Uigures, los ‘yihadistas buenos’ que patrocina Estados Unidos para desestabilizar a China

Publicado:

Noticias populares

La salida de China de la esfera de control estadounidense en octubre de 1949 fue quizá el golpe más serio a la hegemonía mundial de Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial. El éxito de la campaña independentista china se esperaba en Washington desde hacía muchos meses.

 

En septiembre de 1948, el clarividente diplomático estadounidense George Kennan señaló que “existen límites considerables a lo que podemos hacer para influir en el curso de los acontecimientos en China”. En las siete décadas transcurridas desde entonces, el alcance de la influencia estadounidense en los asuntos internos de China ha sido, en el mejor de los casos, limitado, aunque continúa a buen ritmo. Washington ha aplicado una serie de políticas con la esperanza de desestabilizar y dividir a China.

Las estrategias del Pentágono hacia China han reflejado en cierto modo las que dirigieron contra la URSS: el uso de grupos interpuestos, extremistas y minorías étnicas, y Estados clientes.

El Partido Islámico del Turkestán (TIC), organización terrorista, fue fundado por yihadistas uigures en 1988, justo cuando estallaban las revueltas separatistas en la provincia noroccidental china de Xinjiang. El Partido Islámico del Turkestán, anteriormente conocido como Movimiento Islámico del Turkestán Oriental, recibió el patrocinio de la CIA desde su creación.

Contradictoriamente, el Partido Islámico del Turkestán, con sede en gran parte del noroeste de Pakistán, está considerado una organización terrorista por Estados Unidos, junto con otros países importantes como Rusia y, por supuesto, China y su vecino Pakistán.

En 2001 los militantes uigures se preparaban para la guerra de guerrillas en los mismos campos de Afganistán donde la CIA y el ISI, el servicio de inteligencia pakistaní, habían entrenado en su día a extremistas muyahidines, con el fin de obstaculizar a las tropas soviéticas en Afganistán hace 40 años. Entre 1990 y 2001, el Partido Islámico del Turquestán llevó a cabo más de 200 actos terroristas, como la voladura de vehículos y mercados y el asesinato de funcionarios del gobierno chino.

Tras los atentados del 11-S en Estados Unidos, se vio a extremistas uigures luchando contra soldados estadounidenses durante la “guerra contra el terror” de Washington en Afganistán. Casi dos docenas de uigures fueron enviados al tristemente famoso campo de detención de Guantánamo, en el sureste de Cuba, gestionado por Estados Unidos, y algunos de ellos permanecieron recluidos allí durante 12 años.

Destacados separatistas uigures, como Anwar Yusuf Turani, nacido en Xinjiang y fundador del gobierno en el exilio del Turkestán Oriental, vive en el estado de Virginia, en la costa este de Estados Unidos. Turani ha sido un instrumento dispuesto en el juego de poder de Washington con China; en junio de 1999, se reunió con el Presidente Bill Clinton y le pidió que apoyara los movimientos políticos que buscaban la independencia en Xinjiang; y Turani mantuvo posteriormente un diálogo con el sucesor de Clinton, George W. Bush, quien prometió apoyar los “derechos humanos básicos” de “los uigures y otras personas que viven en China”.

Otros destacados exiliados uigures que viven en Estados Unidos han pedido la independencia de Xinjiang de China, como la cinco veces nominada al Premio Nobel de la Paz Rebiya Kadeer, nacida en Xinjiang y residente también en el estado estadounidense de Virginia.

Durante 11 años, hasta noviembre de 2017, dirigió el Congreso Mundial Uigur (WUC), con sede en Munich, financiado en parte por la Fundación Nacional para la Democracia (NED). La NED, financiada en parte por el Congreso estadounidense, tiene un largo historial de injerencias de “poder blando” en Estados soberanos de todo el mundo: China, Nicaragua, Ucrania, etc.

El Congreso Mundial Uigur fue fundado en abril de 2004 por Erkin Alptekin, ex asesor de la CIA.

El marido de Kadeer trabajó anteriormente como comentarista para la emisora Radio Free Asia, gestionada por el gobierno estadounidense. Al igual que Turani, Kadeer es una especie de peón de Washington en la creciente rivalidad geopolítica entre Estados Unidos y China. En el pasado, aceptó invitaciones para reunirse con el Presidente George W. Bush y la Secretaria de Estado Condoleezza Rice, con el fin de recabar apoyo para la independencia uigur de China. Durante una visita en junio de 2019 a Japón, aliado de Estados Unidos, pidió a Tokio más apoyo político para Xinjiang.

El plan de Estados Unidos para desmantelar China: terroristas y narcotraficantes

Una de las principales razones por las que Pekín presta tanta atención a Xinjiang es que la región es rica en yacimientos de petróleo (21.000 millones de toneladas) y carbón (40% de las reservas totales de China). Algunos uigures nativos se han quejado de que Pekín se limita a enviar materias primas de Xinjiang directamente a la capital china y a otras ciudades relativamente ricas como Shangai, sin ofrecer una compensación adecuada como respuesta. Incluso un pequeño recargo podría contribuir en gran medida a mejorar las condiciones de vida de los uigures.

El veterano historiador brasileño Luiz Alberto Moniz Bandeira ha escrito que la preocupación de Pekín por Xinjiang se debe también en parte a su posición como centro de oleoductos; un territorio a través del cual fluyen hacia China recursos naturales procedentes de Asia Central y que, según Bandeira, “fue uno de los factores de las tensiones étnicas que estallaron durante la década de 1990 y principios del siglo XXI, ya que China invirtió 15.000 millones de dólares en infraestructuras y desarrollo en la región hasta 2001, incluidas plantas petroquímicas y transporte de gas a Shangai”.

La Corporación Nacional de Petróleo de China (CNPC), empresa estatal con sede en Pekín, “ha intentado convertir Xinjiang en la mayor base de producción de petróleo y gas del país hasta 2020. Como era de esperar, la explotación de los recursos de Xinjiang por parte de Pekín ha aumentado, mientras que la provincia es también un punto focal para el enorme proyecto industrial chino “Nueva Ruta de la Seda”.

Además, el gobierno de Xi Jinping tiene grandes ambiciones de unir Xinjiang con Gwadar, un puerto estratégico en el sur de Pakistán que se encuentra en el mar Arábigo. Pekín lleva varios años invirtiendo fuertemente en Pakistán, llegando también al sur, a Gwadar, lo que podría proporcionar a la administración china un punto de apoyo en algunas de las rutas marítimas petroleras más vitales del mundo; con las aguas del Golfo de Omán y el Golfo Pérsico situadas cerca de Gwadar.

China es el mayor socio comercial de Pakistán, y Pekín considera a su vecino un importante aliado, como demuestra el Corredor Económico China-Pakistán, un programa de infraestructuras entre ambas naciones valorado en decenas de miles de millones de dólares.

Tíbet: otra de las mechas para prenderle fuego a China

Centrándonos de nuevo en los esfuerzos del Pentágono por desestabilizar China, dirigimos nuestra atención al Tíbet: una gloriosa región del suroeste de China cuyo paisaje está dominado por imponentes picos nevados del Himalaya y vastas llanuras deshabitadas, mientras que el tamaño del Tíbet es casi el doble del de Francia.

Tras la revolución china de 1949, el Congreso de Estados Unidos consideró que Tíbet tenía derecho a la “autodeterminación“; y Washington dio su pleno apoyo al gobierno tibetano en el exilio, establecido en 1960 por el actual Dalai Lama (Tenzin Gyatso). El Dalai Lama, que mantiene vínculos con la CIA desde la década de 1950, huyó a la India desde Lhasa, la capital del Tíbet, tras el fallido y sangriento levantamiento tibetano de 1959 contra el control chino, respaldado por Washington.

Este levantamiento se desencadenó en parte en los propios Estados Unidos, bajo los auspicios del oficial de la CIA Bruce Walker en Camp Hale, el centro de entrenamiento del ejército estadounidense en Colorado. En Camp Hale, entre 1956 y 1957, la CIA entrenó intensivamente a entre 250 y 300 “luchadores por la libertad del Tíbet”, todo ello en secreto. El entrenamiento de tibetanos por parte de la CIA continuó en Camp Hale hasta su cierre en 1964.

Otra base secreta para las operaciones estadounidenses contra China se estableció en la estación de esquí de Aspen (Colorado), donde aviones estadounidenses sobrevolaban las fuerzas de representación tibetanas antes de lanzarlas en paracaídas.

Otros campos de entrenamiento de la CIA se establecieron en distintos lugares del país surasiático de Nepal, que limita al norte con el Tíbet. Entre 1949 y 1951, el número de agentes de la CIA implicados en acciones encubiertas se multiplicó por diez. El presupuesto de la CIA para fomentar las revueltas y el malestar social en China fue 20 veces superior a la cantidad de dinero destinada al derrocamiento de Mohammed Mossadegh en Irán en 1953. La CIA recibió ayuda de los servicios especiales de Nepal e India para atacar a China.

El hermano mayor del Dalai Lama, Gyalo Thondup, participó en varias operaciones contra China patrocinadas por la CIA, que finalmente fueron aplastadas por Pekín, matando a varios miles de personas. Thondup, que a menudo actúa como “enviado no oficial” del Dalai Lama, vive ahora en la India y tiene unos 90 años, visitó Estados Unidos por primera vez en 1951. Ha proporcionado amplia información al Departamento de Estado estadounidense sobre todos los asuntos relacionados con Tíbet.

Un ejército tibetano financiado y armado por la CIA, el Dokham Chushi Gangdruk, llevó a cabo durante años una campaña de guerrillas dentro de las fronteras chinas. A mediados de la década de 1960, operaban cerca de 2.000 combatientes de origen tibetano respaldados por Estados Unidos. El Dalai Lama recibió generosas cantidades de fondos de la CIA y sólo en 1964 fue subvencionado con 180.000 dólares.

Hasta 1975 el Dalai Lama ocultó el papel de la CIA en el levantamiento tibetano de 1959 y otras actividades en una época en la que estaba en contacto con agentes estadounidenses en el Tíbet. El Dalai Lama, que ganó el Premio Nobel de la Paz en 1989, recibió un estipendio de la CIA que se remonta a principios de la década de 1950, pero quizá incluso antes.

En una entrevista concedida al New York Times a mediados de septiembre de 1993, el Dalai Lama declaró: “Hoy en día, la ayuda y el apoyo que recibimos de Estados Unidos son realmente fruto de la simpatía y la compasión humanas. Hasta bien entrado el siglo XXI, los gobiernos estadounidenses han seguido canalizando fondos a causas tibetanas independientes, a través de ramas del Departamento de Estado estadounidense como la Oficina de Población, Refugiados y Migración (PRM).

En otros lugares de China, y más recientemente, Washington se ha limitado a utilizar sus organizaciones de “poder blando”, como la NED, fundada por Reagan, que apoya financieramente las protestas contra Pekín en Hong Kong. Desde 2014, la NED ha proporcionado unos 30 millones de dólares a manifestantes prooccidentales o independentistas en Hong Kong. Las protestas han recibido amplia cobertura y simpatía de la prensa generalista.

Shane Quinn https://www.globalresearch.ca/u-s-sponsored-uyghur-insurgency-in-xinjiang-70-years-of-u-s-destabilisation-in-china/5698425

Fuente: mpr21.info
spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias