Por una nación próspera, unida, moderna y con una alta capacidad defensiva

Publicado:

El presidente Xi Jinping destacó los logros de los últimos cinco años en el sector de la economía, y mencionó que el Partido se esforzaría por cumplir sus objetivos de modernización del país

Noticias populares

Raúl Antonio Capote (Granma).— Las salvas de los cañones de la Revolución de Octubre trajeron aires de rebelión a China. La gran nación asiática, agobiada por el feudalismo y la injerencia extranjera, acogió el marxismo-leninismo como camino hacia la liberación nacional y el progreso.

 

El Partido Comunista de China (PCCH) fue fundado en 1921, y su I Congreso, al que asistieron 13 delegados, se realizó ilegalmente en Shanghái. Entonces lo integraban poco más de 50 personas.

Con el nacimiento del PCCH, acontecimiento trascendental en la historia de la milenaria nación, comenzó un largo trayecto de esfuerzos y sacrificios del pueblo en defensa de la soberanía, la liberación del país del feudalismo y del capitalismo, y la construcción del socialismo.

Así, el 1ro. de octubre de 1949, el Partido condujo al pueblo en la proclamación de la fundación de la República Popular China, con lo cual se materializaron los sueños de independencia nacional y la liberación popular. Sin la dirección del PCCH, ninguno de estos dos propósitos habría sido posible.

LA CONSOLIDACIÓN DE CHINA COMO FACTOR DE ESTABILIDAD Y EQUILIBRIO A NIVEL MUNDIAL

El XX Congreso del Partido Comunista de China (PCCH) comenzó el jueves, en Beijing, y durará hasta el 22 de octubre. En el discurso de apertura, el presidente Xi Jinping destacó los logros de los últimos cinco años en el sector de la economía, y mencionó que el Partido se esforzaría por cumplir sus objetivos de modernización del país.

En la jornada inicial, el Presidente corroboró su postura a favor de las iniciativas de fomento de la cooperación y la solidaridad internacionales, y dejó claro el rechazo al unilateralismo, al proteccionismo y a las barreras que frenen cualquier intercambio.

Quizá uno de los más grandes retos del gigante asiático es hacer frente a la pretensión de la Casa Blanca y de sus aliados de mantener su hegemonía a cualquier costo, y sostener un poder basado en la fuerza y el desprecio a la soberanía de los demás.

Unilateralismo frente a multilateralismo; respeto a la soberanía de las naciones, al derecho a elegir el camino que estimen más conveniente para sus pueblos; cooperación basada en la igualdad; iniciativas como la del Cinturón y la Ruta de la Seda, frente a los expoliadores y desiguales tratados de «libre» comercio y a la política de sanciones y medidas coercitivas aplicadas por la Casa Blanca, son pautas del evento partidista chino.

Este Congreso abordará, además, temas claves, como las relaciones con EE. UU., Taiwán, y la postura respecto a Ucrania.

«Nuestro futuro es brillante, pero aún tenemos un largo camino por recorrer. Debemos fomentar una firme sensación de propósito, fortaleza y confianza en uno mismo, en todo el Partido y en el pueblo chino, para que no podamos ser influidos por falacias, disuadidos por la intimidación o acobardados por la presión», resumió Xi ante los delegados e invitados al magno evento.

Los 2 296 delegados electos al Congreso harán en estos días un balance del último quinquenio, y trazarán las vías de desarrollo del país para los próximos cinco años.

China, pese a la grave situación económica mundial, tuvo un PIB nacional que subió hasta 114 billones de yuanes (16 billones de dólares) en los últimos diez años, situando así el peso de su economía a nivel mundial en un 18,5 %, según Xinhua.

Hoy es el líder global de la industria manufacturera, al tiempo que ocupa el primer lugar en cuanto a las reservas de divisas.

La construcción de una sociedad próspera para mediados de siglo, y ganar mayor presencia y liderazgo con proyectos importantes como la multimillonaria iniciativa del Cinturón y la Ruta de la Seda, son prioridades en los planes del Partido.

Modernizar el armamento, los conocimientos de teoría militar, la preparación de las tropas, aumentar la capacidad militar estratégica ante la nueva doctrina de seguridad nacional de la Casa Blanca, que considera a China como el «desafío geopolítico más importante», constituyen otro eje central para el presente y el futuro del país.

Las islas del Pacífico configuran otro territorio de la disputa geoestratégica entre EE. UU. y China. Las ínsulas fueron utilizadas durante la guerra de Vietnam y de Corea, por EE. UU., para establecer bases militares, algunas de las cuales permanecen en esos territorios.

Delegaciones del Congreso estadounidense visitaron Taiwán este año; más de la mitad después de la visita de Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes.

«La visita de Pelosi a Taiwán sentó un peligroso precedente. Se trata de una grave provocación contra el principio de Una sola China, y también contradice los “tres comunicados” sobre el establecimiento de relaciones diplomáticas entre EE. UU. y China», comentó al respecto el director del Instituto de Estudios Americanos y de Asia Oriental de la Universidad de Liaoning, Lu Chao, citado por Sputnik.

En septiembre, después de la visita de la funcionaria, Estados Unidos anunció el envío de un paquete de armas a Taiwán por 1 100 millones de dólares. Las tensiones crecen y poco se hace en verdad por atemperar la situación.

Por otro lado, Xi Jinping, en la inauguración del Congreso del PCCH, aseguró que China perfeccionará el principio de Un país, dos sistemas, aplicado en Hong Kong y Macao.

El líder del gigante asiático destacó que el PCCH ha librado, «con determinación, una importante lucha contra el separatismo y la injerencia», enfatizando en que no se comprometen a renunciar al uso de la fuerza, ni a tomar las medidas pertinentes frente a la injerencia externa y a los separatistas taiwaneses; aunque el mandatario subrayó que la política fundamental del Gobierno chino respecto a Taiwán sigue siendo la reunificación pacífica.

Faltan aún varios días para que finalice el Congreso. Muchos de los temas que se tratarán en el plenario ocuparán la atención de un mundo que busca señales de esperanza, en medio de una realidad cada vez más caótica.

 

Vía:pcc.cu

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Dirigentes partidistas de Cuba y Grecia sostuvieron encuentro

La Habana. El secretario de Organización del Partido Comunista de Cuba (PCC), Roberto Morales, sostuvo ayer un encuentro en esta capital, con el secretario general del partido político griego MeRA25, Yanis Varoufakis.