Asia Central es otro foco de Estados Unidos para desestabilizar a Rusia

Publicado:

Noticias populares

En la primera mitad de este año, tanto la Unión Europea como Estados Unidos estuvieron notablemente activos en Asia Central, que algunos consideran como el “talón de Aquiles” de Rusia. Muchos políticos y diplomáticos de Europa Occidental y Estados Unidos frecuentaron la región para intentar atraer a su lado a las antiguas repúblicas soviéticas de Kazajstán, Tayikistán, Uzbekistán, Kirguistán y Turkmenistán.

Occidente quiere convencer a esos estados para que apoyen las sanciones a Rusia y bloqueen las importaciones paralelas al país. Ha prometido compensación por pérdidas económicas. Además, Europa Occidental ve a Kazajstán como una fuente de recursos naturales que podría reemplazar a Moscú.

Con toda esta atención reciente, Asia Central se está volviendo cada vez más consciente de su propia importancia política. La semana pasada se celebró en Astana, la capital de Kazajstán, la 10 ronda de diálogo político entre la Unión Europea y Asia Central. El foro se dedicó a crear hojas de ruta para las resoluciones adoptadas en la cumbre a la que asistieron los dirigentes de Asia Central y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, que se celebró en la ciudad kirguisa de Cholpon-Ata a principios de junio.

Durante el año pasado, las visitas de Michel a Asia Central, una región que hasta hace poco había sido de muy poco interés para Bruselas, se han vuelto regulares. La primera cumbre entre la Unión Europea y Asia Central a la que asistió el belga tuvo lugar en Kazajstán hace menos de un año, en octubre del año pasado, solo ocho meses después del inicio de la ofensiva de Rusia en Ucrania. La próxima cumbre en la que participarán los dirigentes de la Unión Europea y los cinco países de Asia Central tendrá lugar en Uzbekistán el año que viene.

El foro es una respuesta a la Cumbre inaugural entre China y Asia Central celebrada en Xian, China, en la segunda quincena de mayo. Pero China parece rezagada con respecto a sus competidores de Europa occidental, que celebraron el foro económico entre la Unión Europea y Asia Central en la ciudad de Almaty, Kazajstán, al mismo tiempo. Asistieron representantes de alto rango de sus gobiernos, junto con personas del Banco Europeo de Inversiones, el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo, la OCDE y organizaciones privadas. Kazajstán, Kirguistán y Tayikistán estuvieron representados por sus jefes de gobierno, la delegación uzbeka estuvo encabezada por el viceprimer ministro y la delegación turcomana estuvo encabezada por el ministro de finanzas y economía.

Representantes del Departamento de Estado también han realizado un número considerable de visitas a Asia Central. En febrero, el Secretario de Estado Antony Blinken visitó Kazajstán y Uzbekistán. Sus asistentes en la Oficina de Asuntos de Asia Meridional y Central, Donald Lu y Uzra Zeya, también han sido invitados frecuentes en la región. En marzo, el enviado de sanciones de la UE, David O’Sullivan, visitó Kirguistán. En abril realizó una visita de trabajo a Kazajstán y Uzbekistán acompañado de Elizabeth Rosenberg, subsecretaria de Financiamiento del Terrorismo y Delitos Financieros del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos.

La interacción entre Washington y Asia Central se plantea en el marco del formato “C5+1”, que se inició en 2015, cuando el antiguo secretario de Estado, John Kerry, promovió un diálogo a nivel de los ministros de Asuntos Exteriores de cinco países de Asia Central y Washington. Desde entonces, anualmente se han realizado reuniones entre el Departamento de Estado y estos países.

El propósito de esta cooperación no es un secreto para nadie. Desde los primeros días del proyecto, los medios prooccidentales en Kazajstán admiten que el formato “1 + C5” es un foro “propuesto por un actor externo que busca poner a los estados de Asia Central bajo su órbita de influencia”.

La Guerra de Ucrania altera la diplomacia mundial

Tras el inicio de la ofensiva militar de Rusia en Ucrania, en febrero del año pasado, Estados Unidos y la Unión Europea introdujeron varios paquetes de sanciones contra Moscú, incluidas restricciones a la importación de cientos de mercancías de países occidentales. En respuesta a las restricciones, las autoridades rusas legalizaron las importaciones paralelas, es decir, sin el permiso del propietario de la marca. Este comercio de los países vecinos de Rusia se multiplicó por cien y, a finales del año pasado, se habían introducido en el país 2,4 millones de toneladas de mercancías por valor de más de 20.000 millones de dólares mediante este mecanismo.

Las exportaciones del país a Rusia aumentaron un 25 por cien el año pasado en comparación con 2021. La cantidad de lavadoras exportadas de Kazajstán a Rusia aumentó de cero en 2021 a 100.000 en 2022. La exportación de equipos informáticos, monitores y proyectores ascendió a 375,4 millones de dólares, y los envíos aumentaron más de 400 veces durante el último año.

A fines de abril, hablando en una exhibición en la capital de Uzbekistán, el ministro de Industria y Comercio de Rusia, Denis Manturov, señaló que el volumen de negocios comercial entre Rusia y Asia Central había aumentado un 15 por cien el año pasado y ascendió a más de 42.000 millones de dólares. Asia Central es una de las principales regiones del mundo en lo que respecta al crecimiento del comercio con Rusia. Por ejemplo, el volumen de negocios del comercio con Uzbekistán ha crecido más del 25 por cien.

Es imposible decir que este crecimiento se deba únicamente a las importaciones paralelas. Sin embargo, nunca antes se había observado tal aumento.

La evidencia indirecta muestra que los países de Asia Central están tratando de aprovechar al máximo la oportunidad de satisfacer las necesidades de importación de Rusia. En abril, los almacenes de la región estaban casi completamente llenos y las tarifas de alquiler aumentaron varias veces. A principios de la primavera, la demanda de las empresas rusas aumentó entre un 40 y un 50 por cien, hasta casi 400 000 metros cuadrados. En ese momento, los medios de comunicación de negocios concluyeron por unanimidad que esto estaba directamente relacionado con la creación de cadenas logísticas para las importaciones paralelas a su gran vecino.

Por lo tanto, Estados Unidos y la Unión Europea están haciendo todo lo posible para evitar que los estados de Asia Central sean los principales socios de Rusia para evitar sanciones.

En 2022 las exportaciones de bienes de la Unión Europea a Kirguistán aumentaron un 300 por cien en general y un 700 por cien en el campo de las tecnologías avanzadas y los artículos de doble uso. Los representantes occidentales no creen que el apetito de consumo del pueblo kirguís haya crecido repentinamente hasta tal punto.

La política del palo y la zanahoria

En la cumbre entre la Unión Europea y Asia Central en junio, Michel prometió a los dirigentes de las cinco antiguas repúblicas soviéticas que Bruselas no impondría sanciones si sus países violaban el embargo contra Rusia. Sin embargo, unas semanas antes se escuchó una retórica completamente diferente durante el foro económico entre la Unión Europea y Asia Central.

En el evento se abordaron algunos temas que no tenían nada que ver con la economía. A pesar de que Bruselas aseguró que el objetivo de la cumbre era establecer relaciones comerciales e inversiones, el conflicto en Ucrania se convirtió en uno de los temas principales.

El vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, amenazó con impedir la importación de productos sancionados a Rusia a través de terceros países y prometió identificar a aquellas organizaciones que continúan socavando sus esfuerzos y castigarlas.

En el verano y el otoño del año pasado, la Unión Europea se ofreció repetidamente a compensar las pérdidas comerciales de ciertos países (incluso en la región de Asia Central) y los invitó a apoyar las sanciones contra Rusia. Pero en los últimos meses, la oferta más importante de Bruselas ascendió a una inversión propuesta de 20 millones de euros para construir estaciones terrestres de satélite. Además, en mayo, en lugar de ofrecer compensar la ruptura de los lazos comerciales con Rusia, la Unión Europea solo lanzó más amenazas por la negativa a secundar las sanciones de Estados Unidos y la Unión Europea contra Moscú.

Estados Unidos ha sido aún más activo en el uso de su “palo”. En abril su Departamento de Comercio impuso restricciones a la exportación contra empresas de Rusia, China, Uzbekistán, Armenia y otros países “por tratar de evadir los controles de exportación”. y la compra de productos estadounidenses para las necesidades de Rusia. A raíz de esto, la Comisión Europea también propuso sanciones contra empresas de varios países, incluidas dos uzbekas y una armenia, por suministrar artículos de doble uso.

Los esfuerzos de la Unión Europea y Estados Unidos han influido parcialmente en Kazajstán, que ha introducido varias prohibiciones a las importaciones paralelas. En abril, para evitar sanciones secundarias, Astana lanzó un sistema de seguimiento de todas las mercancías que entran y salen del país. Esto también ha complicado las entregas de Uzbekistán a Rusia, ya que la carga viaja a través de Kazajstán. Como resultado, las cadenas de suministro se están trasladando a Kirguistán, China y Emiratos Árabes Unidos, y el costo de los productos importados afectados en Rusia puede aumentar entre un 10 y un 12 por cien.

A fines de mayo, el viceministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Mijail Galuzin, advirtió a los países de Asia Central que enfrentarían pérdidas significativas si seguían adelante con las sanciones. Hizo hincapié en que la parte rusa no dicta la política exterior e interna a otros estados, sino solo en aquellos casos que “no van en contra de las obligaciones mutuas, incluidas aquellas dentro [del marco de] la CSTO [una alianza militar], la EAEU [un bloque comercial al estilo de la Unión Europea], y la CEI [el grupo de los antiguos países de la URSS]”.

Los estados de Asia Central debían ser conscientes de ello. “La destrucción artificial de los lazos con Rusia puede resultar en un daño más grave que los gastos de las notorias sanciones secundarias”, dijo en la Conferencia de Asia Central del Club Valdai.

¿Tan mal están las cosas?

Asia Central seguirá siendo importante para Occidente no solo en términos de sanciones contra Rusia, sino también como trampolín para una posible acción militar futura contra Moscú.

“Occidente está interesado en desplegar sus bases militares en la región de Asia Central para amenazar el ‘bajo vientre blando’ de Rusia. Moscú no está preparada para una acción militar importante aquí, a diferencia de sus fronteras occidentales, de donde suele venir el enemigo”, advierte Maxim Kramarenko, director del Instituto de Política Euroasiática. “Este puede ser un trampolín utilizado para representar una amenaza real para Rusia”.

Por el momento, esta advertencia suena prematura, ya que los occidentales ni siquiera obligan a la región a cumplir fielmente con las sanciones. Asia Central obtiene enormes beneficios de la situación económica actual, mientras que si se niega a cooperar con Rusia, son los países dentro de su propia región, y no Moscú, los que sufrirán el golpe principal.

Rusia recibe productos electrónicos, agrícolas, medicamentos, repuestos para automóviles y otra tecnología a través de estos países. Si es posible prohibir estos productos, el mercado ruso sentirá rápidamente la escasez. Pero Asia Central perderá más. Rusia también puede suministrar estos productos a través de otras repúblicas postsoviéticas, sin mencionar a China y Turquía.

Las graves consecuencias con las que los países occidentales amenazan a Asia Central son muy exageradas. La amenaza de sanciones secundarias de Estados Unidos y la Unión Europea y su probabilidad son exageradas, al igual que su importancia. Tales sanciones contra cualquier país de la región automáticamente harían que ese país se uniera al campo de los opositores occidentales y lo convertiría en un aliado más cercano de Rusia y quizás de China.

Los intentos de Occidente de volver a los países de Asia Central contra Rusia, como sucedió con Ucrania, no tendrán éxito.

Un futuro incierto

Es posible que Occidente actualmente no tenga la capacidad de arrastrar a Asia Central a su lado, pero esto no significa que renuncie a intentarlo en el futuro. En este sentido, los países occidentales están utilizando sus herramientas tradicionales de “poder blando”: ONG y medios de comunicación.

“Solo en Bishkek, están registradas 18.500 organizaciones de ese tipo. Contrariamente a los documentos constitutivos, muchas de ellas interfieren en la vida política del país, incluso financiando la organización de mítines políticos en Kirguistán”, dice una nota al proyecto de ley para reforzar del control sobre las ONG que se ha presentado al Parlamento de Kirguistán.

La preocupación de los parlamentarios locales, sin embargo, no ha detenido el trabajo de estos recortes. A principios de junio, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) asignó un primer tramo por valor de 12 millones de dólares a la organización sin ánimo de lucro KazAID, que distribuirá los fondos entre las ONG kazajas para “aumentar la resistencia de la sociedad a la desinformación” y “aumentar la alfabetización mediática de la población”.

Es la primera cuota de un paquete planificado de 50 millones de dólares indicado en el presupuesto estimado del programa. Además, se gastaron otros 15 millones de dólares en proyectos de USAID en Kazajstán en 2022.

Una parte significativa de este dinero se destina a financiar a periodistas locales que luego promueven una agenda pro estadounidense entre la población. Por ejemplo, uno de los beneficiarios de las subvenciones de USAID es el Programa de Medios de Asia Central (MediaCAMP). Está supervisado por la ONG estadounidense “Internews”, que fue prohibida en Rusia en 2007.

Esta ONG se ha establecido cómodamente en Kazajstán, donde ha estado activa durante más de cinco años y “trabaja con socios de los medios de comunicación de Asia Central, [la] comunidad académica y la sociedad civil”.

El ámbito de su actividad es muy amplio. El proyecto ha formado a 2.830 profesionales de los medios en Tayikistán, Uzbekistán y Kazajstán. Más de 10.500 jóvenes y adultos de los tres países han participado en las llamadas “actividades de alfabetización mediática”.

Se desconoce cuándo los trabajadores de los medios de comunicación y los beneficiarios de subvenciones en cuestión comenzarán a promover una política de separación de Rusia en sus propios países. Sin embargo, no hay duda de que tarde o temprano esto sucederá. Después de todo, la estrategia de Estados Unidos establece que Asia Central es una región geoestratégica importante para sus intereses.

George Trenin https://www.rt.com/russia/578416-carrot-and-stick-method/

Fuente: mpr21.info

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Unos 30.000 africanos llegan a Rusia cada año para estudiar

Unos 30.000 estudiantes de países de África llegan cada año a Rusia con el objetivo de asistir a las universidades del país, informó el subdirector de la agencia rusa de cooperación humanitaria (Rossotrudnichestvo), Pavel Shevtsov.

Le puede interesar: