“Es hora de que EE.UU. renueve su perspectiva sobre la posición estratégica de la República Popular Democrática de Corea (RPDC), que ha alcanzado alturas deslumbrantes (…) Sin embargo, está invitando a su condena final recurriendo a sanciones y a una campaña de presión contra la RPDC”, afirmó un portavoz de la Cancillería norcoreana.

En declaraciones formuladas el viernes, el diplomático norcoreano calificó de “error fatal” imaginar que Pyongyang podría tolerar la imposición de sanciones de EE.UU. y otras fuerzas hostiles.

A este respecto, prometió “medidas correspondientes” ante la mínima provocación extranjera, y resaltó que el país asiático es “una potencia nuclear digna” y cuenta con un fuerte programa de misiles balísticos intercontinentales (ICBM, por sus siglas en inglés).

“Si el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) adopta otra resolución sobre sanciones (…) la RPDC responderá a la resolución con su acto de justicia”, enfatizó el titular norcoreano.

En tanto, destacó que el exitoso lanzamiento del misil Hwasong-14 “ha demostrado plenamente la voluntad y la capacidad de la RPDC para aniquilar a los EE.UU. con un solo golpe al corazón de su tierra, en caso de que no actúe con discreción”.

El pasado 4 de julio, Pyongyang ensayó con éxito un misil balístico intercontinental y lo calificó de un “regalo” a los “bastardos” estadounidenses por el Día de la Independencia de EE.UU. “Debería enviarles regalos de vez en cuando para ayudarlos a salir de su aburrimiento”, precisó al respecto el líder norcoreano, Kim Jong-un.

Corea del Norte siempre ha insistido en que el desarrollo de armas nucleares y su programa de misiles blindan su estrategia de defensa ante la hostilidad y los movimientos belicistas de EE.UU., como las maniobras militares conjuntas con Corea del Sur.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.