Israel y EEUU se retractan del plan de «eliminar» a Hamas

139

Durante casi nueve meses, desde el comienzo de la batalla del “Diluvio de Al-Aqsa”, la entidad israelí ha estado zumbando con declaraciones de sus dirigentes y ministros exigiendo, amenazando y prometiendo eliminar a Hamás, estableciendo esto como objetivo primordial a pesar del escepticismo de muchos analistas y observadores militares israelíes sobre la posibilidad de lograrlo.

En los últimos días, el nivel de amenazas y amagos ha disminuido, así como la intensidad de las declaraciones de los dirigentes y ministros de la ocupación en el sentido de que Tel Aviv es incapaz de eliminar a Hamas, lo que plantea varias interrogantes sobre las razones.

Este descenso quedó ejemplificado en las declaraciones del asesor de seguridad nacional de la ocupación, Tzahi Hanegbi, quien admitió que “Israel es incapaz de eliminar a Hamás”, afirmando que “desaparecer a Hamas llevará mucho tiempo en la Franja de Gaza, y no es posible eliminar a Hamas como idea”.

Las declaraciones de Hanegbi se produjeron días después de unas declaraciones del portavoz del ejército israelí, Daniel Hagari, en las que afirmaba: “Hamas es una idea, no se puede destruir una idea, y la cuestión de destruirla o hacerla desaparecer es sólo poner cenizas a los ojos del público israelí”.

El jefe de la unidad estratégica de la fuerza aérea del ejército de ocupación también confirmó que “después de 8 meses de guerra, sólo pudimos destruir entre el 35% y el 40% de la fuerza de Hamas”.

El portavoz del gobierno israelí, David Menser, declaró que eliminar las capacidades militares y administrativas de Hamas no significa necesariamente “matar a todos los miembros de Hamas”.

Funcionarios israelíes también han admitido en más de una ocasión que el ejército está pagando “un alto precio” en sus combates terrestres con combatientes de Hamas, mientras que al gobierno de ocupación se le acusa de encubrir el número real de sus soldados muertos y heridos.

Estas declaraciones y confesiones han sido recibidas con la ira oficial, partidista y del público israelí por lo que el primer ministro Benjamin Netanyahu y su ejército dicen haber sido capaces de eliminar a Hamas.

Por su parte, el portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Matthew Mello, cuyo país presta apoyo absoluto al gobierno de ocupación en su guerra contra Gaza, reconoció el fracaso de Israel en la eliminación de Hamas en la Franja de Gaza.

En una declaración velada de Estados Unidos de que la estrategia militar de Israel para eliminar a Hamas es un fracaso, Mello afirmó que el ejército israelí ataca objetivos de la Resistencia y luego resulta que ha matado a civiles palestinos.

Mello rechazó la idea del gobierno israelí de ocupar la Franja de Gaza, afirmando que “no quiere una ocupación israelí en la Franja de Gaza”, y denunció las declaraciones de Netanyahu, que hizo caso omiso de la propuesta del presidente estadounidense, Joe Biden, subrayando el compromiso de su país con el plan hasta que se logre la calma.

El portavoz consideró que la decisión de Netanyahu de no oponerse al acuerdo de canje era un paso en la dirección correcta, y subrayó que un alto el fuego puede solucionar todos los conflictos en este momento.

El profesor de Ciencias Políticas Muhammad Al-Raqab confirmó que las recientes declaraciones de los dirigentes de la ocupación son un reconocimiento de la derrota militar, política y moral que sufrió en su guerra contra la resistencia palestina en la Franja de Gaza, a pesar de las masacres, la destrucción y el sabotaje.

Al-Raqab afirmó que las disputas y debates públicos entre los mandos del ejército con el primer ministro Benjamin Netanyahu, el ministro de Seguridad Nacional Itamar Ben-Gvir y otras partes israelíes indican la “banalidad del Estado” que gobierna en muchos países y amenaza a otros.

El profesor Al-Raqab añadió que estas disputas demuestran la fragilidad de la entidad israelí y su propia existencia, y añadió que la resistencia fue capaz de golpearla mortalmente el 7 de octubre, lo que confirma la fragilidad e insignificancia de la entidad.

Señaló que Netanyahu –para poder embellecer su fracasada gestión ante el mundo– ignoró las demandas de los ministros Smotrich y Ben-Gvir de que las decisiones sobre la guerra se tomen en el gobierno y evitar que los extremistas sean los dueños de la disposiciones.

La ocupación israelí continúa su guerra a pesar de las dos resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU para detenerla inmediatamente y las órdenes del Tribunal Internacional de Justicia para poner fin a la invasión de Rafah, tomar medidas para evitar el “genocidio” y mejorar la grave situación humanitaria en Gaza.

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.