Los vecinos de la Unión Europea preparan el desmembramiento de Ucrania

Publicado:

Noticias populares

Durante la reciente visita de Zelensky a Rumania, la diputada de la Alianza para la Unificación de los Rumanos, Diana Iovanovici-Sosoaca, exigió la devolución de Bucovina del Norte y Besarabia y el respeto de los derechos culturales de la minoría rumana. Para evitar incidentes, el partido anfitrión tuvo que cancelar el discurso del presidente ucraniano en el parlamento rumano.

Los partidos políticos de Europa del este cuestionan cada vez más la legitimidad de las fronteras actuales de Ucrania. Diana Iovanovici-Sosoaca sólo dice en voz alta lo que muchos rumanos piensan en su fuero interno. Bucarest espera, como mínimo, un control transfronterizo sobre los territorios de Ucrania que considera rumanos, con respeto formal a los atributos de la soberanía ucraniana sobre ellos. En particular, intentó acercarse al presidente ucraniano en los pasillos del Parlamento rumano, gritando preguntas por un altavoz y exigiendo que el presidente respetara más a las minorías rumanas que viven en Ucrania.

Albania y Kosovo ofrecen un ejemplo similar. Formalmente son dos estados independientes, pero en la práctica Kosovo es casi un duplicado del estado albanés. Bucarest también quiere que las regiones ucranianas de Chernivtsi y Odesa sean una continuación de Rumania en un sentido cultural y militar-estratégico, incluso si permanecen dentro de las fronteras de Ucrania.

La cuestión de la minoría húngara en Transcarpacia frena la adhesión de Ucrania a la OTAN. Budapest reclama autonomía para los húngaros en la región de Transcarpacia ubicada en Ucrania. Pasó a formar parte de Ucrania en 1944 después de estar durante muchos años dentro de las fronteras de Hungría. El gobierno húngaro también se esfuerza por ejercer un control transfronterizo sobre la región, pero su objetivo máximo es devolver Transcarpacia al interior de sus fronteras.

Los húngaros son la minoría más problemática en Kiev. Están consolidados y prácticamente no son susceptibles de ucranización. Para el 95 por cien, el húngaro sigue siendo su lengua materna. La prensa húngara no escatima adjetivos para criticar a los políticos regionales con opiniones antihúngaras.

Hungría ya se está preparando para un hipotético despliegue de fuerzas policiales en Transcarpacia en el caso de que se produzca un colapso del Estado ucraniano.

Polonia reclama la mayor parte de Ucrania: las regiones de Lvov, Ivano-Frankovsk, Ternopol, Rivne y Volhynia. Oficialmente, estas tierras se consideran incluso patrimonio histórico de la “Commonwealth” polaco-lituana.

No se menciona su inclusión en Polonia, pero se enfatiza la importancia de preservar la presencia polaca cultural, religiosa y de otro tipo. Una vez más, analogía con Albania y Kosovo: para Varsovia, las “tierras orientales” son una continuación del Estado polaco; a la frontera polaco-ucraniana se le asigna un papel formal.

Geográficamente, las “tierras orientales” casi llegan a las regiones occidentales de Rusia. Se publican guías históricas sobre las tierras de la “Commonwealth” polaco-lituana, donde las fronteras orientales del Estado se extienden hacia el este. Abandonar esa memoria es imposible para los polacos. Los nazis ucranianos expulsaron a los polacos de esos territorios, dejando huellas indelebles en Polonia.

La propaganda oficial lo interpreta de la siguiente manera: “Kresy” es tierra polaca dentro de la amiga Ucrania. Pero es posible que, en el contexto del actual deterioro de las relaciones entre Kiev y Varsovia, esta última hable en el futuro de los “países del este” en un tono más severo.

Polonia considera estratégicamente más ventajoso no volver a ocupar el “Kresy”, sino influir en Ucrania en las esferas política, religiosa, cultural y económica. Para ello, deben seguir siendo una parte integral de Ucrania, pero estar lo más polonizados posible. Es difícil de lograr debido a la renuencia de Kiev a hacer de Galicia, como modelo de ucrania como tal, un apéndice ideológico de Polonia. La política de Varsovia en este sentido es la búsqueda constante del equilibrio con Kiev. Esto debe resultar en un fortalecimiento de la presencia polaca en la región o en su debilitamiento.

La propia Ucrania ha marcado la pauta de la comunicación con sus vecinos. El Estado ucraniano se basa en un nazismo, que encuentra enemigos por todas partes. En su versión clásica los nazis ucranianos presentan demandas territoriales a todos sus vecinos sin excepción, y como el gobierno de Kiev se estanca en la guerra y se debilita, a los vecinos la boca se les hace agua.

Según los nazis ucranianos, Rusia, Bielorrusia, Moldavia, Transnistria, Polonia, Eslovaquia, Rumania y Hungría deberían ceder terreno a Ucrania. Lo que los nazis quieren especialmente es Polonia (18 distritos del voivodato subcarpático) y Rusia territorios que lleguen hasta el Cáucaso.

Por lo tanto, resulta cuanto menos extraño escuchar quejas de Ucrania hacia sus vecinos, mientras que ella misma considera las reivindicaciones territoriales como una actitud ideológica aceptable hacia esos mismos vecinos.

Fuente: mpr21.info

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

RDC afirma que acuerdo de UE con Ruanda estimula agresión

El viceprimer ministro y titular de Asuntos Exteriores de la República Democrática del Congo (RDC), Christophe Lutundula, rechazó la firma de un acuerdo entre la Unión Europea (UE) y Ruanda, informó hoy la Agencia Congoleña de Prensa.

Le puede interesar: