PCMLE: Sobre la práctica del trotskismo

Publicado:

La justificación teórica de Lenin sobre la posibilidad de que la revolución triunfe y se construya el socialismo en un país o grupo de países era el desarrollo desigual del imperialismo.

Noticias populares

La práctica política del trotskismo durante sus casi cien años de existencia, le ha desenmascarado a nivel mundial como una corriente contrarrevolucionaria, vinculada por lo general con los aparatos policiales en los distintos países, cuyo propósito central es combatir las posiciones marxista-leninistas, para lo cual utiliza un lenguaje seudo radical, lleno de infamias, mentiras y análisis que bordean el delirio. En nuestro país, la presencia orgánica del trotskismo es nula, cuando en algún momento tuvo expresión organizativa no pudo penetrar en el movimiento obrero y popular, por la naturaleza de sus planteamientos alejados de la realidad y –sobre todo– contrarios a los intereses de la clase obrera.

 

Para conocer algunos aspectos de esta corriente oportunista, reproducimos extractos del artículo «Sobre la práctica del trotskismo», escrita por el camarada Klaus Riis, dirigente del Partido Comunista de los Trabajadores de Dinamarca, APK.

«La desesperanza permanente

Un componente principal del trotskismo es la teoría de la revolución permanente, que aparece como la clave misma para la solución de los problemas de la revolución mundial. De hecho, debería llamarse la teoría de la desesperanza permanente, porque niega en términos concretos la posibilidad de la victoria de la revolución y la construcción del socialismo en un país concreto.

En resumen, la base de la teoría de la revolución permanente es el análisis particular trotskista del imperialismo. Este análisis afirma que con el estallido de la Primera Guerra Mundial sonó el toque de difuntos de todos los programas nacionales: ha llegado la hora de la revolución mundial y debe entenderse como un proceso mundial, una explosión global o más bien en cadena, en la que el capitalismo es sustituido por el socialismo a escala mundial.
Según esta teoría, el imperialismo ha roto todas las fronteras nacionales y se ha convertido en un todo que no se puede romper paso a paso. Esto se justifica por la tendencia objetiva del capitalismo hacia la internacionalización de la economía mundial y el dominio de todas las posiciones clave del capitalismo por parte de los monopolios. Una revuelta mundial simultánea contra el capitalismo es, por tanto, la forma necesaria que debe adoptar la transición del capitalismo al socialismo. La tarea de los revolucionarios es esperar y prepararse para esta situación, habiendo creado de antemano una organización revolucionaria de base mundial para dirigir la revolución, un “estado mayor de la revolución mundial”.

… Por lo tanto, ninguna revolución concreta puede prevalecer, y el socialismo no puede construirse en un solo país o grupo de países. Una revolución en un solo país, como la Revolución de Octubre en Rusia, puede ser a lo sumo la chispa que encienda la revolución mundial. Por lo tanto, la construcción de una sociedad socialista a lo largo del tiempo en un país o en un grupo de países es, por definición, una imposibilidad. Trotsky describió la revolución mundial como esta explosión global que lo abarca todo, y los trotskistas han proclamado una y otra vez que la revolución mundial está “a la vuelta de la esquina”, “a sólo unos años”. No ha aparecido, por supuesto, pero el trotskismo siente lo mismo que los agoreros religiosos que ponen fecha al fin del mundo. Cada vez que no tenga éxito, siempre habrá otra posibilidad en el futuro.

Sobre la base de la teoría de la revolución, profundamente anticientífica y antimarxista, el trotskismo debe necesariamente rechazar y criticar las revoluciones concretas y los intentos de construir el socialismo que están ocurriendo realmente y que la clase obrera y sus aliados han llevado a cabo en una serie de países en este siglo. Ninguno de ellos ha sido la chispa que podría desencadenar la explosión en cadena de la revolución mundial.

Revolución y lucha de clases

El problema crucial para los trotskistas es que la realidad, la revolución y la experiencia real de la clase obrera internacional no coinciden con sus teorías y fórmulas. La clase obrera ha llevado a cabo la revolución proletaria en un gran número de países, y además ha habido un gran número de revoluciones anticoloniales y antiimperialistas en este siglo. En realidad, el socialismo se ha construido con éxito en un país y, posteriormente, en varios países.

En primer lugar en la Unión Soviética, que según las predicciones de Trotsky no tenía ninguna posibilidad de sobrevivir, ni siquiera durante unos años. Antes y después del ataque de Hitler a la Unión Soviética, predicó que el país sería aplastado por la maquinaria de guerra nazi. Pero el socialismo demostró ser capaz de resistir la guerra de agresión fascista, la más brutal que ha visto el mundo.

…La justificación teórica de Lenin sobre la posibilidad de que la revolución triunfe y se construya el socialismo en un país o grupo de países era el desarrollo desigual del imperialismo. La victoria de las revoluciones en Rusia y posteriormente en otras partes del mundo y la construcción de estos países como sociedades socialistas han desmentido en la práctica la teoría trotskista de la imposibilidad del socialismo (en un solo país).

Esto es cierto independientemente de que se trate de antiguas sociedades socialistas en las que se ha restaurado el capitalismo. Esto no se debe a la “imposibilidad” del socialismo, sino a que la lucha de clases continúa en los países socialistas en el contexto de la presión y la subversión del imperialismo y la reacción para derrocar el socialismo.

¿Una alternativa revolucionaria?

La teoría trotskista de la revolución permanente incluye una amplia gama de aspectos, además de la concepción errónea del proceso revolucionario mundial, y el rechazo de la posibilidad de la victoria del socialismo en un solo país o grupo de países. Estos otros aspectos de la ideología trotskista también se oponen fundamentalmente al marxismo y a la teoría leninista de la revolución. La ideología se basa en la falta de confianza en la victoria de la revolución en un solo país o grupo de países y en la desconfianza en la capacidad de la clase obrera de reunir aliados para la revolución, tanto en países individuales como en todo el mundo. Niega un desarrollo por etapas de las revoluciones concretas y de los diferentes elementos del proceso mundial revolucionario. Niega la necesidad de una estrategia y una táctica revolucionarias basadas en la etapa de desarrollo de cada país en un momento dado y en las tareas revolucionarias objetivas a las que se enfrenta. Por lo tanto, subestima la importancia de las tareas democráticas generales, la importancia del aspecto nacional, antiimperialista y democrático en el desarrollo revolucionario del mundo. Sustituye una formulación compleja de la estrategia y la táctica basada en las relaciones de fuerza nacionales e internacionales -incluyendo la creación de las alianzas de clase y populares más amplias posibles y un programa político amplio y concreto para el movimiento revolucionario en un país concreto- por fórmulas revolucionarias esquemáticas que, según los trotskistas, son aplicables en todas partes.»

Fuente: pcmle.org

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias