Rusia, la OCS, los BRICS Plus y la normalización de los talibanes

Publicado:

Afganistán bajo los talibanes 2.0 seguramente será invitado a la próxima cumbre BRICS+ el próximo octubre en Kazán. Hablamos de una megaconvergencia estratégica. Será mejor que el Consejo de Seguridad de la ONU se apresure a normalizar Afganistán…

Noticias populares

Pepe Escobar.— El domingo pasado me reuní en Doha con tres representantes de alto nivel de la Oficina Política Talibán en Qatar, incluido un miembro fundador del organismo (en 2012) y un funcionario clave del anterior gobierno talibán de 1996-2001. De mutuo acuerdo, sus nombres no deberán hacerse públicos.

El domingo pasado me reuní en Doha con tres representantes de alto nivel de la Oficina Política Talibán en Qatar, incluido un miembro fundador del organismo (en 2012) y un funcionario clave del anterior gobierno talibán de 1996-2001. De mutuo acuerdo, sus nombres no deberán hacerse públicos.

La cordial reunión fue mediada por el profesor Sultan Barakat, que enseña en la Facultad de Políticas Públicas de la Universidad Hamad bin Khalifa, ubicada en un campus excepcional en las afueras de Doha que atrae a estudiantes de todo el Sur Global. El profesor Barakat es uno de esos pocos jugadores –discretos– que sabe todo lo que importa en Asia occidental y, en su caso, también en la intersección de Asia central y meridional.

Con mis tres interlocutores talibanes, hablamos extensamente sobre los desafíos de la nueva era talibán, los nuevos proyectos de desarrollo, el papel de Rusia-China y la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS). Sentían especial curiosidad por Rusia y plantearon varias preguntas.

El profesor Barakat está trabajando en un ángulo paralelo. Dirige los trabajos del Foro sobre Pensamiento Futuro de Afganistán, cuya novena sesión tuvo lugar en Oslo a mediados de mayo y contó con la asistencia de 28 afganos –hombres y mujeres–, así como una serie de diplomáticos de Irán, Pakistán, India, China, Turquía, EE.UU., Reino Unido y UE, entre otros.

Las discusiones clave en el foro giran en torno a la extremadamente compleja cuestión del compromiso de los talibanes con esa entidad confusa, llamada “comunidad internacional”. En Doha, pregunté directamente a mis tres interlocutores cuál es la prioridad número uno de los talibanes: “El fin de las sanciones”, respondieron.

Para que eso suceda, el Consejo de Seguridad de la ONU debe revocar su decisión de 2003 de designar a varios miembros de los talibanes como organización terrorista; y simultáneamente, la discriminación/demonización/sanciones por parte de Washington deben desaparecer. Tal como están las cosas, sigue siendo una tarea inmensamente difícil.

El foro (la próxima sesión debería celebrarse en Kabul, posiblemente en otoño) está trabajando pacientemente paso a paso. Se trata de concesiones sucesivas de ambas partes, de generar confianza, y para eso es esencial nombrar un mediador reconocido por la ONU, o “asesor para la normalización”, que supervise todo el proceso.

En este caso, será esencial el pleno apoyo de Rusia y China, miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Somos los talibanes y hablamos en serio

Salí de la reunión en Qatar con la impresión de que es posible dar pasos positivos hacia adelante – en términos de la normalización de Afganistán en su conjunto –. Y luego, una intervención mágica cambió todo el juego.

El día después de nuestra reunión, antes de que saliera de Doha hacia Moscú, tanto el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso como el Ministerio de Justicia informaron al Presidente Putin que los talibanes podrían ser excluidos de la lista rusa de organizaciones terroristas.

El excepcionalmente competente Zamir Kabulov, Representante Especial de Putin para Afganistán, fue directo al grano: sin la eliminación de los talibanes de la lista, Rusia no puede reconocer a la nueva administración en Kabul.

Y como un reloj, el mismo día Moscú invitó a los talibanes a asistir al Foro Económico Internacional de San Petersburgo (SPIEF), que comienza el próximo miércoles.

Kabulov señaló que “tradicionalmente, los afganos están interesados en continuar la cooperación para la compra de productos petrolíferos en Rusia y otros bienes de gran demanda. Por supuesto, en el futuro será posible hablar de la capacidad de tránsito de Afganistán para ampliar el volumen de comercio”.

Y luego, el Ministro de Asuntos Exteriores, Sergey Lavrov, también el mismo día, en Tashkent durante la visita oficial de Putin, prácticamente cerró el trato, diciendo que la normalización de los talibanes refleja la realidad objetiva: “Ellos son el verdadero poder. No somos indiferentes a Afganistán. Nuestros aliados, especialmente en Asia Central, tampoco son indiferentes a ello. Entonces este proceso refleja una conciencia de la realidad”.

Kazajstán ya ha manifestado su “conciencia de la realidad”: los talibanes estaban fuera de la lista de terroristas de Astaná el año pasado. En Rusia, en la práctica, los talibanes serán excluidos de la lista de terroristas si el Tribunal Supremo lo aprueba. Eso incluso puede suceder dentro de los próximos 2 meses.

Esta historia de amor viene con un paquete enorme.

La normalización de los vínculos entre Rusia y los talibanes es inevitable por varias razones. Sin duda, la principal prioridad está relacionada con la seguridad regional, lo que implica esfuerzos conjuntos para luchar contra el papel confuso, oscuro y desestabilizador del ISIS-K, una rama terrorista del ISIS que cuenta con el apoyo activo, en la sombra, de la CIA/MI6 como División y Herramienta de regla. El director del FSB, Alexander Bortnikov, es plenamente consciente de que un Afganistán estable significa un gobierno talibán estable.

Y ese sentimiento es plenamente compartido por la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS) en su conjunto. Afganistán es observador de la OCS. Inevitablemente, se convertirá en miembro de pleno derecho en los próximos dos años, como máximo, consolidando así su normalización.

Luego está la bonanza del corredor de conectividad, que es tan importante para Rusia como para China. Beijing está construyendo otra maravilla de la ingeniería vial a lo largo del corredor Wakhan para conectar Xinjiang con el noreste de Afganistán. Y luego el plan es incorporar a Kabul como parte del Corredor Económico China-Pakistán (CPEC): una integración geoeconómica a la velocidad del rayo.

Moscú –así como Nueva Delhi– están analizando las consecuencias del Corredor Internacional de Transporte Norte-Sur (INSTC, por sus siglas en inglés) multimodal, que une Rusia, Irán e India. El puerto de Chabahar en Irán es un nodo esencial para que la Ruta de la Seda de la India la conecte con Afganistán y más allá con los mercados de Asia Central.

Luego está la riqueza mineral afgana aún no explotada, valorada en al menos un billón de dólares. Litio incluido.

Kabul también planea construir nada menos que un centro ruso para exportar energía a Pakistán, todo ello como parte de un próximo acuerdo energético estratégico entre Pakistán y Rusia.

Lo que Putin  le dijo  al primer ministro paquistaní, Shebhaz Sharif, al margen de la cumbre de la OCS en Samarcanda en 2022 es inmensamente significativo: “El objetivo es entregar gas por gasoducto desde Rusia a Pakistán (…) Ya existen algunas infraestructuras en Rusia, Kazajstán y Uzbekistán”… Afganistán ahora entra en escena.

A medida que avanzan los corredores de conectividad, hay un nuevo y enorme chico en juego, según un Memorando de Entendimiento firmado  en Tashkent en noviembre de 2023 al margen del Foro Internacional de Transporte de la OCS: se trata de Bielorrusia-Rusia-Kazajstán-Uzbekistán-Afganistán-Pakistán. corredor de transporte.

La pieza que falta en este fascinante rompecabezas es conectar lo que ya existe –los ferrocarriles que cruzan Bielorrusia-Rusia-Kazajstán-Uzbekistán- con un nuevo ferrocarril Pakistán-Afganistán-Uzbekistán. Las dos últimas secciones de este proyecto Pakistán-Afgano-Uz comenzaron a construirse  hace sólo unos meses.

Fue exactamente este proyecto el que apareció en la declaración conjunta emitida por Putin y el presidente uzbeko, Shavkat Mirziyoyev, a principios de esta semana en Tashkent.

Como  informó TASS , “Putin y Mirziyoyev valoraron positivamente la primera reunión del grupo de trabajo sobre el desarrollo del corredor de transporte multimodal Bielorrusia-Rusia-Kazajstán-Uzbekistán-Afganistán-Pakistán, que tuvo lugar el 23 de abril de 2024 en la ciudad uzbeka de Termez. «

Así que todo el asunto Rusia-Talibán implica un paquete enorme, que abarca petróleo, gas, minerales y un montón de conectividad ferroviaria.

No hay duda de que surgirán muchos detalles adicionales jugosos en el próximo foro de San Petersburgo, ya que estará allí una delegación talibán que incluirá a su Ministro de Trabajo y al jefe de la Cámara de Comercio e Industria.

Y hay más: Afganistán bajo los talibanes 2.0 seguramente será invitado a la próxima cumbre BRICS+ el próximo octubre en Kazán. Hablamos de una megaconvergencia estratégica. Será mejor que el Consejo de Seguridad de la ONU se apresure a normalizar Afganistán para la “comunidad internacional”. Oh, espera: a quién le importa, cuando Rusia-China, la OCS y los BRICS ya lo están haciendo.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

La presencia de “Israel” y las políticas subversivas de Occidente son las causas fundamentales de los “amargos” acontecimientos regionales: Pezeshkian

El presidente electo iraní, Masud Pezeshkian, dijo que los “amargos” acontecimientos en la región se deben a la presencia de “Israel” y las políticas subversivas de Occidente.

Le puede interesar: