Solo la unidad de las fuerzas políticas puede enfrentar al imperialismo

Publicado:

El Presidente Díaz-Canel, al intervenir en la comisión que debatió sobre la unidad antimperialista vs. la Doctrina Monroe, dijo que la lógica imperialista se aplica al mundo para imponer hegemonía y dominación, y ese no es el mundo deseado. «El que queremos y debemos construir es sin imperialismo», subrayó

Noticias populares

«La comunidad internacional podrá contar con la batalla permanente de Cuba frente a la injusticia, las desigualdades, el subdesarrollo y por el establecimiento de un orden internacional más justo y equitativo, en cuyo centro se ubique el ser humano, su dignidad y bienestar».

 

Con tal certeza, el miembro del Buró Político del Partido y secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba, Ulises Guilarte de Nacimiento, invitó a compartir las experiencias de «nuestra Patria grande» entre los participantes en el Encuentro internacional de solidaridad con Cuba y el Antimperialismo, a 200 años de la Doctrina Monroe, que sesionó ayer en el Palacio de Convenciones de La Habana.

En presencia del Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, el dirigente sindical añadió que, sin dejar de reconocer insuficiencias en la gestión administrativa, la causa fundamental de los problemas de Cuba está en el despiadado y unilateral bloqueo económico, comercial y financiero, recrudecido sin límites, como ninguna otra acción que se ha sufrido en los últimos años, ignorando el reclamo, casi unánime, por su eliminación y su condena en la Asamblea General en las Naciones Unidas.

Explicó que, con esas sanciones, presionan a instituciones bancarias, persiguen todas las fuentes de ingresos en divisas y de combustible, obstruyen los canales de suministros de insumos y materias primas para provocar el colapso de la economía, generar escasez, sembrar el desaliento, y deteriorar el nivel de consumo y bienestar de nuestro pueblo.

Aseveró que, consciente de las pretensiones del imperio de socavar la identidad nacional de la Patria, al intentar fracturar nuestras raíces desde la colonización cultural, Cuba continuará avanzando en el perfeccionamiento de su modelo económico y social de desarrollo sostenible con la misma firmeza que nos ha traído hasta aquí, consolidando la unidad que nos hace una Cuba mejor.

En el acto inaugural también estuvieron presentes los miembros del Buró Político, Esteban Lazo Hernández, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, y Manuel Marrero Cruz, primer ministro.

 

EL BLOQUEO, PRINCIPAL OBSTÁCULO PARA EL DESARROLLO

La viceministra de Relaciones Exteriores, Anayansi Rodríguez Camejo, impartió una conferencia en la que detalló las afectaciones del bloqueo para el pueblo cubano. Dijo que, a pesar de esa cruel política, el pueblo resiste y continuará repartiendo solidaridad al mundo, y apoyando las causas justas.

Reconoció que esa hostilidad impacta, sin excepción, en todos los sectores de la producción, los servicios y la vida del país, y viola de manera flagrante y sistemática los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales de los trabajadores cubanos y sus familias, quienes son sus principales víctimas.

«Las transacciones financieras de Cuba son hoy objeto de una feroz y sistemática persecución, aplicada de manera metódica y con precisión quirúrgica por varias agencias del Gobierno de Estados Unidos, que mantienen un monitoreo constante y llega a todos los rincones del mundo desde donde se pretenda concertar una relación de este tipo con entidades cubanas», denunció la Viceministra, antes de referirse a la inclusión de la isla caribeña en la lista de países patrocinadores del terrorismo.

Afirmó que Cuba no patrocina el terrorismo. «Cuba ha sido víctima de acciones terroristas perpetradas, respaldadas u observadas con mirada cómplice por el Gobierno de Estados Unidos», sentenció, y añadió que nuestro país promueve la paz y la justicia social.

«A esta política de asfixia económica se suma hoy el incremento de la agresión política, mediática y comunicacional; el aumento inusitado de las operaciones de desinformación, financiadas con fondos federales del presupuesto de Estados Unidos, que ascienden a decenas de millones de dólares anualmente», advirtió Rodríguez Camejo, como argumentación de la manipulación mediática de la realidad cubana con el objetivo de subvertir el orden constitucional.

 

NOS TOCA CONSTRUIR UN MUNDO SIN IMPERIALISMO

El Presidente Díaz-Canel, al intervenir en la comisión que debatió sobre la unidad antimperialista vs. la Doctrina Monroe, dijo que la lógica imperialista se aplica al mundo para imponer hegemonía y dominación, y ese no es el mundo deseado. «El que queremos y debemos construir es sin imperialismo», subrayó.

Detalló el plan de colonización cultural que ejecuta el imperialismo, principalmente el Gobierno de ee. uu., que busca quebrar las esencias de los pueblos y la cultura en su propósito de acabar con la historia y la identidad nacional.

El imperialismo pretende dominar con sus paradigmas y, para ello, necesita que los pueblos renuncien a sus raíces históricas, y vean a la historia como obsoleta, para enfrentarse de manera acrítica a los postulados y a la deformación artística desde los países del norte, expresó, y llamó a la unidad de las fuerzas progresistas del mundo para enfrentar ese poder colonizador.

Dijo que la Doctrina Monroe, establecida hace dos siglos, es una de las argumentaciones aún presentes en las estrategias del imperialismo.

Caracterizó esa política como expresión de prepotencia, de desprecio hacia los pueblos. Esa Doctrina, valoró, no es solidaria, porque no se trata de compartir experiencias para el desarrollo igualitario de todos los países, sino que trata de saquear los recursos naturales y extraer las riquezas a los países del sur, argumentó el mandatario.

«Cuba no está ni estará en la oea», aseguró Díaz-Canel, y explicó que, por esa posición frontal en contra del imperialismo, a Cuba se le ha castigado y se le mantiene un cruel bloqueo, recrudecido por la anterior administración, con un presidente del Partido Republicano, y hoy mantenido con un representante de los llamados demócratas.

La experiencia cubana transmite que solo la unidad de las fuerzas políticas puede enfrentar al imperialismo, señaló, y destacó la importancia de la movilización de la clase obrera en contra del pensamiento hegemónico imperialista.

«Cuba está centrada en enfrentar la guerra imperialista, pero no solo resistiendo, sino haciéndolo de manera creativa», y agregó que para ello se mueve en dos escenarios: el primero es la batalla ideológica en defensa del socialismo, con los jóvenes al frente, como continuidad del modelo. El otro escenario es la batalla económica y social, que tiene tres pilares fundamentales: ciencia e innovación; transformación digital y comunicación.

Afirmó que el pueblo cubano apoya a su Revolución, y eso está demostrado con los procesos políticos recientes: la aprobación del Código de las Familias, las elecciones de los delegados del Poder Popular, y durante los comicios generales para elegir a los diputados al Parlamento.

«No hemos tenido el porciento histórico, pero ha sido el que hemos podido alcanzar, y que supera lo alcanzado por otros países del área», contrastó el Jefe de Estado.

Las intervenciones en esa comisión versaron sobre la unidad antimperialista, el socialismo por construir, la manera de enfrentarnos a la colonización cultural, la situación difícil del pueblo cubano, la decadencia del imperialismo, la guerra mediática, el papel de los jóvenes en el cambio social y el agradecimiento a la solidaridad cubana por el envío de brigadas médicas a diferentes partes del mundo.

En otras salas se debatió acerca de los derechos de los jóvenes y la integración mundial; las mujeres del mundo por la paz y la solidaridad; los desafíos de la clase obrera en el mundo contemporáneo, y las luchas de los movimientos de solidaridad.

En la clausura del evento se presentó un libro del escritor brasileño Fernando Morais, que es un acercamiento biográfico al presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

También se entregó la Medalla de la Amistad a Jesús Núñez, secretario general de la Unión de Trabajadores Cañeros de República Dominicana; a Lauren Brun, sindicalista francés, y a Julio Duval Fuente, sindicalista argentino. También la recibirá la Federación Rotativista de París, Francia.

 

¿QUÉ PROPUSO LA DECLARACIÓN FINAL?

Aprobada por representantes de 271 organizaciones políticas, sindicales y sociales de 58 países, la declaración final del Encuentro de Solidaridad propuso:

  • Crear un amplio frente nacional e internacional en la lucha por la paz y contra la guerra.
  • Realizar una masiva movilización el 21 de septiembre de 2023.
  • Promover ideas y crear conciencia de la necesidad de la unidad en la diversidad en defensa de la soberanía, los derechos de los trabajadores y los pueblos, y la preservación del medioambiente.
  • Fortalecer la solidaridad con la lucha de los trabajadores por sus derechos sociales y laborales.
  • Incrementar las acciones de solidaridad con las causas justas de los pueblos de Venezuela, Nicaragua, Palestina, Puerto Rico, República Árabe Saharaui Democrática y otros.
  • Multiplicar la batalla en las redes sociales y espacios digitales para enfrentar las campañas de mentiras.
  • Exigir la inmediata exclusión de Cuba de la ilegítima lista de Estados patrocinadores del terrorismo.
  • Movilizar y articularse en defensa de la Revolución Cubana.
Fuente: granma.cu

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

En la carretera (sin escuchar lo ya sabido)

Lo ya sabido es que Occidente es un inmenso montón de mierda y que sus valores valen lo mismo que la mierda. Esto viene a cuento de la "opinión consultiva" hecha pública el pasado viernes por la Corte Internacional de Justicia, a instancias de la Asamblea General de la ONU, en la que dice que el IV Reich sionista, antes conocido como Israel viola casi todo lo habido y por haber: el derecho internacional, el derecho humanitario, su propio derecho interno, las Convenciones de Ginebra y más. Por lo tanto, Occidente, el muy "democrático" Occidente, es cómplice de todo esto. En unas pocas palabras: es cómplice del genocidio. Lo ya sabido, también. En este contexto, resulta enternecedor que el Parlamento Europeo haya hecho mención al país 404 y ni una palabra sobre Gaza en su apertura formal.