Sánchez visitará la Casa Blanca: “Biden reconoce el papel de España, el de su jardinero fiel”

Publicado:

En su primer encuentro en Washington, los líderes abordarán aspectos como las exportaciones españolas a EEUU, la autonomía estratégica de la UE y el plan norteamericano de apoyo a la economía verde. Los analistas señalan un rédito político para Sánchez en clave electoral y su sumisión como paladín atlantista de EEUU en Europa y el Sahara.

Noticias populares

Yarisley Urrutia.— Invitado formalmente por el presidente estadounidense Joe Biden, la visita de Pedro Sánchez se produce tras varios acercamientos en el marco de recientes foros internacionales. Se trata de la primera visita a la Casa Blanca de un jefe del Ejecutivo español desde 2017, cuando Mariano Rajoy acudió a Washington invitado por Donald Trump. Antes, asistirá a un acto con Nancy Pelosi en la Embajada española.

 

Al encuentro le antecede el que sostuvieron el 10 de abril los responsables de la política exterior de EEUU y España, Antony Blinken y José Manuel Albares, respectivamente, donde acordaron reanudar las conversaciones para abordar la limpieza de los terrenos contaminados en Palomares (provincia de Almería), producto de un accidente entre dos bombarderos nucleares estadounidenses en 1966.

En vísperas de que España asuma la Presidencia semestral de la UE en julio, Biden y Sánchez tienen previsto tratar temas de índole económica de la eurozona, como la llamada “autonomía estratégica abierta”: el acceso a los insumos necesarios para el desarrollo de las economías europeas, sin depender de China para los productos manufacturados o de Rusia para la energía.

La aplicación de aranceles a la exportación de aceitunas negras españolas o el plan estadounidense de apoyo a la economía verde, cifrado en 700.000 millones de dólares de ayudas estatales y tildado de proteccionista, así como un plan de inversiones para luchar contra la inflación en EEUU que podría perjudicar a las empresas españolas del sector de las energías renovables, son otros de los temas en la agenda.

Geopolítica e inmigración

Aun siendo importantes, las cuestiones económicas ceden ante las de geopolítica. El Gobierno español, que ya ha aprobado la ampliación de la presencia militar estadounidense en la base naval de Rota, quiere consolidar la relación bilateral mediante la suscripción de más acuerdos, como el que prevé la transferencia a España de inmigrantes irregulares latinoamericanos en EEUU. Y todo ello en el contexto central del conflicto en Ucrania.

“En España no ha habido ningún debate sobre el acuerdo de inmigración, lo cual es alucinante”, declara a Sputnik el politólogo Pedro Antonio García Bilbao, de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid

El especialista sostiene que tal acuerdo supone una supeditación “total” a los intereses de EEUU y avisa del “impacto social” que podría producirse en España. “Usted venga aquí, ya no tiene que llegar a río Grande”, dice. “EEUU tiene un problema muy serio en la frontera y está buscando pringados para resolverlo. Y cuando no los encuentra, opta por la deportación pura y dura”, añade.

Doctorado precisamente con una tesis sobre la sociología de las migraciones forzosas, Pedro Bilbao recuerda el caso de las maras en Centroamérica, “también producto de la deportación masiva de pandilleros nacidos en la costa oeste de EEUU, pero en situación irregular”.

Además de estos puntos a tratar, el tema principal seguirá siendo el conflicto en Ucrania. “Biden reconoce el liderazgo de Sánchez en la UE, al mismo tiempo que premia el cierre atlantista del conflicto ucraniano, debilitando, así, el empuje hacia la autonomía estratégica que pretendía impulsar Francia”, explica por su parte a Sputnik el politólogo Víctor Prieto, que subraya el “seguidismo” del presidente español respecto a la postura de EEUU en Ucrania.

“Porque se ha erigido como uno de los paladines atlantistas en Europa”, afirma.
La pérdida aparentemente definitiva de una visión estratégica autónoma en la UE es rehén del enfoque aplicado en Ucrania, afirman los analistas consultados. “Ucrania estará en la agenda de la reunión porque es el tema estrella de la agenda de la OTAN”, asegura a Sputnik Pablo García Varela, subdirector de la publicación especializada La Comuna y encargado del área de geopolítica.

“España es de los países que está en mayor sintonía con EEUU en este tema y de los que más seguidismo hace. De hecho, se habla de que el eje franco-alemán ha basculado hacia otro que componen Madrid y Varsovia como países más subalternos y fieles”
— Pablo García Varela
Subdirector de La Comuna

Sin defensa europea propia

Madrid albergó en junio de 2022 una cumbre de la OTAN marcada por el conflicto de Ucrania y los deseos de adhesión Finlandia y Suecia a esta organización militar. En opinión de Pedro Bilbao, el evento supuso un “éxito diplomático” para Biden en el sentido de que “nadie le va a plantar cara en Europa”.

“Porque se dio el mensaje de que la defensa conjunta de la UE es la OTAN y no las fuerzas de defensa colectiva de las que se habla en el Tratado de la Unión. Y España se ha convertido en campeona de esta afirmación”, señala.

“Esa cláusula del Tratado conlleva la existencia de un Estado Mayor conjunto europeo, el Eurocuerpo y su división de contrainteligencia, que fue la que comandó el coronel Pedro Baños. Y ahí Baños descubrió lo obvio: que los que estaban espiando al Eurocuerpo no eran precisamente los rusos, sino el amigo americano”, recuerda Bilbao, quien asegura que EEUU ha abortado “toda pretensión de autonomía estratégica” en Europa.

¿Nuestros intereses o los suyos?

A juicio de Víctor Prieto, cabe entender la visita como la “culminación del proceso de acercamiento a EEUU, cada vez más estrecho”, tras la etapa de Trump. Y en este proceso destaca el “paulatino ascenso de la figura de Pedro Sánchez” en la escena internacional. “En este sentido, cabe hablar de un éxito del presidente del Gobierno español, que ha sabido orientar el perfil de su figura política hacia aquello que el gabinete anterior dejó más de lado: la política internacional”, afirma.

Sin embargo, constreñida por el marco formado por la OTAN y la propia UE, el margen de actuación de España en política exterior es limitado. “De hecho, no forma parte del debate en la política nacional”, sentencia Pedro Bilbao. “Todo lo relacionado con la defensa pasa por la Embajada de EEUU, la Casa Real y el lobby industrial militar español, no hay debate. Hay miedo a debatir el papel de EEUU en su relación con España, cuya política con relación a EEUU es plegarse a sus prioridades”, asegura.

“No hay un debate público, es un tema que puede erosionar la base de apoyos del régimen del 78 y su credibilidad e imagen. Incluso Izquierda Unida y el PCE tienen un nicho dentro del sistema y no quieren salirse de ahí”.
— Pedro A. García Bilbao
Politólogo

“España es desde hace tiempo un país muy fiel, yo diría que totalmente subalterno a los intereses de EEUU”, añade Pablo García. “Porque los países aliados actúan de otra manera. Pero EEUU utiliza al Estado español y este se deja utilizar porque está totalmente cooptado por la ideología atlantista”, lamenta. En su opinión, el país podría gozar de una proyección geopolítica “muy interesante”, ejerciendo de puente entre Europa y Latinoamérica en pie de igualdad. “E incluso con Oriente Próximo. Pero todo esto se destruye e incluso se traiciona al pueblo saharaui para seguir el dictado de EEUU. Sánchez acude a visitar a Biden poco menos como antes visitaban los gobernadores al emperador en tiempos del Imperio romano”, zanja.

Cambio respecto al Sahara Occidental

A juicio de Víctor Prieto, es notorio el “excesivo seguidismo” del gabinete español en todo lo concerniente al conflicto en Ucrania. “Pero, sobre todo, en la nueva posición ante Marruecos. Y este último asunto sí que genera un verdadero debate entre el electorado de izquierda”, advierte. Tal tesis encuentra eco entre los otros especialistas consultados.

“Cuando Biden ha necesitado un giro en Europa, España ha aparecido como un país muy cercano”, asegura Bilbao, para quien la cronología de hechos “con el giro hacia Marruecos y la entrega del Sahara Occidental” es coincidente. “El reforzamiento militar de Marruecos es una constante que coincide con un cambio radical del Gobierno español, que rompe una tradición de cierta tibieza en favor de un posicionamiento a favor de las tesis marroquíes sobre el territorio. Y esto es coincidente con las necesidades estratégicas de EEUU, que también emplaza sus compañías energéticas en la costa del Sahara Occidental”.

La clave electoral y la base de Rota

La visita de Sánchez coincide con el inicio de la campaña electoral en España para las elecciones autonómicas y municipales, que en algunos territorios se librará en clave nacional. No en vano, la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso (PP), ha llegado a afirmar que su “único rival” en la región “es Pedro Sánchez”.

“En clave interna, la cita no puede llegar en mejor momento; si las elecciones se presentan desde el PP como una impugnación a la labor del Gobierno estatal, Sánchez responde elevándose sobre ese marco y ofreciendo una imagen institucional más allá de las disputas partidistas”.
— Víctor Prieto
Politólogo

La estrategia, argumenta el politólogo, suele dar “buenos réditos electorales” al partido gobernante, “pues la identificación de un papel internacional del país suele construir un cierto consenso social alrededor de la figura que lo encarna”. “Y, por otro lado, Sánchez ha encabezado el viraje keynesiano de la UE tras la pandemia”.

En vísperas de la visita y sin debate alguno, el Gobierno español dio el visto bueno a la decisión de ampliar con dos destructores más (seis en total) la base naval estadounidense en Rota, en la bahía de Cádiz. Son navíos que forman parte del sistema del escudo antimisiles de EEUU en Europa. La iniciativa contrasta con uno de los puntos acordados en la ratificación de la adhesión de España a la OTAN en 1986; a saber, la “reducción progresiva de la presencia militar en España”.

“Pero esto sucede en el marco de la relación bilateral con EEUU, no tiene que ver con la OTAN”, puntualiza Bilbao. “Todo lo relacionado con la renovación del tratado de las bases, no ha sido objeto de debate político en las Cortes por parte de nadie. El tratado dice que cualquier modificación de tipo administrativo no necesita expresamente ser votada en el Parlamento, pero el aumento de los destructores lo han considerado un trámite administrativo. Y se han evitado hacer declaraciones”, concluye, recordando el sorprendente motivo de instalar el escudo antimisiles en Rota: “¡Interceptar misiles iraníes!”

“En política de defensa hay una conexión poderosísima con EEUU y no se discute, y eso se ha visto en la formación del Gobierno de coalición, han renunciado a la política exterior y de defensa. Biden reconocerá este papel a España, el de su jardinero fiel”.
— Pedro A. García Bilbao
Politólogo

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Exigen en la Unesco eliminar a Cuba de lista de terrorismo

El Movimiento de Países No Alineados (Mnoal) y el Grupo de los 77 y China, Capítulos Unesco, solicitaron la exclusión de Cuba de la lista de naciones patrocinadoras del terrorismo, elaborada por Estados Unidos.

Le puede interesar: