España dará a Kiev €1.129 millones en armas en 2024: “Es una huida hacia adelante”

Publicado:

La cifra no tiene precedentes y atiende a un acuerdo bilateral suscrito por Pedro Sánchez y Volodímir Zelenski en Madrid que no fue debatido en el Parlamento. Se colabora así en la escalada y prórroga del conflicto, explican los analistas. Mientras, el país bate su récord histórico de carencia material severa en hogares con adolescentes y niños.

Noticias populares

España ha comprometido la entrega a Ucrania en 2024 de un paquete de armamento. Es parte de lo estipulado en el acuerdo bilateral de seguridad que los líderes de ambos países firmaron en Madrid el 27 de mayo, un compromiso que Volodímir Zelenski también ha suscrito con Portugal.

 

El acuerdo, al que ha tenido acceso Sputnik, contempla el suministro de equipos militares y un apoyo “al desarrollo de las fuerzas de seguridad y defensa de Ucrania” durante 10 años.

En realidad, el apoyo previsto para 2024 se cifra exactamente en 1.129 millones de euros e incluye tanto armamento de fabricación extranjera presente en los arsenales españoles (misiles Patriot y carros de combate Leopard), como diversos tipos de armas fabricadas en España (proyectiles de artillería, sistemas antidrones y lanzacohetes portátiles, entre otros).

En el documento, que debía haberse firmado el 17 de mayo, se detalla que España ya “ha comprometido 11.100 millones de euros en apoyo de las fuerzas de seguridad y defensa de Ucrania” y que prevé entregar otros 5.000 millones más hasta 2027 mediante el Fondo de Asistencia a Ucrania activado en la UE. Aparte del suministro de armas, Madrid también se compromete a continuar la formación de soldados ucranianos y a apoyar “el desarrollo de las fuerzas de seguridad y defensa de Ucrania”.

¿Una contribución a la escalada?

La cifra contemplada en el acuerdo no tiene precedentes, pues el valor de la ayuda militar enviada hasta ahora por España a Ucrania asciende a solo 300 millones de euros. Es decir, la continuidad del suministro de material bélico por la parte española no solo queda garantizada, sino también ampliada.

Y este suministro ampliado entraña también una contribución a la escalada del conflicto. “Es una huida hacia adelante, que podría ser considerado por Moscú como una provocación directa”, afirma el sociólogo y analista de Tertulias en Cuarentena Daniel Seixo.

En conversación con Sputnik, Seixo señala que es “la diplomacia rusa y sus altas miras” la que, de momento, está sorteando la peligrosidad inherente de este tipo de acuerdos “porque está sabiendo contener un conflicto que la OTAN está azuzando en todo momento”.

“Estamos ante una política zombi”, explica Seixo, que subraya en este aspecto el papel gregario de España y “totalmente sumiso a los intereses de Washington”, pues, a su juicio, Madrid aporta cada vez más armas a un conflicto cuyos intereses le son ajenos y donde EEUU trata de “retrasar su decadencia y caída” en el sistema mundial. “En realidad, la UE y también la OTAN se están sosteniendo gracias al conflicto en Ucrania”.

El acuerdo implica también la creación de contratos millonarios para el complejo militar-industrial español, pues parte del material será fabricado por empresas como Indra, Escribano, Instalaza, TRC o Expal. Y todo esto en un contexto dominado por el fuerte aumento del gasto militar a instancias de lo acordado en la cumbre de la OTAN de 2022 en Madrid. En este sentido, el acuerdo puede suponer un buen negocio para la industria militar española, si bien esta no es el mayor proveedor de sistemas de armas y tecnologías para el Ejército español.

“Estamos financiando el complejo militar industrial estadounidense, no tanto al español”, asegura Seixo, que advierte del peligro de extender esta dependencia a más ámbitos.

“Porque en materia económica, si quisiese, Alemania siempre podría recuperar su abastecimiento de gas ruso. ¿Pero qué plan tiene España?”, se pregunta.

Asimismo, es interesante ver el contexto en el que Sánchez suscribe el acuerdo bilateral con Ucrania. Días antes de la firma, también a instancias de la OTAN, España dejó de aplicar el Tratado sobre las Fuerzas Armadas Convencionales en Europa (FACE), que consignaba desde 1990 una limitación en la cantidad de armamentos que podían poseer los países de la alianza atlántica y los antiguos miembros del Pacto de Varsovia.

Sin pasar por el Parlamento

Varios partidos del arco parlamentario español se han mostrado molestos por el hecho de no debatir en el Congreso ni fijar postura alguna sobre el envío del nuevo paquete de material bélico para Ucrania. Sánchez se escuda en el carácter solo bilateral, y no multilateral, del acuerdo.

Es llamativa la posición de Sumar, el otro integrante del Gobierno de coalición español. Uno de sus miembros, el ministro de Cultura, Ernest Urtasun, criticó la “falta de transparencia” observada en la reunión del Consejo de Ministros del 16 abril, cuando se aprobó el paquete y “no estaba establecido el destino”. La vicepresidenta Yolanda Díaz, también de Sumar, habla de “falta de lealtad” y califica el hecho de “muy grave”.

Según reza en la referencia del Consejo de Ministros de esa fecha, “el objeto del acuerdo marco es el suministro de diverso material para el refuerzo de capacidades de diversos sistemas de armamento, material, munición y equipamiento militar. El valor estimado es de 1.129.648.285,92 euros”. Dada la similitud de las cifras, queda claro que el destino del material es Ucrania.

Las formaciones Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), EH Bildu, Podemos o Bloque Nacionalista Galego (BNG), claves en el sostén del Gobierno de coalición, también han mostrado su descontento e incluso han ido más allá, al negarse a acudir a la reunión que Zelenski mantuvo con los portavoces parlamentarios después de la firma del acuerdo con Sánchez.

La secretaria general de Podemos, Ione Belarra, ha tildado de “unilateral y antidemocrática” la decisión de obviar al Congreso antes de suscribir el acuerdo. “El envío de armas no ha contribuido más que a la prolongación de la guerra”, declaró Belarra, que pidió a Sánchez “abandonar la escalada bélica y trabajar por la paz”. De su mismo partido, Javier Sánchez Serna, afirma en la red X: “Soy diputado en el Congreso y no recuerdo haber votado destinar 1.000 millones de euros a la guerra proxy entre la OTAN y Rusia. ¿Por qué la participación de España en una guerra no se vota en el Parlamento?”

“Los socios del Gobierno de coalición deberían plantearse si vale la pena seguir apoyando a un Gobierno que nos lleva directamente a la guerra”, sostiene Seixo, que lamenta que la voz de los partidos “no pinte nada” en las grandes decisiones. “Esto invita a pensar en una crisis de legitimidad y representatividad del sistema democrático en España”, lamenta.

Se dispara la pobreza juvenil

El mismo día en que Sánchez y Zelenski firmaban el acuerdo bilateral de seguridad, se publicó un informe donde se constata que el 37% de los adolescentes españoles se hallan en riesgo de exclusión social y que casi 900.000 menores no tienen cubiertas sus necesidades básicas cotidianas.

Según un estudio de la Plataforma para la Infancia, entidad que aglutina a más de 70 organizaciones y que analiza datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), la carencia material severa está alcanzando “máximos históricos” en España.

“En 2023, los datos sobre la pobreza infantil son alarmantes. Actualmente, el 33,9 % de los niños, niñas y adolescentes en España, 2,7 millones, están en riesgo de pobreza y/o exclusión social, lo que representa un aumento de 1,7 puntos respecto al año anterior”, escriben los autores del informe.

España muestra la tasa más alta de pobreza infantil de toda la UE solo por detrás de Rumania (el 29,6 %), pero la pobreza severa afecta ya al 13,7%.

“España es el país de la Unión Europea que menos ha logrado reducir la pobreza a través de transferencias sociales, solo en 5,9 puntos. Además, el dato ha empeorado con respecto al año pasado, ya que en el 2023 la reducción fue de 7,6 puntos”, explica Ricardo Ibarra, director de Plataforma para la Infancia, que defiende la creación de “políticas específicas” para atajar el problema.

Ni que decir tiene que el gasto militar y las nuevas partidas de armamento comprometidas para Ucrania habrán de repercutir aún más negativamente en estas cifras. Así lo cree el diputado del BNG Néstor Rego, que resalta que el dinero dedicado a armar a Ucrania “se detrae del gasto social en educación, sanidad, empleo o vivienda”.

“Invertimos mil millones en medio de la pauperización de la clase trabajadora”, conviene D. Seixo, que cree que una de las razones de intentar prorrogar el conflicto en Ucrania es ocultar la crisis sistémica del capitalismo y de la UE, España incluida.

“El auge del fascismo puede ser el flotador al que se quieren agarrar las clases dominantes para intentar rescatar un mundo que se está muriendo, porque el camino que están abriendo los BRICS y la multipolaridad es ya una realidad imparable. Frente a esto, solo saben hacer sonar los tambores de guerra”, concluye.

spot_img

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Moscú “no dejará sin respuesta” las nuevas sanciones de Washington

Moscú responderá a las nuevas sanciones de Washington, subrayó a Sputnik la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova. Su declaración llega luego de que EEUU anunciara nuevas sanciones antirrusas que afectan a más de 300 empresas y decenas de individuos en Rusia y algunos otros países, entre ellos China, Turquía y los Emiratos Árabes Unidos.