PAUL SEIJO. La juventud comunista ante los verdugos

Publicado:

Noticias populares

La noche del 30 de marzo la Ertzaintza arremetió con dureza contra la juventud comunista. Hubo muchos heridos, varios hospitalizados, e incluso un detenido. La vivienda que defendían, sin embargo, quedó intacta. Los que se presentaron ahí únicamente para golpear no tenían otra intención que amedrentar y acosar a la militancia de GKS, y las imágenes lo demuestran con crudeza. Parece que el PNV tiene dificultades para controlar a sus perros, pero ofrece luego un apoyo incondicional a la Ertzaintza, aunque se estén reforzando los sectores fascistas y ultras dentro de ella.

 

Ante estos hechos, la maquinaria mediática ha seguido criminalizando a la juventud organizada, difundiendo mentiras y manipulaciones insostenibles tanto por parte de los grandes medios de comunicación como del gobierno y los partidos. Por cierto, también ha sido vergonzoso y significativo el silencio de quienes sueñan con ser gestores de los aparatos de estado. Total impunidad policial, pues, por parte del estado.

La persecución a los comunistas comprometidos, sin embargo, viene de largo. Últimamente estamos viendo un montón de ejemplos. Por ejemplo, la campaña de criminalización emprendida por iniciativa de los sectores más retrógrados de la Universidad del País Vasco busca anular la militancia y las reivindicaciones de Ikasle Abertzaleak, frustrar el clima de movilización y reprimir a los estudiantes organizados de forma independiente. Así justifican los campus plagados de policías, y pueden llegar a reducir aún más los márgenes para la actividad política, que son ya estrechos. Buscan que la actividad política que va más allá de las instituciones sea marginal, para que no se forme una oposición real.

Los derechos políticos fundamentales del estudiantado organizado también han sido atacados en la educación secundaria. En total unos nueve alumnos han sido expulsados, en más de quince centros se ha prohibido el derecho a huelga, y la Policía ha identificado a unos veinte alumnos. También hemos visto la colaboración entre directores y policías, reuniones entre directores y planes contra la huelga, intentos de expedientar a alumnos, presiones de inspectores en institutos, o seguimientos y amenazas de secretas. Han perseguido a estudiantes organizados y han puesto obstáculos al derecho de movilizarse; no sólo la Policía, sino también inspectores, direcciones y profesores de todos los colores.

Sabemos bien que la represión no se limita a la actuación de la Policía y de los jueces: algunos puestos administrativos, los políticos profesionales y los trabajadores de los medios de comunicación son piezas fundamentales para la represión estatal. Generan consenso cultural e ideológico represivo y pretenden limitar la expansión que está teniendo el proyecto comunista en las nuevas generaciones del proletariado. Para ello están dispuestos a anular las condiciones de lucha que se han mantenido durante años, actuando en beneficio de las instituciones del estado.

La ola que está reduciendo las posibilidades para la actividad política que va más allá de las instituciones es grande y amplia. Los partidos o movimientos que apoyan que el único marco realista para la política está en las instituciones, o aquellos que defienden que los únicos cambios posibles deben hacerse a través del estado, destruyen las condiciones de lucha. Las reprimidas son, cómo no, las organizaciones que entienden la política en coordenadas ajenas al parlamentarismo; y como estamos viendo, la juventud comunista en particular.

Sin embargo, en contra de esa ola, la juventud está demostrando una clara firmeza y convencimiento: llevando adelante huelgas y movilizaciones a pesar de todos los obstáculos, aglutinando a sectores a favor de la militancia política en la universidad, o defendiendo proyectos independientes a favor de la emancipación aun teniendo que sufrir palizas. Con esta determinación y disciplina tendremos que mantener y expandir las condiciones para hacer política y luchar en la calle. Si no, no nos quedarán más que los estrechos límites marcados por el estado capitalista.

«Un joven que se inscribe en el movimiento socialista juvenil realiza un acto de independencia y de liberación. Disciplinarse es hacerse independiente y libre». A. Gramsci

—————————————————–

Gazteria komunista borreroen aurrean

Ertzaintzak gogor jo zuen gazteria komunistaren kontra martxoaren 30eko gauean. Asko izan ziren zaurituak, hainbat ospitaleratuak, eta atxilotu bat ere izan zen. Defendatzen ari ziren etxebizitza, ordea, ez zuten ukitu. Jipoitzera agertu zirenek GKSko militantzia kikiltzea eta jazartzea beste asmorik ez zeukaten, eta irudiek gordin adierazten dute hori. EAJk bere txakurrak kontrolatzeko zailtasunak izan ohi dituela dirudi, baina baldintzarik gabeko sostengua eskaintzen dio gero Ertzaintzari, bertako sektore faxistak eta ultrak indartzen ibili arren.

Gertaera horien aurrean, makineria mediatikoak gazteria antolatua kriminalizatzen jarraitu du, sostengaezinak diren gezurrak eta manipulazioak zabalduz; bai komunikabide handiek, bai Jaurlaritzak eta alderdiek. Bide batez, lotsagarria eta adierazgarria izan da estatu-aparatuen kudeatzaile izatea amesten dutenen mututasuna ere. Poliziaren inpunitate osoa, beraz, estatuaren partetik.

Komunista konprometituen aurkako jazarpena, baina, aspalditik dator. Azkenaldian adibide mordoa ikusten ari gara. Euskal Herriko Unibertsitateko sektorerik atzerakoienen ekimenez abiatutako kriminalizazio-kanpainak, esaterako, Ikasle Abertzaleaken militantzia eta aldarriak baliogabetzea, mobilizazioaren aldeko klima zapuztea eta modu independentean antolaturiko ikasleak erreprimitzea bilatzen du. Horrela, poliziaz jositako campusak justifikatzen dituzte, eta lehendik ere jada murritzak diren jardun politikorako marjinak are gehiago murriztu ditzakete. Instituzioez gaindiko jardun politikoa marjinala izatea bilatzen dute, oposizio errealik osa ez dadin.

Hezkuntza ertainean ere eraso dituzte ikasleria antolatuaren oinarrizko eskubide politikoak. Guztira bederatzi bat ikasle izan dira kanporatuak, hamabost zentrotik goratan debekatu dute greba egiteko eskubidea, eta hogei ikasle inguru identifikatu ditu Poliziak. Zuzendaritzen eta Poliziaren arteko kolaborazioa, zuzendarien arteko bilerak eta greben aurkako planak, ikasleei espedienteak egiteko saiakerak, ikuskariek institutuetan egindako presioak zein sekreten jarraipenak eta mehatxuak ere ikusi ditugu. Ikasle antolatuak jazarri dituzte eta mobilizatzeko eskubidea galarazi dute; ez soilik Poliziak, baita kolore guztietako ikuskariek, zuzendaritzek eta irakasleek ere.

Ondo dakigu errepresioa ez dela Poliziaren eta epaileen jardunera mugatzen: administrazioko postu asko, politikari profesionalak eta komunikabideetako langileak estatuaren errepresiorako funtsezko piezak dira. Kontsentsu kultural eta ideologiko errepresiboa sortzen dute, eta proletalgoaren belaunaldi berrietan proiektu komunista izaten ari den hedapena mugatu nahi dute. Horretarako, urte luzez mantendu diren borrokarako baldintzak deuseztatzeko prest daude, estatuaren instituzioen mesederako.

Handia eta zabala da instituzioez gaindiko jardun politikorako aukerak murrizten ari den olatua. Politikarako esparru errealista bakarra instituzioetan dagoela babesten duten alderdi edo mugimenduek, edota aldaketa posible bakarrak estatuaren bidez egin behar direla defendatzen dutenek, borrokarako baldintzak suntsitzen dituzte. Jazarriak, nola ez, politika parlamentarismotik kanpoko koordenatuetan ulertzen duten antolakundeak dira; ikusten ari garenez, gazteria komunista bereziki.

Dena den, olatu horren aurka, tinkotasun eta konbentzimendu argia erakusten ari dira gazteak: oztopo guztien aurka greba eta mobilizazioak aurrera eramaten, unibertsitatean militantzia politikoaren aldeko sektoreak biltzen, edota jipoiak jasanez emantzipazioaren aldeko proiektu independenteak defendatzen. Determinazio eta diziplina horrekin mantendu eta hedatu beharko ditugu kalean politika egiteko eta borrokatzeko baldintzak, ostera, estatu kapitalistak jarritako muga estuak besterik ez zaizkigu geldituko.

«Gazte mugimendu sozialistara batzen den gazte batek independentzia- eta askapen-ekintza bat egiten du. Diziplinatzea independente eta aske bihurtzea da». A. Gramsci

 

(gedar.eus)

spot_img

1 COMENTARIO

  1. Completamente de acuerdo con tu artículo, la juventud es el pilar de la revolución socialista, y los demás tenemos que hacerla despertar, al final es su futuro, pero tienen que tener este futuro bajo la bandera de la libertad, la bandera de Marx, Engels, Lenin y Stalin.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

El ocaso de un Orden Mundial decadente

Quienes quieran ver el conflicto bélico en Ucrania como cualquier conflicto bélico, están muy equivocados. El desenlace podría traer grandes cambios. Cambios que podrían asemejarse a los ocurridos terminada la Segunda Guerra Mundial.