El arte de la guerra: diferencias entre Rusia y Occidente

Publicado:

Noticias populares

Alastair Crooke*.— Jacques Baud, militar suizo con una larga trayectoria en el estudio de las “formas de pensar” sobre la guerra (desde el Pacto de Varsovia hasta la OTAN, a la que fue destinado por su gobierno), ha escrito un nuevo libro: «El arte ruso de la guerra: cómo Occidente llevó a Ucrania a la derrota». El tema de su libro es esencialmente: otros entienden a Occidente mejor que Occidente a ellos mismos.

Baud escribe que la razón fundamental de que Occidente tenga “las vendas en los ojos” es “el resultado de un planteamiento que ya hemos visto en oleadas de atentados terroristas: el adversario está tan estúpidamente demonizado que nos abstenemos de comprender su forma de pensar. Como resultado, somos incapaces de desarrollar estrategias, articular nuestras fuerzas o incluso equiparlas para las realidades de la guerra.

“En Occidente, tendemos a centrarnos en el momento [inmediato] e intentamos ver cómo puede evolucionar. Queremos una respuesta inmediata a la situación que hoy vemos”. La idea de que “de la comprensión de cómo surgió la crisis surge la forma de resolverla” es totalmente ajena a Occidente.

En septiembre de 2023, un periodista anglófono llegó a sacarme la “prueba del pato”: “si parece un pato, nada como un pato y grazna como un pato, probablemente sea un pato”. En otras palabras, todo lo que Occidente necesita para evaluar una situación es una imagen que se ajuste a sus prejuicios. La realidad es mucho más sutil que el modelo del pato…

“La razón por la que los rusos son mejores que Occidente en Ucrania es que ven el conflicto como un proceso [orgánico]; mientras que nosotros lo vemos como una serie de acciones discretas separadas. Los rusos ven los acontecimientos como una película. Nosotros los vemos como fotografías. Ellos ven el bosque, mientras que nosotros nos centramos en los árboles. Por eso situamos el inicio del conflicto ucraniano en el 24 de febrero de 2022, o el inicio del conflicto palestino en el 7 de octubre de 2023. Ignoramos los contextos que nos molestan y libramos conflictos que no comprendemos. Por eso perdemos nuestras guerras…”.

Baud, en su libro, hace un excelente relato de la evolución militar derivada de este “sistema de pensamiento” occidental. No obstante, la explicación es en cierto modo incompleta. Sí, los “otros” tienen una comprensión “orgánica” y “procesual” de las crisis, pero hay algo más.

El filósofo francés Emmanuel Todd, en «La Défaite» (La derrota), sugiere que –con EEUU en constante rebelión contra su propio pasado– Occidente ha caído en el nihilismo y en “un dogmatismo impresionante en todo el espectro de las élites occidentales, una especie de solipsismo ideológico que les impide ver el mundo tal y como es en realidad”.

Recuerdo haber preguntado una vez a la ex secretaria Madeline Albright por qué prohibió a Yasser Arafat consultar a diversas autoridades islámicas sobre la propuesta radical de EEUU de dividir horizontalmente la soberanía bajo la mezquita de Al-Aqsa, de modo que la soberanía de la capa superior quedara en manos del Waqf islámico, pero la “inferior” fuera soberanía de Israel. Dijo con firmeza que era una cuestión de principios en el Departamento de Estado de EEUU ignorar todas las dimensiones religiosas, y seguir siendo laicos. (Waqf es una organización designada por Jordania responsable del control y la gestión de los actuales edificios islámicos del Monte del Templo en la Ciudad Vieja de Jerusalén, conocido por los musulmanes como Al-Aqsa, que incluye la Cúpula de la Roca. El Waqf de Jerusalén está dirigido por un consejo compuesto por 18 miembros y encabezado por un director, todos ellos nombrados por Jordania. El actual director del Waqf, desde 2005, es el jeque Azzam al-Jatib).

Hay otros ejemplos: Dick Cheney insistía en que todo lo que se necesitaba en geopolítica era comprender “la naturaleza subyacente de las personas” (vista desde la perspectiva occidental). Los hechos y la historia no importaban. Como ha señalado Baud, lo que importa es una imagen que encaje con los prejuicios.

La consecuencia no se limita a la de no ver el mundo “tal y como es en realidad”, sino que representa una teleología (teoría de las causas finales) ideológica de negarse a verlo “tal y como es”.

Baud escribe extensamente por qué Occidente ha sido sistemáticamente sorprendido por Rusia en Ucrania, y observa cómo este prejuicio profundamente arraigado brinda a Rusia la ventaja de la sorpresa, hasta el punto de que “la narrativa occidental llevó a Ucrania a subestimar totalmente las capacidades rusas, lo que fue un factor importante en su derrota”.

El punto clave es que las ideas de Baud no sólo se aplican a la ejecución de acciones militares como tales, sino como “sistema de pensamiento” a la interpretación errónea de la geopolítica.

Al igual que Occidente no comprendió a Rusia y fue cogido por sorpresa, la Casa Blanca ignora firmemente la dimensión bíblica del “Fin de los Tiempos” de la “forma de pensar sobre la guerra” israelí, prefiriendo quedarse con su imagen “liberal-secular” de Israel.

Del mismo modo, Occidente se niega a comprender la oposición palestina y de la Resistencia al sionismo y, como observa Baud, “es un enfoque que ya hemos visto en oleadas de atentados terroristas: se demoniza tan estúpidamente al adversario que nos abstenemos de comprender su forma de pensar”.

Occidente vuelve así a las viejas respuestas tácticas coloniales por defecto a lo que observa (por ejemplo, hacia el Hash’d A-Shaabi de Irak, o Ansarallah en Yemen), viéndolos simplemente como erupciones inconexas “rebeldes” o “amotinadas”, que deben ser sofocadas con un firme golpe de potencia de fuego, es decir, como acontecimientos discontinuos y tácticos.

No hay, pues, ninguna indagación real sobre las razones de estas irritantes irrupciones neocoloniales, ni ningún interés por saber si hay historia en ellas.

Jacques Baud concluye: los medios de comunicación sin escrúpulos traducen nuestras frustraciones en relatos que alimentan el odio y aumentan la sensación de vulnerabilidad.

* Alastair Crooke es un antiguo diplomático británico, fundador y director del “Foro sobre Conflictos”, con sede en Beirut.

Al Mayadeen / La Primerísima

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

La brutal represión de las protestas en Argentina, en imágenes

Durante las protestas contra la Ley Bases se produjeron enfrentamientos entre la Policía y manifestantes.

Le puede interesar: