Sánchez le declara la guerra al pueblo saharaui vendiendo y regalando armas a Marruecos en plena ofensiva en el Sáhara Occidental

Publicado:

Noticias populares

  • En plena guerra del Sáhara Occidental, España vendió armas a Marruecos por valor de 30 millones de euros y le ha regalado al menos 120 millones al país magrebí solo en gestión de fronteras
  • El gobierno más progresista de España (PSOE/UP) se implica hasta las cejas en la guerra del Sáhara Occidental al vender y regalar armas a Marruecos en plena guerra en el territorio

Lehbib Abdelhay | Madrid (ECS).- Durante el primer semestre de 2022, el Gobierno de España aprobó cuatro licencias para la exportación de material de defensa y doble uso -denominación técnica del armamento- a Marruecos, por un valor total de 30 millones de euros. Según un informe elaborado por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo de España sobre exportaciones de material de defensa en el primer semestre de 2022 revela, según recoge Vozpópuli, que en ese periodo de tiempo se aprobaron 1.181 licencias para la venta de armamento, que se tradujeron en ingresos por valor de 4.192 millones de euros para la industria española.

Según la misma fuente, la exportación de armamento por parte de España está regulada por una serie de criterios técnicos, entre los que se encuentra la aplicación del material en escenarios reconocidos por la legalidad internacional y en ámbitos específicos donde no se vulneren los Derechos Humanos, dos parámetros que Marruecos viola continuamente con el respaldo total de los socialistas españoles.

Dentro de ese listado figuran las cuatro licencias aprobadas por el Gobierno de Sánchez para la exportación de material armamentístico a Marruecos por valor de 30 millones de euros. Además, se especifica que todo el stock se destinó a las fuerzas armadas marroquíes (FAR), que libran desde el pasado 14 de noviembre de 2020 una guerra contra los saharauis tras el colapso del alto el fuego firmado con el Frente POLISARIO en 1991.

El gobierno progresista (PSOE /UP) de España le declaró la guerra al pueblo saharaui vendiendo y donando material bélico en plena guerra del Sáhara Occidental a Marruecos amparándose en las buenas relaciones con Rabat.

Por otra parte, y amparándose en la lucha contra la inmigración ilegal, el Gobierno de Pedro Sánchez donó unos 120 millones a Marruecos y le dotó en los últimos dos años con 10,6 millones de euros en material de vigilancia para “reforzar las fronteras”. España también reforzó el ministerio del Interior marroquí con cámaras térmicas y visores nocturnos tras la crisis migratoria de Ceuta.

La tensión en el Sáhara Occidental está alcanzando cotas impredecibles a la par que preocupantes, tras dos años de guerra y ataques relámpagos del ejército de liberación saharaui, entre ayer y hoy el Ejército de Liberación Saharaui atacó las tropas y blindados marroquíes alrededor de la zona en Farsia, Auserd y Hauza, según el último parte de guerra difundido por la defensa saharaui.

Desde el pasado 13 de noviembre el único paso fronterizo ilegal utilizado por Marruecos para conectarse con el resto de África se encuentra en el centro de esta crisis, se han producido enfrentamientos entre el Ejército saharaui y Marruecos desde que Rabat decidió lanzar una operación militar en la zona.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

¿Colocará Polonia minas antipersonas en la frontera con Rusia?

La OTAN continúa intensificando su acoso a Rusia. En una declaración reciente, Mariusz Blaszczak, parlamentario y antiguo ministro polaco de Defensa dijo que su país pronto levantará la prohibición de colocar minas antipersonas en la frontera con el enclave ruso de Kaliningrado y Bielorrusia. Esta medida constituye una grave escalada, ya que este tipo de equipamiento plantea importantes riesgos para los ciudadanos rusos, aumentando las tensiones entre Moscú y Varsovia.