Biografía de Stepan Bandera, una figura legendaria para los nazis ucranianos

Publicado:

Noticias populares

Bandera nació en 1909, en una aldea de Galicia, cuando la región aún estaba bajo el control del Imperio de los Habsburgo. Creció en el seno de una familia católica nacionalista. Tras la derrota de los Imperios Centrales, su padre se unió a las tropas nacionalistas ucranianas y se convirtió en diputado de la Rada de la República Popular Ucraniana Occidental ZUNR (dirigida por Petrushevich). El asunto salió mal, así que su padre se alistó en el Ejército Ucraniano de Galitzia (UGA), que luchó contra los polacos, los rusos blancos, los bolcheviques y los verdes de Majno (1918-1921). Este ejército protagonizó importantes pogromos y masacres de judíos (que ya se calculan entre 60 y 120.000 víctimas).

 

A una edad muy temprana, fue inscrito por sus padres en la organización clandestina nacionalista “Escolares”, así como en la Asociación Ucraniana de Scouts “Plast” (refundada en la actual Ucrania, a la manera de la Juventudes Hitlerianas). A lo largo de su vida estudiantil, pasó de una asociación nacionalista a otra, de la GUGM a la OSKUG, que se fusionaron para formar la Unión de la Juventud Nacionalista Ucraniana (1926).

En 1927, cuando quiso ingresar en una academia ucraniana en Podebrady (Checoslovaquia), las autoridades polacas le denegaron el pasaporte. Tuvo que quedarse en el pueblo y finalmente ingresó en la Escuela Politécnica de Lvov, donde estudió agronomía (1928). Desde entonces fue miembro de la UVO, la Organización Militar Ucraniana, de la que pronto se convirtió en oficial de inteligencia y propaganda (1931). Se afilió a la OUN, la Organización de Nacionalistas Ucranianos, fundada en 1929, y continuó sus estudios hasta 1934.

Pronto se convirtió en uno de los principales dirigentes nacionalistas ucranianos, pero, a diferencia de muchos, su corta edad no le permitió participar en los combates de la Guerra Civil rusa, en las acciones terroristas y en los asesinatos llevados a cabo activamente por los primeros nacionalistas ucranianos (mediados y finales de los años veinte). Sin embargo, pronto lo compensó, participando en acciones de comandos (1931-1933) y yendo a Alemania para aprender técnicas de inteligencia y propaganda (1933).

Los nacionalistas ucranianos entraron en contacto con los nazis antes de 1933, que empezaron a financiarlos y armarlos. El propio Stepan Bandera se convirtió en agente de la Abwehr, el servicio secreto nazi, y en agente de la Gestapo (1934). Ganó aún más fuerza al acudir a la Conferencia de la OUN en Berlín (abril de 1933), teniendo la responsabilidad de toda la parte occidental de Ucrania, entonces en manos polacas (las dos Galicias, occidental y oriental). Organizó el asesinato del cónsul soviético en Lvov (junio de 1933), que fue un fiasco, ya que el asesino disparó a un trabajador.

Un pistolero profesional

Sin embargo, organizó acciones espectaculares, como la “acción escolar” (septiembre), en la que escolares y estudiantes boicotearon la lengua oficial polaca y derribaron símbolos polacos. Racionalizó las acciones terroristas para evitar crear terror, prefiriendo acciones selectivas contra personalidades polacas, ucranianas o soviéticas. Entre 1933 y 1934, dirigió los asesinatos del ministro del Interior Bronislaw Pieracki (1895-1934), el ministro de Asuntos Exteriores Tadeusz Holowko (1889-1931) y varias docenas de personalidades más.

La policía polaca reaccionó. Detuvo a Bandera cuando intentaba huir a Checoslovaquia y se hizo con los archivos de la OUN, unos 2.000 documentos que revelaban el alcance de la organización y sus actividades clandestinas. Fue juzgado en Varsovia (18 de noviembre de 1935), junto con 11 cómplices, y se mostró extremadamente arrogante, negándose a hablar otro idioma que no fuera el ucraniano y gritando regularmente “Gloria a Ucrania”, el famoso Slava Ukraini, el “Heil Hitler” ucraniano que hoy es toda una institución en Ucrania. Tras un largo juicio, fue condenado a muerte (13 de enero de 1936), y en otro juicio a dirigentes de la OUN (mayo). Pero su pena fue conmutada por la de prisión. La OUN pensó en intentar liberarlo (1937), y montó una operación que no se llevó a cabo. Otra fue montada por Roman Shukhevich (junio de 1938), que también fue abandonada.

Un colaborador del III Reich

La invasión alemana de Polonia cambió todo eso. Fue liberado y volvió a centrar la OUN en la Ucrania occidental ocupada por los soviéticos. Prefirió huir a Cracovia, en el Gobierno General alemán de Polonia, para escapar del NKVD y reorganizar la OUN (octubre de 1939). Entró en conflicto con el dirigente más moderado de la OUN, Andry Melnyk, contrario a la colaboración con la Alemania nazi y partidario de un acercamiento a los aliados franceses y británicos.

El apoyo de Bandera a Hitler provocó la escisión de la OUN en la OUN M y la OUN B (febrero de 1940). A partir de entonces, se comprometió en cuerpo y alma a colaborar con la Alemania de Hitler y preparó la invasión de la Unión Soviética, aconsejando a los alemanes que concedieran la independencia a Ucrania. De hecho, fundó la Legión Ucraniana, formada por los batallones Nachtigall y Roland, que participaban en la retaguardia de las tropas alemanas y del Eje en operaciones de caza de judíos y comunistas.

El 22 de junio de 1941, al iniciarse el plan Barbarroja, Jaroslav Stetsko (1912-1986, fallecido en Múnich, más tarde agente de la CIA y del servicio secreto de Alemania Occidental) proclamó la independencia de Ucrania. Los alemanes, que no tenían ninguna intención de fundar un Estado ucraniano, detuvieron a Bandera y a otros dirigentes, pero utilizaron a los nacionalistas ucranianos en las masacres a balazos de la Shoah y en la caza de partisanos (masacres de Lvov y Ternopil, masacre de Babi Yar, integración en los Einsatzgruppen, pogromos en Ucrania). Bandera fue entonces encerrado en un campo de concentración.

Tras un largo periodo de dilación, hizo un llamamiento (marzo de 1943) a todas las tropas auxiliares ucranianas, ordenándoles desertar de las filas de las tropas nazis y formar un ejército nacional ucraniano clandestino. Había esperado al final de la batalla de Stalingrado para intentar jugar a última hora un acercamiento a la italiana con los aliados… que fue rechazado por éstos. Unos miles de nacionalistas desertaron con Shujevich y otros nacionalistas. Fundaron el UPA, un ejército nacionalista organizado para luchar contra los soviéticos y los polacos.

Las masacres de los nazis ucranianos

Los partisanos ucranianos practicaron una política de terror y masacraron a varias decenas de miles de polacos, gitanos y otras personas en Volinia y Galicia (1943-1944). El UPA luchó principalmente contra los soviéticos, pero a partir de marzo de 1944 también contra los alemanes. Ante el hundimiento de los ejércitos alemanes, Bandera dio rápidamente la orden de abandonar la lucha contra los alemanes y concentrar la lucha de la UPA contra el Ejército Rojo (mayo de 1944). La lucha… durará entonces oficialmente sólo dos meses contra el mejor aliado de Bandera, Adolf Hitler.

Pronto fue liberado por orden suya (septiembre de 1944), para intentar organizar el UPA y participar en la lucha contra la URSS. De hecho, el Ejército Rojo avanzaba inexorablemente hacia Occidente. Equipados y armados por los alemanes, unos 250.000 ucranianos se organizaron en unidades regulares o en maquis, y lucharon encarnizadamente contra los soviéticos. Pero la derrota era ya segura, así que Bandera no esperó al final de la guerra, huyó a Berlín (diciembre de 1944), desde donde dirigió las operaciones del UPA casi hasta el final. No esperó al Ejército Rojo y huyó de nuevo, escabulléndose a Austria, luego a Alemania y finalmente a Suiza, tratando de escapar del Ejército Rojo. Inmediatamente después fue transferido al servicio secreto británico (1946).

Los estadounidenses se mostraron más reticentes, pero utilizaron la UPA en la Guerra Fría para combatir a los soviéticos e intentar desestabilizarlos en Ucrania. El movimiento guerrillero ucraniano estuvo activo hasta principios de la década de 1960, pero fue aniquilado gradualmente por los soviéticos. En 1954 se destruyó el último gran maquis y en 1960 se eliminó la última célula nacionalista ucraniana. Los supervivientes que no habían emigrado fueron perseguidos sin descanso, pero muchos sobrevivieron, se escabulleron de la red o regresaron de la deportación con la llegada de la desestalinización (1956-1959).

En cuanto a Bandera, se instaló en Múnich bajo la protección de los estadounidenses y británicos, mientras los soviéticos intentaban eliminarlo. Se frustraron varios intentos en 1947, 1948 y 1952. Finalmente fue asesinado en su domicilio el 15 de octubre de 1959 por un agente del KGB, Bogdan Stachinsky, que dos años antes había ejecutado a otro nazi ucraniano: Lev Rebet.

A su funeral asistieron numerosos anticomunistas de los países de Europa Central y Oriental.

El superhéroe de la nueva Ucrania

Tras el colapso de la Unión Soviética, Bandera pasó de las cloacas de la memoria nazi a convertirse enn un superhéroe rehabilitado por las bendiciones de los países “democráticos” de Occidente. Partidos neonazis como Svoboda o Pravy Sektor reescribieron la biografía de Bandera presentándolo como un dirigente independentista limpio de su colaboración con Hitler o de las masacres de judíos y polacos.

El Golpe de Estado fascista de 2014 llevó esta exaltación un poco más lejos, exhibiendo los retratos de Bandera y Shujevich en todas las manifestaciones con las banderas negras y rojas de la UPA y los símbolos nacionalistas o nazis utilizados en el pasado (tridente ucraniano, ángel de lobo nazi).

El Presidente Viktor Yushchenko le concedió a título póstumo la más alta condecoración de Ucrania, el título de “Héroe de Ucrania”. Este acto, otorgado el 17 de febrero de 2010, fue objeto de un escándalo internacional severamente juzgado por numerosas personalidades políticas de Rusia, Polonia, Israel, el Centro Simon Wiesenthal, que presentó una protesta ante la embajada de Ucrania en Estados Unidos. Sólo los movimientos ultranacionalistas “banderistas” de Ucrania aplaudieron y se enfurecieron cuando el Tribunal de la región de Donetsk declaró ilegal el decreto del presidente ucraniano (2 de abril de 2010). Esta oposición dio lugar a un recurso del Presidente Yúschenko, que confirmó la revocación del título de Héroe de Ucrania a Stepán Bandera (23 de junio de 2010), confirmada por el Tribunal Supremo de Ucrania (2 de agosto de 2011).

Esto no impidió que los ultranacionalistas y neofascistas ucranianos construyeran multitud de monumentos conmemorativos a Bandera. En particular, en su ciudad natal (1991), un monumento que fue destruido por opositores antifascistas y luego restaurado (1992). Pronto se erigió un verdadero bosque de monumentos en muchos otros pueblos y ciudades, en Strary-Ougrinov (1990), Kolomye (1991), Stry y Kozovka (1992), Borislav (1997), Drogobich (2001), Dublianakh (2002), Verbov (2003), Zalechikaj (2006), Lvov, Uzin, Boutchatch y Nikitintsy (2007), Gorodenk, Starom-Sambor y Grabovka (2008), Stredni-Berezov, Stroussov y Terbovlia (2009), Trouskavets y Kremenets (2010), Sambor (2011), y la lista continúa hasta hoy, por no mencionar varias calles de Koloma, Ivano-Frankovsk, Lvov y Ternopil.

En un programa de televisión participativo sobre los grandes hombres de Ucrania, Stepan Bandera obtuvo el tercer puesto con el 16,12 por cien de los votos. Se convirtió en un icono del ultranacionalismo ucraniano, y su popularidad aumentó aún más tras el Euromaidán y la Revolución Marrón del invierno de 2013-2014.

Fue con su retrato y gritando su nombre que los reclutas de los batallones neofascistas Azov, Aidar, Dnepr-1 y 2, Mariupol, Donbass y muchos otros subieron a atacar el Donbas. Desde entonces, Stepan Bandera, después de jefes de Estado como Mussolini, Franco o Adolf Hitler, se ha convertido en un símbolo europeo del fascismo en Europa, ocultado y disimulado durante mucho tiempo por los medios de comunicación occidentales.

Sin embargo, mientras los partidarios de Stepan Bandera encabezaban el Golpe de Estado de 2014, el ejército ucraniano y los mercenarios neonazis internacionales en el Donbas, con gritos de “Gloria a Ucrania, muerte a los enemigos, muerte a los moskovitas (rusos), muerte a los yugoslavos”, el grito de guerra se ha ido reduciendo gradualmente a “Gloria a Ucrania, gloria a los héroes”, y los medios de comunicación occidentales ya se han puesto manos a la obra para ofrecernos un retrato respetable de Stepan Bandera.

Laurent Brayard https://www.donbass-insider.com/fr/2022/12/28/qui-est-vraiment-stepan-bandera-un-heros-romantique-ou-le-pierre-laval-ukrainien/

Fuente: mpr21.info
spot_img

5 COMENTARIOS

  1. Pues basta leer su trayectoria para comprender que era un enfermo , que debió ser ingresado a una clínica psiquiátrica a tiempo 🤷🏻‍♂️

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias