Inicio España ¿Qué es el fascismo? ¿Y tú me lo preguntas?

¿Qué es el fascismo? ¿Y tú me lo preguntas?

360
0
Compartir

Bianchi

La Audiencia Nazional condena a un año a una tuitera, Cassandra, por hacer chistes sobre la “voladura” de Carrero Blanco que no pocos ni sabrán quién era este almirante fascista más franquista que Franco y que fuera ejecutado por ETA en 1973 dando lugar a la misteriosa y siniestra frase del dictador que dijo aquello de “no hay mal que por bien no venga”, como diciendo esto facilita la “transición a la democracia” que estamos cocinando tiempo ha. A Cassandra, son sus palabras, le han arruinado la vida pues le han privado de su beca de estudios (hacía Historias). O sea, una canallada, una hijoputez propia de canallas fascistas que, después de más de cuarenta años, defienden la memoria de alguien cuyos deudos, una nieta, p. e. , no se sintieron ofendidos por esos tuits que, como dirían los comedidos pijoprogres, serán de “peor o mejor gusto”, pero una “barbaridad” la condena. Sobre todo, antiestética.

Y es que su “buen gusto” les impide -aunque se lo pida el cuerpo y lo digan en petit comitte- decir que estas cosas sólo pasan en “países fascistas”. No, esto no. A lo más que osaban en sus audacias era a decir que vivimos en un “país bananero” (yo les sugerí decir “monarquía cocotera”, pero declinaron mi sugerencia), pero no fascista. Esta es la diferencia, una de tantas, que nos separan a los “iluminados” que hacemos este blog de estos renovadores de la nada o nefelibatas que viven en las nubes con el riñón cubierto. A los cuales, por cierto, les vienen de perlas estas fascistadas del régimen español surgido en el 36 (Carrero “voló” antes del llamado “régimen del 78” y la sentencia que sufre esta chavala, como el rapero Valtonyc, los titiriteros, Strawberry, Hasel, etc. se dicta hoy, en “democracia”, ¿se debe ello a una solución de continuidad acaso?) para sacar pecho democrático, hacer aspavientos, mesarse los cabellos y fingir escándalo: pero ¿cómo es posible…? Luego hacen risitas en el Charlamento, piden réplicas, juegan, se divierten, cambian cromos, se pasan teléfonos, quedan en el bar del Congreso, jijijajá… En una palabra -y ofrecemos desde aquí gratis el “copyleft”– PATRIMONIALIZAN LA INDIGNACIÓN, sólo ellos, los del planeta “podemita”, están autorizados a indignarse ante tamañas tropelías del… ¿fascismo?

¡No, por dios y por la virgen! Aquí hay democracia, mejor o peor, pero democracia perfectible, subsanable, reformable, transversal, geometría variable, patatín y patatán.

La prueba de lo que decimos, de que hay democracia, es que a nosotros, los podemitas, el non plus ultra de la revolución posible y pendiente, es que se nos permite no sólo indignarnos, sino patrimonializar esa indignación. Si hubiera fascismo estaríamos encarcelados (y los “illuminatti” y conspiranoicos fusilados por furros, con efe). Esa es la línea roja -hay más- que nos separa de los comunistas de verdad. De los de pacotilla ya nos las pintamos solos.

Egun on.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here