El regalo más valioso

Publicado:

Noticias populares

“Las cosas buenas se deben hacer sin llamar al universo para que lo vea a uno pasar” — José Martí

 

César Gómez Chacón.— Pero el universo termina por enterarse. Una llamada por teléfono es suficiente: “En Ghana, de la mano de la embajadora cubana, se está haciendo algo muy lindo”, comenta alguien en La Habana. Las nuevas tecnologías y un número WhatsApp permiten irse en vivo y directo al otro lado del mundo.

La República de Ghana es un país situado al oeste del África Subsahariana. Un territorio con oro, de ahí su historia de colonizadores portugueses, británicos, daneses, suecos y hasta prusianos. La llamada “Costa de oro” sufrió las grandes heridas del colonialismo, y heredó el inglés como idioma oficial de unos 30 millones de ghaneses.

Frijoles negros a la cubana

Ghana fue el primer país de la región en establecer relaciones diplomáticas con la Cuba revolucionaria, exactamente el 23 de diciembre de 1959. Un hito en la historia común, coronado por el encuentro del Comandante en Jefe Fidel Castro con el entonces presidente ghanés Kwame Nkrumah, en el legendario Hotel Theresa de Harlem, aquel abrigo revolucionario en el corazón del imperio.

Las relaciones de Fidel con el presidente John Jerry Rawlings, al frente del gobierno ghanés entre 1981 y el 2001, basadas en el respeto y la admiración mutuas, llevaron las relaciones bilaterales a su más alto nivel. Las varias visitas de Rawlings a La Habana afianzaron ese cariño entre los dos líderes.

Como resultado, más de dos mil profesionales del país africano, muchos de ellos médicos, se han graduado en Cuba, jóvenes que a los doce años iniciaron sus estudios en las secundarias básicas de la Isla de la Juventud. Hoy son reconocidos especialistas, amigos entrañables de Cuba que han contribuido con sus saberes al desarrollo socioeconómico de su país; mujeres y hombres agradecidos, que aún cierran los ojos con éxtasis cuando saborean los ricos frijoles negros a la cubana.

Y ese cariño hacia sus hermanos en el archipiélago sigue hoy más vivo que nunca. Recientes donaciones oficiales del país africano llegaron a Cuba para apoyar con insumos médicos en momentos tan difíciles como el enfrentamiento a la COVD-19 y a raíz del incendio en la Base de Supertanqueros en Matanzas.

 Amor con amor…

En Ghana labora hoy una brigada compuesta por 26 especialistas de  la salud cubana, parte del convenio de colaboración firmado por ambos países. Se trata de excelentes profesionales que brindan conocimientos y esfuerzos, muchos en lugares bien apartados de la extensa geografía ghanesa. Pero… Esa no es la noticia.

Hace poco más de un año, exactamente en octubre de 2021, durante una reunión de embajadoras (práctica bastante común en los cuerpos diplomáticos) la representante de Sierra Leona pidió ayuda a sus colegas para donar prendas de vestir, zapatos y comida a unas viudas que se refugiaban en una iglesia en Santa María, localidad de Accra, la capital.

Eran mujeres que vivían en los portales, habían sido víctimas de violaciones, y no tenían ni para comer.

Con la chispa que le caracteriza, Anette Chao García, la embajadora cubana en Ghana, entonces recién nombrada en su puesto, propuso evaluar entre todas la posibilidad de hacer un obsequio mucho más valioso y perdurable. “La ropa se rompe y se pone vieja, pero la salud y la educación es de los regalos que siempre se aprecian y nadie puede quitarte”, fue su argumento irrebatible. Y propuso llevar, junto con los vestidos, a algunos médicos cubanos y hacer una jornada por la salud.

Así, el 13 de noviembre del 2021, comenzó la primera experiencia con el respaldo de los embajadores de México, Sudáfrica y Sierra Leona, así como el jefe de misión del Perú, quien se brindó incluso para servir como intérprete durante la jornada. A las viudas se fueron sumando otras personas necesitadas, más de 300 fueron atendidas gratuitamente ese día por los médicos cubanos, quienes de forma unánime respondieron a la solicitud de la embajadora Anette. Fue un éxito y una linda experiencia para todos.

En lo adelante, un sábado cada mes, se realizan las Jornadas por la Salud en comunidades vulnerables, no solo de la capital, sino en otras apartadas regiones ghanesas. Se trata de una práctica que ha ganado el respeto y la admiración de los diplomáticos, el agradecimiento de los pobladores y las autoridades, y el impacto positivo en la prensa del país.

Las jornadas se realizan en coordinación con las autoridades de cada lugar, quienes sitúan los medicamentos básicos. El aporte de la embajada cubana consiste en brindar la atención médica gratuita con la presencia de sus médicos de las diferentes especialidades.

Los diplomáticos de otros países, entusiasmados por los resultados, también se han ocupado de adquirir los medicamentos, incluso de comprarlos, mientras el mínimo colectivo de la misión estatal cubana (la embajada con Anette a la cabeza), junto a sus hijos, se ocupan de organizar las colas y repartir las medicinas.

Normalmente, el inicio de la Jornada en los lugares más lejanos suele ser complicado, porque los pobladores no están acostumbrados a que médicos blancos los atiendan sin cobrarles nada. Los primeros pacientes llegan con cautela, pero después hay un momento cuando las colas se vuelven inmensas y la gente no deja de llegar. En una ocasión, 15 galenos cubanos estuvieron dando consulta desde las 11 de la mañana hasta las 4 de la tarde, y atendieron más de 1600 personas.

Mucho más pudiera contarse de los lindos momentos vividos, a veces hasta jocosos, y también duros, por la brigada médica y la embajada en estas aventuras a corazón abierto.

El doctor Antonio Menéndez, de Las Tunas, atesora un recuerdo y una foto inolvidable, donde se le ve junto a una niña pequeñita. Él cuenta:

– Era una niña como de 11 años, se acercó a mí y me dijo que un día ella sería también doctora para curar a muchos de sus amigos, que quería estudiar medicina en mi país.

Entonces se sentó todo el tiempo a mi lado y me sirvió de intérprete. Y ya casi al final de la jornada supe que era huérfana y que vivía con su abuelita, una anciana que también fue paciente mía ese día.

Aprendimos de quien aprendimos…

Entrevistar por WhatsApp a la embajadora Anette Chao García es una tarea bien difícil. Ella prefiere que se hable de los médicos, del esfuerzo colectivo, de las emociones de otros. Esta mujer joven con tan alta responsabilidad, no para de moverse a todos lados por la amplia geografía ghanesa, y de atender los asuntos más disímiles, los diplomáticos, que no son pocos; pero también se pone tensa y no duerme cuando un médico cubano enferma de COVID a cientos de kilómetros de Accra; aunque un día después aparezca rozagante y sonriente durante una entrevista de más de una hora, que ofrece en perfecto inglés, a un programa estelar de la televisión ghanesa.

¿Cómo piensa Anette? He aquí este resumen de algunas de sus frases copiadas de los mensajes, que retratan a esta cubana cubanísima:

“Las Jornadas mensuales a veces las hacemos coincidir con fechas históricas para Cuba, o de nuestras relaciones con Ghana, pero no es lo más importante. Lo que realmente nos importa es ayudar. Para los médicos cubanos acá es una forma de hacer algo más en un sistema de salud que no es público. Es la forma de poner un granito de arena sin pedir nada a cambio.

“Hoy (28 de noviembre de 2022) lo hicimos en saludo al Comandante…

“La primera sorpresa de los pobladores, que ven como algo extraño nuestra llegada a sus comunidades tan apartadas, termina por convertirse en mucho agradecimiento a Cuba.

“Las autoridades ghanesas están también felices, y lo preocupante ahora es que las solicitudes se multiplican. A veces no podemos cubrir todo, pero siempre hacemos un poquito más.

“… Y haremos una actividad donde los médicos dejarán las batas para cocinar comida cubana, como médicos del alma, para diplomáticos y funcionarios ghaneses.

“Agradezco mucho que se publique sobre todo esto, porque me gustaría como premio al esfuerzo de ellos. En todas las entrevistas acá hablo de este tema.

“Tenemos el honor de contar con médicos muy humanos. Hay tanto amor en ellos, que los colma la felicidad cuando les anuncio que habrá una nueva Jornada. La vida se adereza con esa ayuda que le damos a los que no pueden acceder a la atención médica, algo que es tan normal en nuestro país.

“Cuando la embajadora de Sierra Leona hizo la propuesta de donar ropa y zapatos… Como nosotros somos de donde somos, y aprendimos de quien aprendimos (Fidel Castro), le propuse que hiciéramos algo más, algo que les cambiara realmente la vida a aquellas personas.”

 

Fuente: CubaSí

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias