Una película ‘comunista’ vigilada por el FBI: ‘La vida es bella’

Publicado:

Noticias populares

Pocos confundirían la alegría navideña con la subversión comunista como lo hizo J. Edgar Hoover. La campaña del director del FBI para desenmascarar a los simpatizantes soviéticos entre la élite de Hollywood de la posguerra está bien documentada, pero la preocupación de su oficina por la película navideña familiar “La vida es bella” como supuesto caballo de Troya para la difusión de los valores rojos en la América Media es particularmente absurda y una acusación clásica de la época. Un episodio que debe ser recordado.

Un informe de la oficina de campo del FBI en Los Ángeles muestra que entre 1942 y 1958, más de doscientos largometrajes de Hollywood fueron investigados por la Oficina con la ayuda de informantes de la industria cinematográfica. Se investigó el contenido de las películas y el personal implicado en su producción en busca de indicios de que pudieran ser “agentes de propaganda comunista”. La industria cinematográfica estadounidense era, según Hoover y sus investigadores, uno de los principales terrenos en los que la URSS y sus aliados planeaban difundir su propaganda durante la Guerra Fría.

Muchas de las películas estudiadas tenían temas abiertamente militaristas o políticos que los agentes del FBI consideraban que promovían los ideales comunistas o socavaban los principios estadounidenses. La película de Herbert Biberman de 1942, The Master Race, en la que tres oficiales militares -un ruso seguro de sí mismo y viril, un estadounidense con sobrepeso y un británico enclenque- intentan gobernar conjuntamente una ciudad belga antiguamente ocupada por los nazis, es una elección obvia.

Sin embargo, es poco probable que el drama fantástico del director Frank Capra de 1946, que se ve en millones de hogares cada año, le parezca al espectador medio especialmente subversivo o controvertido. Entonces, ¿qué tenía “La vida es bella”, un cuento de hadas sentimental sobre un hombre de familia salvado por su ángel de la guarda, que podía poner tan nerviosos a los secuaces de Hoover?

El informe de campo de Los Ángeles presenta tres criterios por los que se puede identificar que una película tiene tendencias propagandísticas. Dos de ellos son especialmente relevantes para “La vida es bella”, ya que encarnan las dos fuerzas opuestas en la narrativa de la película. La primera es cuando “los valores o instituciones considerados particularmente antiamericanos o procomunistas se magnifican en una película”. Ejemplos: el fracaso, la depravación, el hombre común el colectivo.

Es aquí donde podemos ver la evaluación cínica del FBI sobre el héroe de la película, James Stewart como George Bailey, un desventurado soñador que sacrifica sus propias esperanzas de viajar y triunfar para mantener un pequeño pueblo y un negocio de préstamos heredado de su padre. El trabajo de la vida de George consiste en conceder hipotecas a los trabajadores del centro de Bedford Falls para que puedan comprar sus propias casas y abandonar los barrios marginales de la ciudad. Stewart pronuncia algunos de los monólogos más emocionantes del personaje en defensa de la difícil situación de la clase trabajadora -la gente que “trabaja y paga y vive y muere en esta comunidad“-, normalmente en protesta directa contra su papel de protagonista, que encarna el segundo criterio señalado por el FBI:

“Los valores o las instituciones que se consideran especialmente estadounidenses son difamados o retratados como malvados en una película. Ejemplos: el sistema de libre empresa; la riqueza industrial; el afán de lucro; el éxito; el hombre independiente”.

El avaricioso y traidor Sr. Potter, un canalla interpretado a la perfección por Lionel Barrymore, es el ogro capitalista por excelencia que pretende hacerse con el control de todas las propiedades y negocios de la ciudad y conseguir que las familias trabajadoras alquilen chabolas en los barrios marginales que posee. Bailey, el último hombre que se interpone entre Potter y el dominio total de Bedford Falls, se interpone en el camino del excepcionalismo, el individualismo y la prosperidad de la “libre empresa”. Considerado durante mucho tiempo como el estándar de oro del héroe de la pantalla estadounidense, se convierte, en la mente del FBI, en un soldado de a pie en la campaña para destruir la civilización occidental.

Por supuesto, cuando uno mira más allá de las propiedades narrativas de la película para ver a las personas involucradas, como hizo el FBI, el argumento falla. El informe afirma que los guionistas Frances Goodrich y Albert Hackett eran conocidos por estar “muy cerca de los comunistas” y, de hecho, se sabe que otros presuntos afiliados, como el escritor de la lista negra Dalton Trumbo, influyeron en el guión en su camino hacia la pantalla. Pero las dos personalidades dominantes en “La vida es bella” -el director Capra y la estrella James Stewart- no podían estar más lejos de esta ideología.

Aunque son conocidos por su trabajo con características populistas de “pequeño hombre contra el sistema”, especialmente en la película de 1939 “Mr Smith in the Senate” (Mr Smith Goes to Washington), ambos hombres eran de hecho republicanos registrados y devotos. El propio Capra había expresado abiertamente su admiración por los regímenes fascistas de Benito Mussolini y Francisco Franco. Aunque trabajó con conocidos guionistas de izquierdas como Jo Swerling, Robert Riskin y Sidney Buchman, también intentó preservar su propia credibilidad y distanciarse de las inclinaciones de sus colaboradores sirviendo como informante del FBI sobre sus colegas de izquierdas.

En última instancia, “La vida es bella” (y su recepción) es el producto de la tensión entre personalidades y agendas en conflicto; el resultado final es una historia conmovedora, sin duda, pero sin un marco ideológico explícito. Es una historia sobre la importancia de cada uno de nosotros para la colectividad, una idea básica suficientemente pura de la que los espectadores de todo tipo pueden extraer el mensaje que más les convenga.

Reflexionando sobre la investigación del FBI, John A. Noakes especula que el conflicto entre Bailey y Potter no representa la lucha del comunismo contra el capitalismo, sino más bien una “forma moribunda” de capitalismo familiar centrado en la pequeña empresa frente a una forma “más centralizada y corporativa” que acabará ocupando su lugar en la segunda mitad del siglo XX. Dicho esto, es probable que haya muchos socialistas avispados que se acerquen a ver esta película de cara a la Navidad. ¿Qué podemos aprender de ello?

“La vida es bella” se lee como el triunfo de la acción colectiva sobre el interés individual. Para estropear una película de hace setenta y cinco años: George se ve al borde del suicidio por la amenaza de quiebra y cárcel cuando un depósito de 8.000 dólares cae en manos de Potter. Lo hace porque está convencido de que todos estarían mejor si él no hubiera nacido. Pero los habitantes del pueblo, movilizados por la esposa de George, Mary (Donna Reed), finalmente le traen la salvación al reunir dólares arrugados y ahorrar dinero para compensar el déficit. Esta conmovedora muestra de apoyo mutuo tiene lugar fuera de la pantalla, ya que su ángel de la guarda, Clarence (Henry Travers), muestra a George un mundo distópico en el que él no existe para recordarle su valía.

El informe del FBI considera que Potter es un personaje “ambiguo”, pero no se redime como su predecesor y, por tanto, no interviene en la eufórica conclusión de la película. Por el contrario, es una confirmación rotunda de que el pueblo no puede confiar en los capitalistas que controlan nuestros sistemas y recursos para salvarnos; debemos mirarnos unos a otros.

“Ningún hombre que tenga amigos es un fracasado”, le recuerda Clarence a George cuando le devuelven a sus seres queridos y vecinos. Citando a James Stewart de forma totalmente inexacta en el clímax emocional de la película, se podría decir: “Feliz Navidad Frank Capra. Feliz Navidad J. Edgar Hoover. Feliz Navidad camaradas”.

—https://jacobinmag.com/2021/12/its-a-wonderful-life-fbi-hoover-red-scare-communism/

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: