El terrible 10 de mayo de 1933. Los nazis queman oficialmente y con boato cientos de miles de libros. Los primeros en la hoguera, los de Marx.

Publicado:

Noticias populares

En la historia “oficial” actual -escrita como siempre por los vencedores- se sigue leyendo que fueron libros judíos los primeros quemados por los nazis. Quedará demostrado que fueron las obras de Marx las primeras quemadas en el acto principal de la campaña nazi contra la cultura. A nadie le debiera parecer trágica la verdad, sin embargo, ¿por qué han trucado la historia?.

 

El 30 de enero de 1933 se designa canciller a Hitler. El 4 de febrero dictan la Ley para la Protección del pueblo, con obligada requisa de materiales escritos considerados peligrosos. El 5 numerosas sedes de los partidos comunistas fueron asaltadas, alguna quemada y todas sus bibliotecas destruidas. El 27 incendian el Reichstag y acusan a los comunistas. “Esa misma noche detuvimos a 5.000 comunistas en toda Alemania”.

El 28, aplican leyes de excepción por las que quedan prohibidas o totalmente restringidas las reuniones, prensa y opiniones.

Se nombra a Goebbels ministro para la Ilustración del Pueblo y Propaganda y a Goering del Interior “Hitler me había confiado el ministerio prusiano del Interior con el fin de aniquilar al comunismo”. El 7 de abril redactan la Ley Relativa al Gobierno del Estado, y el 8 se envía un mandato a las organizaciones nazis, proponiendo la destrucción de libros peligrosos. Cuentan con la colaboración de Heidegger, nombrado en abril rector de la universidad de Friburgo, y que el 1 de mayo de 1933 se afilia al partido nazi. En uno de los listados internos, se señalan las obras comunistas como las principales a destruir.

Los asaltos a bibliotecas públicas o privadas, a la caza del libro rojo se desata. El 11 de abril se queman libros en Düsseldorf, y semanas antes lo hicieron en Kaiserslautern y Wuppertal. El 2 de mayo en Leipzig. El 5 de mayo, asaltan la biblioteca de la Universidad de Colonia, recogieron todos los libros de autores judíos y los queman. El 6, asaltan el Instituto Sexual de Berlín y requisan sus libros. El 8, en Friburgo, en la quema también participa Heidegger.

Pero todo estaba preparado en secreto para la terrible fecha del 10 de mayo de 1933.

En Berlín, con Goebbels en persona (pues era el acto inicial y oficial de la “quema total”), y tras ser asaltada la Universidad, llevan 25.000 volúmenes a la plaza Opern. Miles de personas se reunían ante los estudiantes nazis que abrían el “espectáculo”. Tenían preparado una enorme parafernalia y un himno, y tras cada estrofa tiraban a la hoguera los libros de los autores más odiados.

Así, el himno empezó “Contra la clase materialista y utilitaria. Por una comunidad de Pueblo y una forma ideal de vida”.

Las obras de Carlos Marx inauguraron la hoguera entonces. Después depositaron al fuego fascista las obras de Kautsky.

La gente vibró, dicen las crónicas. Ya estaba el artefacto encendido. Goebbels explicó entonces los motivos de la quema y tras sus arcadas teóricas y delirantes, se siguió con el himno purificador, y siguieron quemando autores: Heinrich Mann, Glaeser, Kaestner, Foerster, Freud, otros autores, los textos de sexología secuestrados en el Instituto, Bertolt Brecht…

Ese mismo día, y ya preparado con mucha antelación, decenas de miles de libros se queman en Bonn, Braunschweig, Bremen, Breslau, Dortmund, Desden, Frankfurt, Göttinger, Hannover, Munich, Núrenberg, Rostock, Worms, Würzburg y otras ciudades.

El 12, en Halle-Wittenberg y el 15 en Hamburgo. El 17 en Colonia, en Karlsruhe y con la participación de niños de la infancia nazi quemando libros en Heidelberg. El 19 en Kassel y en Mannheim. El 21 en Darmstadt, en Essen y en Weimar…

Los poderosos círculos judíos seguían sin movilizarse ante este acto fascista terrible. No olvidemos que para las elecciones de 1933 la “Asociación de los Judíos de la Nación Alemana” pidió el voto para el NSDAP y que de momento no se había tocado apenas su economía. Eso fue más tarde. Sin embargo la prensa comunista internacional lo difundió y expandió, e incluso las revistas burguesas Newsweek y Time hablaron en 1933 de holocausto de libros en la Alemania del partido nazi.

Consultas:

  • Historia universal de la destrucción de libros (libro)
  • Goering sobre la quema del Reichstag (entrevista)
  • Alemania, año 1 del holocausto (artículo)
  • Heidegger, guía para principiantes (libro)
  • Breve memoria-historia (subjetiva) del siglo XX y XXI (libro)
  • Varios libros donde constan como primarios en la quema los libros judíos.
spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Colonia Dignidad y la deuda de Alemania con las víctimas de la dictadura de Pinochet en Chile

El canciller de Alemania Olaf Scholz, se refirió al oscuro legado de Colonia Dignidad, enclave alemán del sur chileno fundado en 1961 por el exsoldado nazi Paul Schäfer. En esta localidad se cometieron crímenes por más de tres décadas.