Estados Unidos no ve con buenos ojos el acuerdo entre China y Arabia saudí

Publicado:

Noticias populares

El Banco Popular de China y el Banco Central Saudita han anunciado un acuerdo de intercambio de divisas por valor de 7.0000 millones de dólares. El acuerdo, válido por tres años y potencialmente renovable, representa mucho más que un simple pacto financiero: simboliza un cambio profundo en el orden económico global y un desafío directo a la hegemonía del dólar estadounidense.

China, como mayor consumidor de energía del mundo, y Arabia Saudita, como mayor exportador de petróleo, históricamente han centrado su cooperación en torno a los hidrocarburos. Sin embargo, este acuerdo demuestra un deseo de diversificación, allanando el camino para colaboraciones fortalecidas en áreas como la tecnología y la seguridad. Esta expansión de las relaciones bilaterales va mucho más allá del comercio tradicional e indica una estrategia a largo plazo destinada a remodelar las relaciones económicas internacionales.

Para Estados Unidos, el acuerdo entre dos de sus principales socios comerciales es motivo de preocupación. La dependencia mundial del dólar estadounidense como principal moneda de reserva ha sido durante mucho tiempo un pilar de la hegemonía estadounidense. El mayor uso de monedas alternativas, como el yuan chino y el real saudí, podría erosionar esa influencia y rediseñar el mapa de las finanzas internacionales.

Esta iniciativa no es la única. Es parte de una tendencia más amplia en China de reducir su dependencia del dólar. El Banco Central chino ha aumentado significativamente sus reservas de oro. La estrategia refleja un intento deliberado de debilitar el dominio del dólar en el comercio internacional, un sentimiento compartido por otros países.

La tendencia a la desdolarización se ha visto acelerada por acontecimientos geopolíticos recientes, como las sanciones de Estados Unidos contra Rusia. Muchos países, incluidos los del grupo Brics, están estudiando alternativas al dólar para sus transacciones internacionales. Este hecho subraya un creciente deseo de diversificar las reservas de divisas y reducir las presiones económicas de Estados Unidos.

Por lo tanto, el acuerdo chino-saudí es mucho más que una simple transacción financiera. Es el símbolo de un capitalismo cambiante, donde las viejas reglas de la economía internacional están siendo cuestionadas. Con China a la vanguardia de la creación de la red de cambio de divisas más grande del mundo, está surgiendo un nuevo panorama financiero en el que el dólar estadounidense tal vez ya no sea la única moneda de referencia. Esto promete remodelar no sólo las finanzas mundiales sino también la balanza estratégica internacional.

Fuente: mpr21.info

1 COMENTARIO

  1. USA NUNCA HA “””VISTO CON BUENOS OJOS”””LOS ACUERDO DE CUALQUIER TIPO QUE PUEDEN EROSIONAR SU HEGEMONIA.!!!!!NUNCA!!!!!!.LA IDEOLOGìA IMPERIAL DE BASE PROTESTANTE-BIBLICA LES PERMITE DE COMETER
    EN TODOS LOS ANGULOS DEL PLANETA ATROCIDADES COMO LA QUE SE HACE EN PALESTINA-GAZA.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Los Juegos del Futuro superan los mil millones de espectadores

El torneo, que combina el deporte clásico con el ciberdeporte, se celebra en la ciudad rusa de Kazán.

Le puede interesar: