Rusia liberará a Donetsk del fascismo a finales de este año

Publicado:

Noticias populares

En el frente de Donetsk, tras la cabeza de puente de Peski, las tropas rusas están aprovechando la desestabilización que provocaron de las líneas ucranianas para llevar a cabo asaltos contra el bastión de Avdeievka desde varias direcciones.

 

Avdeievka es, sin duda, uno de los bastiones más importantes del cuerpo de batalla ucraniano en el Donbas, organizado en torno a varias líneas defensivas exteriores, que rodean una zona industrial fortificada desde hace 8 años y cubierta por una gran fuerza de artillería que dispara a diario sobre las posiciones y ciudades republicanas vecinas (Donetsk, Makeievka y Yasinovataya).

Ante el aumento de los bombardeos ucranianos, la destrucción del bastión de Avdeievka se ha convertido en una prioridad tan importante como las de otros bastiones ucranianos en el frente del norte de Donbas y se acentúa por la urgencia de poner fin a los bombardeos terroristas contra la población civil republicana.

Apoyados por un intenso fuego artillero y aéreo, se han librado intensos combates en torno a la fortaleza de Avdeievka, donde todos los asaltos llevados a cabo por las tropas rusas, ya sean victoriosos o a veces rechazados, están infligiendo grandes pérdidas y destrucción a las defensas de la guarnición de Avdeievka.

En el suroeste, el avance logrado en Peski continuó hacia Pervomaiske, un punto fuerte de la segunda línea ucraniana y, sobre todo, el escudo que protegía la última ruta de suministro ucraniana hacia Avdeievka,

Hacia el sureste, se realizó un avance desde el sector de Spartak para acercarse al punto fuerte de Opitnoe desde su flanco oriental y así sortear esta segunda línea del frente ucraniano, que se apoyaba en una sucesión de pequeños estanques,

En el este, en el sector de la zona industrial de Promka, entre Avdeievka y Yasinovataya, las tropas rusas atacaron repetidamente los puestos de avanzada ucranianos, varios de los cuales ya habían caído o habían sido abandonados,

Al noreste, en la carretera H20, se llevó a cabo una ofensiva blindada aliada contra las defensas exteriores del punto fuerte ucraniano de Kamianka, que protegía el flanco derecho de la fortaleza de Avdeievka,

En el norte, el avance aliado continuó en dirección a Krasnogorovka (no confundir con la situada al oeste de Donetsk), con el fin de lograr un cerco norte de Avdeievka, que finalmente debería unirse al avance desde el sur.

Antes de lanzar un asalto frontal a Avdeievka, que podría ser muy costoso, las tropas rusas quieren reducir la línea de defensa ucraniana Opitnoe-Vodiane-Pervomaiske para que puedan avanzar lo más cerca posible de las afueras de Avdeievka y destruir o hacer retroceder la artillería ucraniana que bombardea Donetsk, Yasinovataya y Makeevka.

También intentan cercar Avdeievka mediante avances al norte (Krasnogorovka) y al sur (Pervomaiske), que bloquearán (al menos por su fuego) las últimas rutas de suministro ucranianas desde Dnipropetrovsk y Krasnoyarsk.

Rusia aumenta la potencia de fuego

Después de seis meses de combates, no sólo la intensidad del apoyo de fuego ruso no deja de aumentar, para gran disgusto de una propaganda occidental cada vez más estúpida que fantasea con el agotamiento de las reservas de municiones rusas, sino que también es cada vez más preciso, gracias en particular a la experiencia de combate pero también a la inteligencia omnipresente de los drones, cuyo número no deja de aumentar, hasta los más pequeños escalones operativos.

Incluso Valery Zaluzhnyi, el Jefe del Estado Mayor ucraniano, que al menos tiene la cualidad de ser realista, a diferencia de los títeres de la OTAN en Kiev, ha admitido que “los rusos siguen avanzando, disparando cada día entre 700 y 800 proyectiles de artillería contra nuestras posiciones. La situación más tensa está ahora en la dirección de Avdeievka de Pisky y Marinka”.

Las tropas terrestres están llevando a cabo tanto los asaltos a las posiciones ucranianas a conquistar como la presión sobre todas las demás posiciones del sector para asegurar sus unidades ucranianas y dispersar sus retornos de artillería.

En los cuatro ejes de ataque descritos anteriormente (Krasnogorovka, Kamianka, Opitnoe y Pervomaiske) los asaltos rusos se encontraron con una fuerte resistencia ucraniana que frenó su avance y en algunos sectores como Kamianka incluso logró repeler temporalmente los ataques.

Durante ocho años, este frente ucraniano frente a Donetsk, especialmente importante desde el punto de vista militar y político, se había trazado en profundidad en torno a líneas de defensa profundamente enterradas y fortificadas en torno a planes de fuego cruzado. En Avdeievka, el sector industrial también cuenta con refugios estratégicos de la época soviética y depósitos químicos para evitar la saturación de la artillería.

El terreno de este sector de Avdeievka está protegido, bien por interrupciones húmedas (ríos y estanques), como desde Pervomaiske hasta Opitnoe o detrás de Kamianka (un estanque cuya presa ha sido incluso saboteada para crear una zona inundada ampliada), bien por zonas industriales bunkerizadas, como la zona de Promka frente a Yasinovataya, o por corredores de carretera o ferrocarril fuertemente minados y abiertos.

Las unidades ucranianas que defienden el sector de Avdeievka, aparte de algunas unidades movilizadas, son la 25 brigada paracaidista y la 56 brigada mecanizada, que han sido reforzadas por varios grupos de radicales nacionalistas (DUK, Sector Derecho, etc.) o mercenarios (por ejemplo, francotiradores georgianos) y cuentan con una gran cantidad de artillería de apoyo.

Numerosas ayudas militares occidentales a Ucrania están desplegadas en este sector de Donetsk desde hace varios años y se han incrementado desde enero: radares, minas, drones, misiles antitanque, obuses de 155 mm, HIMARS estadounidenses… por no hablar de la ayuda de los satélites de inteligencia de la OTAN que informan al personal ucraniano en tiempo real de la evolución táctica del sector.

La táctica ucraniana de desgaste

Las tropas ucranianas intentan llevar a cabo una estrategia de desgaste para agotar y ralentizar la ofensiva rusa, dando así a Kiev el tiempo que necesita para reconstituir en la retaguardia brigadas suficientemente numerosas, equipadas y entrenadas para reforzar su cuerpo de batalla, que seis meses de ofensivas rusas han dejado exhaustas.

El Estado Mayor ruso mantiene su avance para no dar a las tropas ucranianas un tiempo de respiro y reconstrucción, pero sin proceder a asaltos temerarios que provoquen un desgaste demasiado grande de las tropas comprometidas y que Moscú quiere mantener dentro de un número limitado de 200 a 220.000 hombres para todos los frentes del conflicto (unos 1.000 km)

Sobre el terreno se observa una alternancia entre bombardeos masivos y a menudo prolongados de artillería y progresiones rápidas pero cortas de unidades de infantería mecanizada que, al encontrarse con una fuerte resistencia, no insisten, abriendo así una nueva secuencia de aplastamiento y asalto.

Las tropas rusas, incluso cuando no asaltan, mantienen una importante presión ofensiva sobre las hostigadas posiciones ucranianas en una permanente rotación de unidades. Cada campaña de bombardeos aéreos y de artillería va acompañada de fuego de hostigamiento sobre las posiciones bombardeadas y cada asalto de infantería va acompañado de fuego de barrera sobre las retiradas o contraataques ucranianos.

El dominio se está estrechando en torno a Avdeievka y los siguientes pasos en su cerco serán sin duda la captura de las aldeas de Krasnogorovka, al norte, y Pervomaiske, al sur, lo que permitirá a medio plazo la unión de estos avances al oeste del bastión ucraniano.

En otros lugares, el frente ucraniano frente a Donetsk también se está resquebrajando, especialmente en Marinka, donde las milicias republicanas ya han invertido los barrios del este y están llevando a cabo violentos combates contra las tropas ucranianas.

Se acerca septiembre y el ejército ruso no puede permitir que el conflicto se estanque. Es muy probable que veamos una tercera fase estratégica de las operaciones militares rusas en otoño para mantener una dinámica ofensiva y también para hacer frente a la amenaza de los bombardeos ucranianos de largo alcance, que continúan, especialmente en el frente sur.

La destrucción del mortífero dominio ucraniano sobre Donetsk, que se ha mantenido durante los últimos ocho años, se producirá sin duda antes de finales de año, lo que permitirá aliviar a la población bombardeada y trasladar las unidades de combate a otros sectores del frente.

Fuente: mpr21.info

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Un avión ruso tuvo que evitar una colisión con drones estadounidenses en Siria

Un avión ruso An-26 tuvo que evitar la víspera un choque con vehículos aéreos no tripulados estadounidenses en el cielo sirio, informó este 4 de octubre el jefe adjunto del Centro Ruso para la Reconciliación de Siria, Oleg Egórov.