En Ucrania, contraofensivas, armamentos y armatostes

Publicado:

Noticias populares

Augusto Zamora Rodríguez.— Mis palinuros y atlántidas, ustedes todos, tan inteligentes que son, se habrán dado cuenta de que la guerra en Ucrania, con el horror inherente a todas las guerras, está llena de payasadas, números circenses y patéticas y disparatadas informaciones y unas aún más disparatadas decisiones del atlantismo colectivo, cada vez más fuera del mundo y decrépito. A este circo se presta el pseudo presidente de Ucrania, que sigue ejerciendo su papel de bufón profesional y que actúa como si en vez de presidir un país presidiera un circo. Ha hecho de la tragedia de Ucrania un vodevil barato, aplaudido a rabiar por los dirigibles -que no dirigentes- europeos, que ponen armas, bombas y dinero, pero no los muertos. Esos muertos los suelen poner los esclavos y los siervos, a quienes sus amos y gamonales mandan a morir para defender sus intereses de clase.

 

Todos han leído hasta el aburrimiento sobre el abastecimiento atlantistas de armas y municiones al régimen tiránico de Kiev, pero poco oirán de la cantidad, efectividad y calidad del propagandizado armamento. Ningún medio de prensa del Accidente colectivo les comentará que ese armamento es, masivamente, obsoleto y tan variado y distinto que, más que cohesionar al ejército ukronazi, lo desorganiza, pues la variedad es tal que parece un catálogo de armas de museo desvencijadas y tan distintas entre sí que las saben manejar unos y el resto de reclutados no. Quien sabe cuatro letras de temas militares entiende que un ejército, para elevar sus niveles de efectividad, debe disponer de armamento cuanto más homogeneizado, mejor, que pueda manejar un número relevante de soldados, de forma que, si una dotación cae o es herida, haya otros soldados que puedan operar la pieza concreta. Pero el régimen ucraniano ha venido siendo armado de armamento soviético obsoleto y muchos en mal estado; armas francesas, gringas, suecas, alemanas, polacas, etc., no intercambiables entre sí, de forma que el abastecimiento de municiones y el entrenamiento de tropas es un rompecabezas que resta efectividad y agilidad al ejército ukronazi.

Otro tema es que la guerra de Ucrania está siendo utilizada por los ejércitos atlantistas para deshacerse de todo su material militar viejo o por ser descartado, con lo que logran, cínicamente, hacer gestos políticos rimbombantes y disponer de pretextos para aumentar el presupuesto militar para el nuevo armamento, masivamente de EEUU. El caso de los tanques Leopard españoles sirve de ejemplo. Eran tanques vetustos, en ruta al desguace, que el gobierno ‘socialista’ mandó a reparar de urgencia para que, al menos, se movieran sin quemar los motores. De esa forma cumplieron con las exigencias de EEUU y, al tiempo, pudieron deshacerse de tanques que eran chatarra.

La Estatua de la Libertad, con una metralleta

Hay una última cuestión. El llamado “armamento moderno”, tipo tanques Abrams y sistemas antiaéreos Patriot. Los tanques que se enviaron o están por enviarse son la versión más básica y antigua, que han sido despojados de toda la tecnología secreta o delicada, de forma que, si son capturados por Rusia, no puedan los rusos hacerse con tecnología punta de EEUU. Igual ha ocurrido con los sistemas Patriots, uno de los cuales demostró su incapacidad para repeler los misiles hipersónicos Kinzal o Daga de Rusia. Fueron disparados todos sus 36 misiles y ninguno dio en el blanco. Éxito total de Rusia y desmitificación de EEUU, pero, ojo, no era la versión más sofisticada de los Patriots. Esa sólo está en manos de EEUU e Israel, lo que no quita ningún mérito a los Kinzal, pues el hecho relevante fue que se disparó toda su carga y ninguna dio en el blanco. Si los Patriot son lo más avanzado tecnológicamente del armamento enviado a Ucrania, debemos esperar más sorpresas, pues Rusia apenas ha sacado a relucir todo su poder armamentístico y tiene bien guardadas sus armas más avanzadas.

Igual suerte pueden seguir los afamados F-16, que EEUU ha aceptado sean enviados a Ucrania. El Pepito Baiden (así lo escriben en ruso, sin Pepito) ha abierto la puerta al entrenamiento de pilotos ucranianos, lo que llevará meses, muchos meses. Otro ‘pequeño detalle’ es que esos cazas polivalentes entraron en servicio de las FFAA de EEUU ¡en 1978! Vaya, que tienen la friolera de 45 años de servicio y, aunque un porcentaje de ellos son modernizados cada cierto tiempo, ¿los cazas F-16 que dejarán en manos de los ukropendejos serán de 1978 o de 2023? ¿Aceptan apuestas? ¿Quién asegura a los gringos que, dentro de los pilotos ukrobobos, no hay agentes rusos, con el papel de copiar? ¿Entienden el detalle, mis agudos e inteligentes palinuros y atlántidas? ¿Van los gringos a facilitar que Rusia pueda acceder a su ‘last-tecno’? No. Pero de este tema tampoco dirán nada los serviles medios desinformativos ‘libres’.

Otro tema. Rusia lleva meses bombardeando con regularidad e intensidad los depósitos de armas y centros de concentración de tropas ukronazis, de forma que los ukronazis, además de los centenares de bajas diarias, deben soportar los bombardeos rusos que, de general, dan en los objetivos. Los satélites espías hacen su trabajo, pero hay otros ojos, humanos, que hacen el suyo. Damos por hecho -no hacerlo sería ingenuo-, que hay decenas de miles de ojos en Ucrania informando a Rusia los movimientos del ejército ukronazi. Esto lo saben los atlantistas y es otra de las razones de fondo por la que no entregan, ni entregarán, al gobierno títere de Kiev armamento de última generación. Simpatizantes alemanes espiaban para la URSS en el corazón de la Alemania nazi. Simpatizantes gringos le pasaban a la URSS secretos tecnológicos gringos. En esa misma línea, Rusia viene recibiendo información desde Ucrania proporcionada por ciudadanos ucranianos. Información de casi todo (o sin casi).

Si no se ha dado la propagandizada contraofensiva no es por falta de ganas del Accidente colectivo. Es que Rusia tiene demasiadas cartas en la mano y en la manga, de forma que, lanzarla, podría ser muchísimo peor que no lanzarla, pero de ese tema hablaremos en pocos días, mis pacientes atlántidas y palinuros.

De estos menesteres no esperen que hablen los medios de desinformación atlantistas. No lo harán nunca. La guerra seguirá, hasta el último ucraniano. Ya saben eso. También esperen sorpresas, que las habrá. Como dijo el presidente Putin hace poco más de un año, “todavía no hemos hecho nada”. Y no creemos que haya sido un farol. Estamos en los preámbulos. Faltan los platos fuertes. Ya llegarán. Artiomovsk* ha caído totalmente en manos de Rusia. Ahora dirán que esa ciudad era irrelevante.

*La ciudad de Bajmut fue fundada con ese nombre a finales del siglo XVI. En 1924 la URSS la renombró como Artiomovsk en memoria del revolucionario bolchevique conocido en la clandestinidad con el apodo de “Artiom”. Tras el Golpe de Estado fascista en Ucrania, en 2016 volvió a llamarse Bajmut.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Rechaza RPDC resolución de Agencia Internacional de Energía Atómica

La República Popular Democrática de Corea (RPDC) rechazó una resolución de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) que cuestiona los esfuerzos por fortalecer su sistema defensivo nuclear.

Le puede interesar: