. La parte rusa ha enfatizado repetidamente que no puede haber un ganador en una guerra nuclear.