Inicio Artículos Los países escandinavos se unen a las provocaciones militares contra Rusia

Los países escandinavos se unen a las provocaciones militares contra Rusia

321
0
Compartir

Se ha escrito bastante acerca de la militarización emprendida por la OTAN en los países Bálticos y del este de Europa, dejando en un segundo plano que la situación en los países escandinavos es idéntica. La alianza militar imperialista no oculta que el objetivo militar es siempre Rusia.

Situada al sur de Noruega, la base aérea de Ørland está a punto de convertirse en la principal de la aviación militar del país escandinavo. Albergará F-35 Lightning, un avión furtivo de ataque de los que Noruega ha comprado 56 a Estados Unidos. Se trata de aviones capaces de transportar bombas nucleares B61-12 y de penetrar en profundidad en territorio ruso para lanzarlas.

Es absurdo recordar ahora que el Tratado de No Proliferación Nuclear firmado en 1968 prohíbe este tipo de armamento a países, como Noruega, que carecían de él.

Aunque Noruega pertenece a la OTAN, siempre alardeó de no admitir bases militares extrajeras en tiempos de paz. Sin embargo, en Værnes, cerca de Ørland, hay una base militar con 330 marines de Estados Unidos. En mayo se ejercitó en ella la maniobra bienal de la OTAN “Arctic Challenge” en la que participaron más de 100 aviones de 12 países diferentes. Fue la primera vez que intervino el bombardeo estratégico B-52H.

La base de Værnes alberga aviones que quedan fuera del radio de acción de los misiles rusos Iskander, 500 kilómetros, es decir, que la OTAN quiere golpear y evitar ser golpeada.

En junio junto con Estados Unidos y Gran Bretaña, Noruega aprobó la fabricación del avión P-8 de la marina de guerra para ejecutar operaciones de acoso a las bases rusas de la Flota del Norte en el Atlántico.

Por si no fuera suficiente, Noruega está instalando el radar Globus II/III en la isla de Vardøya, junto a la frontera rusa, además del que ya tiene en Svalvard, dentro del círculo polar Ártico.

El ejército de Noruega está estacionado en Lituania, dentro de las tropas de la OTAN que hostigan la frontera occidental de Rusia.

La situación de Suecia no es diferente, a pesar de que no pertenece a la OTAN. El gobierno ha disparado los gastos militares y prepara infraestructuras de “defensa civil” para el caso de guerra, lo que significa que vuelve la estrategia de “defensa total” de los tiempos de la guerra fría.

El año que viene el país volverá al servicio militar obligatorio, abandonado en 2010. El ejército revisa el estado de 350 búnkeres de la guerra fría concebidos como refugio de bombardeos nucleares, así como islas de carácter estratégico.

Recientemente el ejército ha anunciado la realización de “Aurora 17”, las más iportantes maniobras militares con la OTAN en los últimos 20 años. Participarán más de 19.000 soldados a lo largo de todo el país, pero espeialmente cerca de Estocolmo, Gotemberg y la isla de Gotland.

El año pasado Finlandia participó en las maniobras Baltops de la OTAN que, por primera vez, se celebraron sobre su suelo. Para prevenir el acercamiento de la alianza imperialista por el norte, Putin visitó Finlandia la semana pasada, realizando una oferta de acercamiento a los países escandinavos, parealela a las realizadas en 2009 y 2015: un nuevo tratado europeo de seguridad y el control de armas convencionales en el Viejo Continente.

Los países europeos han olvidado ese lenguaje por completo, aunque hay algunas excepciones, como la del presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, antiguo ministro de Asuntos Exteriores que ha criticado los “gritos de guerra” de la OTAN y las provocaciones militares junto a las fronteras rusas.

http://www.strategic-culture.org/news/2017/07/31/militarization-scandinavian-peninsula-time-ring-alarm-bells.html

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here