La CIA en la recolonización encubierta de África

Publicado:

Noticias populares

En 1958, un año después de independizarse del dominio colonial, Ghana acogió una conferencia de dirigentes africanos, la primera reunión de este tipo en el continente. Por invitación del recién elegido primer ministro de Ghana, Kwame Nkrumah, que aparece en la foto de portada, asistieron más de 300 dirigentes de 28 territorios africanos, entre ellos Lumumba, del todavía Congo belga, y Frantz Fanon, que entonces vivía en la Argelia francesa. Fue una época de potencial ilimitado para un grupo de personas decididas a trazar un nuevo rumbo para sus tierras. Pero el anfitrión quiere que sus invitados no olviden los peligros que les acechan. “No olvidemos tampoco que el colonialismo y el imperialismo pueden seguir llegando a nosotros de otra forma, no necesariamente desde Europa”.

Los agentes que Nkrumah temía ya estaban presentes. Poco después de comenzar el acto, la policía ghanesa detuvo a un periodista que se había escondido en una de las salas de conferencias cuando, al parecer, intentaba grabar una sesión a puerta cerrada. Como se descubrió más tarde, el periodista trabajaba en realidad para una organización de fachada de la CIA, una de las varias organizaciones representadas en el evento.

La académica británica Susan Williams pasó años documentando estos y otros ejemplos de operaciones encubiertas de Estados Unidos en los primeros años de la independencia africana. El libro resultante, “Malicia blanca: la CIA y la recolonización encubierta de África” (*), es quizá la investigación más exhaustiva realizada hasta la fecha sobre la participación de la CIA en África a finales de la década de 1950 y principios de la de 1960. En más de quinientas páginas, Williams rebate las mentiras, los engaños y los alegatos de inocencia de la CIA y otras agencias estadounidenses para revelar un gobierno que nunca dejó que su incapacidad para comprender las motivaciones de los dirigentes africanos le impidiera intervenir, a menudo con violencia, para socavarlos o derrocarlos.

Aunque aparecen algunos otros países africanos, “Malicia blanca” trata esencialmente de dos países que preocupaban a la CIA en aquella época: Ghana y la actual República Democrática del Congo. El atractivo de Ghana para la agencia se basaba simplemente en su lugar en la historia. Al ser la primera nación africana en obtener la independencia, en 1957, y el hogar de Nrukmah -el defensor de la autodeterminación africana más respetado de la época-, el país era inevitablemente una fuente de intriga. El Congo se liberó de sus ataduras coloniales poco después, en 1960. Por su tamaño, su posición cerca de los bastiones de la dominación blanca en el sur de África y sus reservas de uranio de alta calidad en la mina de Shinkolobwe, en la provincia de Katanga, el país se convirtió rápidamente en el siguiente foco de interés -e injerencia- de la CIA en África.

“Este es un punto de inflexión en la historia de África”, dijo Nkrumah a la Asamblea Nacional de Ghana durante una visita del Primer Ministro congoleño Lumumba, pocas semanas después de que comenzara la autonomía del Congo. “Si permitimos que la independencia del Congo se vea comprometida de alguna manera por las fuerzas imperialistas y capitalistas, estaremos exponiendo la soberanía e independencia de toda África a un grave riesgo”.

Nkrumah comprendía muy bien la amenaza y las personas que estaban detrás de ella. Sólo unos meses después de su discurso, Lumumba fue asesinado por un pelotón de fusilamiento belga y congoleño, abriendo la puerta a décadas de tiranía prooccidental en el país.

El asesinato de Lumumba se recuerda ahora como uno de los puntos más bajos de los primeros años de la independencia africana, pero la falta de documentación ha permitido a los investigadores partidistas restar importancia al papel de la CIA. Esta falta de responsabilidad ha permitido que la Agencia aparezca sin culpa, al tiempo que ha reforzado una visión fatalista de la historia africana, como si el asesinato de un funcionario electo fuera sólo otra cosa terrible que “le ocurrió” a un pueblo que no estaba en absoluto preparado para afrontar el reto de la independencia.

Pero, como muestra Williams, la CIA fue de hecho uno de los principales artífices del complot. Pocos días después de la visita de Lumumba a Ghana, Larry Devlin, jefe de la agencia en el Congo, advirtió a sus superiores de un vago complot de toma de posesión en el que participaban soviéticos, ghaneses, guineanos y el Partido Comunista local. Es “difícil determinar los principales factores de influencia”, dijo. A pesar de la total falta de pruebas, estaba seguro de que el “período decisivo” en el que el Congo se alinearía con la Unión Soviética no estaba “muy lejos”. Poco después, Eisenhower ordenó verbalmente a la CIA que asesinara a Lumumba.

Al final, los agentes de la CIA no dirigieron el pelotón de fusilamiento para matar a Lumumba. Pero como deja claro Williams, esta distinción es menor si se tiene en cuenta todo lo que hizo la agencia para ayudar al asesinato. Tras inventar y difundir la falsa trama de una toma de poder prosoviética, la CIA explotó su multitud de fuentes en Katanga para proporcionar información a los enemigos de Lumumba, haciendo posible su captura. Ayudaron a llevarlo a la prisión de Katanga, donde estuvo recluido antes de su ejecución. Williams incluso cita unas líneas de un informe de gastos de la CIA recientemente desclasificado para demostrar que Devlin, el jefe de la estación, ordenó a uno de sus agentes que visitara la prisión poco antes de que se dispararan las balas.

Cuando Nkrumah se enteró del asesinato de Lumumba, lo sintió “de una manera muy vívida y personal”, según June Milne, su asistente de investigación británica. Pero por muy horrible que fuera la noticia para él, el estadista ghanés no se sorprendió.

White Malice es un triunfo de la investigación de archivos, y sus mejores momentos son cuando Williams deja hablar a los actores de ambos bandos. Aunque los libros sobre la independencia de África suelen presentar a Nkrumah y a sus compañeros como paranoicos y desesperadamente idealistas, al leer sus palabras junto a una montaña de pruebas de las fechorías de la CIA, uno comprende que el miedo y el idealismo eran respuestas totalmente pragmáticas a las amenazas de la época. La visión de Nkrumah sobre la unidad africana no era la quimera de un político ingenuo e inexperto; era una respuesta necesaria a un esfuerzo concertado para dividir y debilitar el continente.

En el propio país de Nkrumah, el gobierno estadounidense no parece haber llevado a cabo una política de asesinatos directos. Pero sí actuó de otras maneras para socavar al dirigente ghanés, justificando a menudo sus estratagemas con el mismo tipo de racionalizaciones paternalistas que los británicos habían utilizado antes. Estos esfuerzos culminaron en 1964, cuando los especialistas en África Occidental del Departamento de Estado de Estados Unidos enviaron un memorando a G. Mennen Williams, jefe del Departamento de Estado de Estados Unidos. Mennen Williams, jefe de asuntos africanos del departamento, titulado “Propuesta de programa de acción para Ghana”. El memorándum establecía que Estados Unidos debía iniciar “esfuerzos intensos” que incluyeran “guerra psicológica y otros medios para disminuir el apoyo a Nkrumah en Ghana y fomentar la creencia entre el pueblo ghanés de que el bienestar y la independencia de su país requieren su destitución”. En otro expediente de ese año, un funcionario de la Oficina de Relaciones de la Commonwealth británica menciona un plan, aparentemente aprobado en los niveles más altos del Servicio Exterior, para “ataques a Nkrumah secretos y no atribuibles”.

El nivel de coordinación entre los gobiernos de dentro y fuera de Estados Unidos puede haber escandalizado a Nkrumah, quien, hasta el final de su vida, estaba al menos dispuesto a creer que la CIA era una agencia deshonesta, que no rendía cuentas a nadie, ni siquiera a los presidentes estadounidenses.

“Malicia blanca” deja pocas dudas, si es que las hay, de que la CIA hizo un gran daño a África en los primeros días de su independencia. Pero mientras Williams presenta numerosos casos en los que la CIA y otras agencias socavaron gobiernos africanos, a menudo de forma violenta, la estrategia más amplia de la CIA en África -aparte de negar uranio y aliados a la Unión Soviética- sigue siendo opaca. Lo que llamamos “colonización”, tal y como la practican Gran Bretaña, Francia, Bélgica y otros países, implica una vasta maquinaria de explotación -escuelas para formar a los niños en la lengua de los amos, ferrocarriles para agotar los recursos del interior-, todo ello mantenido por un ejército de funcionarios.

Pero incluso en el Congo, la presencia de la CIA era relativamente pequeña. Los enormes presupuestos y la libertad para hacer casi todo lo que quisiera en nombre de la lucha contra el comunismo le dieron una influencia desmesurada en la historia de África, pero sus cifras nunca rivalizaron con las burocracias coloniales a las que debía sustituir.

Williams muestra cómo la CIA conspiró con empresarios que se beneficiaban de los gobiernos africanos prooccidentales en el Congo y Ghana. Pero lejos de ser una práctica sistemática de extracción, los planes de la agencia para África parecen a menudo llenos de contradicciones.

Esto es especialmente cierto tras el asesinato de Lumumba; un exceso de secretismo sigue impidiendo un recuento completo. Pero los documentos que han sido arrancados de las manos de la Agencia detallan una multitud de operaciones aéreas de la CIA en el Congo, en las que participaron aviones propiedad de empresas de fachada de la CIA y pilotos que eran a su vez personal de la CIA. Durante un periodo de agitación, la agencia parecía estar en todas partes del país a la vez. “Pero”, escribe Williams, “es una situación confusa en la que la CIA parece haber estado en varios caballos a la vez yendo en diferentes direcciones”. La agencia “apoyó la guerra de [el presidente secesionista de Katangan, Moses] Tshombé contra la ONU; apoyó la misión de la ONU en el Congo; y apoyó la fuerza aérea congoleña, el brazo aéreo del gobierno de Leopoldville”.

Por contradictorios que parezcan estos esfuerzos, todos ellos, escribe Williams, “contribuyeron al objetivo de mantener todo el Congo bajo la influencia estadounidense y proteger la mina de Shinkolobwe de cualquier incursión soviética”.

Incluso si estos planes contradictorios compartieran un objetivo común, no es descabellado preguntarse si debemos considerarlos como colonialismo —neo o no— o más bien como la respuesta esquizofrénica de una agencia ebria de poder. En “Malicia blanca”, la capacidad de la CIA para cometer asesinatos y sembrar la discordia se pone de manifiesto. Sin embargo, su capacidad para gobernar lo es menos.

(*) https://www.publicaffairsbooks.com/titles/susan-williams/white-malice/9781541768284/

Fuente: mpr21.info

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Rusia afirma que sanciones de Occidente contra su nuevo oleoducto perjudicarán a la economía europea

Moscú señaló que el retraso del proyecto energético Nord Stream 2 como consecuencia de la aplicación de medidas de gobiernos occidentales contra Rusia, no solo perjudicaría su economía sino también a participantes del proyecto, consumidores y a la economía de Europa. teleSUR

Le puede interesar: